sábado, 31 de octubre de 2009

Los objetivos educativos se logran también a través de lo que los jóvenes hacen fuera del Movimiento Scout

Hemos visto que el Movimiento Scout busca despertar en el joven la habilidad de aprender a aprender y que el conjunto de objetivos educativos se refiere a todo lo que hacen en todas las dimensiones de su personalidad.
Como el Programa de Jóvenes propone objetivos para la vida, y no sólo para la actividad propiamente scout, esos objetivos pueden ser logrados a través de una gran variedad de actividades y experiencias.
Algunas de esas actividades son realizadas en el Grupo Scout (en el pequeño grupo y en la sección) y otras no.
B-P en su libro "Guía para el Jefe de Tropa" explica en el punto 2 'El Muchacho' que:
"El primer paso en el camino hacia el éxito en el adiestramiento de un scout es tratar de conocer algo de la vida de los muchachos en general y luego de la de ése en particular".
Y luego amplia:
"Como ya se ha dicho, el primer paso en el camino hacia el éxito es conocer al muchacho; pero el segundo es conocer su hogar."
Como los dirigentes son responsables de motivar el avance de los jóvenes, orientar su desarrollo y contribuir a su evaluación respecto de todos los objetivos planteados, deberán estar atentos a todas las actividades que ellos desarrollan y a la forma en que éstas contribuyen o interfieren en el logro de sus objetivos.
Entonces, ¿debemos seguir lo que hacen fuera del Grupo? ¿Qué implica eso?
Sería ideal llegar a visitar a la familia en su casa, tener una referencia de la escuela en que aprenden, las actividades y deportes que practican en la semana, como tantos otros factores que influyen constantemente sobre su personalidad.
Y si hago eso y visito a las familias, ¿hasta cuántos jóvenes por dirigente es recomendable?
Lo recomendado es que un dirigente se ocupe del seguimiento y evaluación de un pequeño grupo (patrulla o equipo), o de 6 jóvenes, como máximo.
Tratar de abarcar más jóvenes hace imposible atender apropiadamente la tarea antes detallada. Por otra parte, es deseable que el seguimiento de esos 6 jóvenes tenga una estabilidad mínima de un año, de modo que pueda llegar a conocerlos, motivarlos y hacer un seguimiento efectivo.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario