domingo, 7 de junio de 2009

Aprender por la acción: el valor de la auto-educación

Luego de dedicarle un tiempo al elemento del Método Scout que definimos como eje, la Ley y la Promesa Scout, vamos ahora a analizar otro de los elementos del Método Scout: el aprendizaje por la acción.
En su libro “Escultismo para muchachos" Baden-Powell presenta la idea de auto-educación que caracteriza al Movimiento Scout:

"La auto-educación, es decir, lo que un joven aprende por él mismo, es lo que lo va acompañar y guiar después en la vida, mucho más que algo que se le impone a través de la instrucción por un maestro."
Es decir, lo que uno aprende haciéndolo y viviéndolo se encarna más profundo y por más tiempo que lo que te pueden contar otros en una charla o en un salón de clases.
El Movimiento Scout propone un método de educación activa que parte desde los dinamismos naturales de los niños y jóvenes: de sus intereses, de sus deseos y sus sueños; para convertirlos en aventuras entusiasmantes.
Esa aventura, que puede tomar la forma de juego, de campamento, de servicio a la comunidad, es el medio por el cual se invita a los jóvenes a experimentar el modelo de valores propuesto.
En la próxima entrada reflexionaremos sobre la diferencia sutil por la cual los jóvenes pasan de ser destinatarios del programa a ser sus protagonistas.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario