domingo, 8 de marzo de 2009

El Scout es económico, trabajador y respetuoso del bien ajeno

La concepción de B-P respecto de ser económico no se basa en ser avaro o amarrete, sino en ser austero, en no malgastar los recursos con los que se cuenta.
Es común en tiempos de abundancia que uno se vea tentado a “tirar manteca al techo”, es decir, cuidar poco las cosas que valen y ser poco cuidadoso en la administración de lo que uno tiene.
Los valores ciudadanos que Baden-Powell destaca en sus libros respecto de esta convicción son la prudencia, la moderación y el sacrificio.
Cuando el joven realiza pequeñas tareas para solventar un proyecto de su Grupo Scout o abaratar el campamento, la enseñanza pedagógica que está detrás es valorar el esfuerzo para obtener el dinero que hizo posible ese viaje o desarrollar esa actividad.
Esta idea del valor del esfuerzo, B-P la relaciona con el arquetipo del Caballero que ya referimos antes:
"Las leyes de los antiguos caballeros les ordenaban que fueran económicos, es decir, que tratasen de ahorrar lo más posible, para así poder satisfacer sus necesidades sin tener que depender de otros, y contar, si fuera posible, con algo de dinero con el cual poder ejercitar la caridad."
Nuestras abuelas decían que el ahorro es la base de la fortuna.
Más allá de los desencantos que hemos sufrido en nuestro país con depreciaciones de la moneda, confiscaciones de depósitos bancarios y devaluaciones, lo importante ante los continuos mensajes de consumismo exacerbado es aprender a consumir lo necesario, trabajar por aquello que necesitamos y ser cuidadosos de las cosas que tenemos a nuestro cuidado.
Quiero destacar que la educación en la administración cuidadosa de los recursos va más allá del dinero y el ahorro, se entrelaza también con el cuidado del ambiente.
En sintonía con ésto, además el respeto del bien ajeno se desprende del respeto al otro al cual nos hemos referido en “El Scout es respetuoso y hermano de todos”.
Allí dijimos que el respeto es como un espejo y que si el otro encuentra que es respetado, te respetará también. Lo mismo es aplicable respecto de los bienes ajenos.

Una práctica que debemos revisar es la costumbre de coleccionar “trofeos” de excursiones, especialmente en las ramas Caminantes y Rovers.
El vandalismo y el apropiarse de bienes públicos es contrario a las convicciones del Movimiento Scout y genera un daño a los demás.
Les dejo estas simples ideas para reflexionar en su Consejo de Grupo o Equipo Distrital.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario