sábado, 21 de febrero de 2009

El scout sabe obedecer, elige y actua con responsabilidad (2)

En la entrada anterior reflexionamos juntos como evolucionó en los últimos 10 años el precepto de la obediencia “sin réplica” hacia la libertad de elegir y la asunción de las consecuencias y responsabilidades que surgen de esa opción.
La situación que les voy a contar le puede suceder a cualquier en su Grupo.
Parte de un hecho real, sin embargo, aclaro que cualquier semejanza con la realidad queda en la imaginación y los hechos vividos por quienes lean este blog.

Mariano es un dirigente de una Unidad Scout nueva conformada por 3 patrullas.
A mediados de noviembre organizó un campamento de fin de semana para "afinar" la sintonía antes del campamento anual de verano.
Las actividades que realizaron fueron del mismo tenor de las que venían realizando en el año y en el campamento previo de las vacaciones de invierno.
A Mariano le preocupa que los scouts no estuvieran "a tono" con las exigencias del cercano campamento anual, por lo cual programó una serie de pruebas, juegos y desafíos para que los jóvenes "entraran en clima".
Durante el primer día todo salió según lo esperado, si bien la Patrulla Cobra no anduvo tan bien como las otras, todos se fueron a dormir cansados y con la satisfacción de un buen día de campamento.
A mitad de la noche gritos y pasos fuera de su carpa lo despertaron sobresaltado.
Al asomarse vio una de las carpas aplastada por el mangrullo de troncos que habían levantado y los chicos saliendo como podían de abajo de las pesadas palmeras.
Tres de los jóvenes quedaron muy lastimados, pero especialmente Gabriel fue quien se llevó la peor parte.
La ayuda no tardó en llegar, los heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad y, una cadena de llamados telefónicos de los padres hizo que al amanecer ya todos los demás estuvieran de regreso en sus casas.

El domingo a la tarde el Director de Distrito lo llamó a Mariano a la casa y le pidió que informara de todo lo sucedido por escrito para denunciar el siniestro a la compañia de seguros.
Ese día no paró de sonar el teléfono.
Gabriel, el más grave de los heridos, tuvo que ser trasladado a un hospital de mayor complejidad y su corazón quiso "tirar la toalla" en 2 oportunidades.
Mariano no durmió esa noche, ni la noche siguiente.
El lunes lo llamó a su trabajo el Director Zonal, convocándolo a una reunión para la tarde, cuando saliera de trabajar.
Al llegar se encontró con todos los Directores distritales de la zona y varias autoridades importantes de la asociación.
Al parecer la reunión había empezado hace rato y no se anduvieron con vueltas.
Le pidieron que rehiciera la programa del campamento, que volviera a escribir el informe para la aseguradora "magnificando" algunas circunstancias como que sufrieron "fuertes vientos huracanados" y otras exageraciones.
Le dijeron que era necesaria esa "mentira piadosa" para proteger los bienes de la asociación de un posible juicio que quisieran hacer en el futuro los padres de los heridos.
Esa noche Mariano tampoco pudo dormir y se preguntaba:
  • + ¿Debía obedecer sin réplicas lo que le pedían?
  • + ¿Podía tener algo malo el pedido si se lo estaban formulando tantas importantes autoridades asociativas?
  • + ¿Era más valioso "proteger" la sede zonal que la vida de 3 jóvenes con heridas graves?
  • + ¿Se justificaba mentir, dejar de ser digno de confianza, en esta circunstancia?
  • + Y si le hubiera pasado a la Manada donde él tenía uno de sus hijos, ¿cómo habría reaccionado ante esta maniobra?

Les dejó esta historia para conversarla en su Consejo de Grupo o Equipo Distrital.
Seguramente se prestará para el debate.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao
www.geocities.com/scouts2012

domingo, 15 de febrero de 2009

El Scout sabe obedecer, elige y actúa con responsabilidad

Respecto de esta afirmación tengo en mi recuerdo una anécdota que leí de adolescente en el “Manual para Scouts” de la Oficina Scout Interamericana (Costa Rica, 1981, página 54):


“Un distinguido oficial francés preguntó una vez a la madre de George Washington: ‘¿Cómo hizo usted para criar un hijo tan bueno?’ y su respuesta fue:
‘Le enseñé a saber obedecer’.”

Para los Scouts, saber obedecer no es someterse a los caprichos del "Amo" o de la autoridad en forma acrítica. Baden-Powell lo plantea desde la cooperación y la pertenencia activa a pequeños grupos, lo que hoy llamamos el "Sistema de Patrullas".

El joven que se integra a un pequeño grupo y asume responsabilidades ante sus pares, antes de saber dirigir, debe aprender a obedecer.
Esos dos son los pilares del sistema de patrullas: el desarrollo de las habilidades de cooperación para luego desarrollar las habilidades de liderazgo.

Quiero hacer notar que la redacción original del artículo hacía hincapié en la obediencia debida (El Scout obedece sin réplicas), sin embargo la redacción actual que introdujo Scouts de Argentina hace 10 años ha evolucionado hacia los valores de la Libertad y la responsabilidad ante las decisiones.

Porque además de saber obedecer, el Scout elige y actúa con responsabilidad.
El asumir progresiva y activamente responsabilidades y hacerse cargo de las elecciones y compromisos asumidos es el otro objetivo del Sistema de patrullas.

Sin dudas, el elegir y actuar responsablemente nace de la educación en "ciudadanía activa" que B-P pone como eje del programa del Movimiento Scout.

La libertad de decisión implica poder no sólo optar ante distintas alternativas, sino hacerse cargo de la opción que se ha tomado (incluyendo las consecuencias de dicha elección).

Algo que parece tan obvio no lo es hoy en día para muchos adultos que viven una "adolescencia existencial".

El anterior precepto de la obediencia “sin réplica” implicaba una pasividad ante la decisión del otro y Baden-Powell critica la "ciudadanía pasiva", el ser un mero espectador resignado.

En contraposición, la libertad de elegir dignifica a la persona, aunque es insuficiente para su pleno desarrollo si no se complementa con la asunción de las consecuencias y responsabilidades que surgen de esa opción activa.

Para comprender este artículo de la Ley Scout en su plenitud, debemos "liberarnos" de ciertos formateos que nos ha impuesto la realidad socio-política a las asociaciones scouts donde la concepción original de Baden-Powell fue "realineada" por ciertas clases sociales acomodadas  y por la religión, para evitar la "captura" de esa masa de jóvenes por movimientos "filo comunistas" en los años '70.

¿Alguna vez nos detuvimos a analizar cómo se contraponen la propuesta de ser “más scouts para ser mejores ciudadanos” que cobró fuerza luego de la recuperación democrática con el giro hacia “ciudadanía pasiva”?

Baden-Powell alertaba sobre el escollo de ser mero espectador de la vida, es decir, ser un "ciudadano pasivo" cuyo proyecto de vida se limitaba a conseguir un empleo, respetar las leyes y dejar que otros arreglen el mundo.

Participar activamente nace de la Fogata 26 del libro "Escultismo para Muchachos" y es definido por B-P como el tomar parte activa en el "juego".

En tal sentido, si pretendemos que los Rovers lleguen a ejercer una "ciudadanía activa", previamente debemos generar los espacios adecuados en la evolución del programa para que los niños y los jóvenes sean los protagonistas y, en consecuencia, sean ellos quienes deciden sobre las actividades a realizar, con el acompañamiento atento de los educadores scouts.

Lamentablemente si damos vuelta esa lógica y el juego pasa a estar a cargo de los adultos, ya de "chiquitos" les vamos podando esos brotes de ciudadanía activa.

Las consecuencias de girar hacia la “ciudadanía pasiva” están a la vista de todos: a los servicios rovers y la empresas de los Caminantes les cuesta ir "hacia el afuera", hacia el otro y trascender la mera recolección de ropa y comida ante una inundación o hacer el cordón de seguridad en las procesiones de la Iglesia del barrio.

Sin dudas es mucho más difícil salir a conocer la realidad del otro, porque duele y contrasta con nuestras comodidades.

Sin embargo, ese deseable "elegir y actuar con responsabilidad" generará que luego de conocer de primera mano lo mal que la pasa el otro, poner manos a la obra para generar acciones concretas (ejercer la "ciudadanía activa") en pos de cambiar esa situación de exclusión o desventaja.

Y poner manos a la obra no es solamente ir un día y calmar la conciencia, es también reaccionar ante la falta de derechos de quienes son iguales a nosotros.

Con pena muchas veces asistimos pasivamente al encapsulamiento (y finalmente expulsión, tanto explícita como autoexclusión) de quienes asumen ese compromiso con los valores a los que se comprometieron.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

lunes, 9 de febrero de 2009

El scout ama y defiende la vida y la naturaleza

Baden-Powell estaba convencido que el estudio de la naturaleza ejercita las habilidades de observación, deducción, resistencia, paciencia, auto-confianza, ingenio y control de sí mismo.
En su libro “Guía para el Jefe de Tropa” expresa:
“El estudio de la naturaleza y los animales fortifica la nobleza de sentimientos en el joven, y lo induce a vencer la inclinación hacia la crueldad…”

Esta convicción sobre la belleza de la Naturaleza le lleva a decir en su libro “Roverismo hacia el éxito” cuando desarrolla el Escollo “Irreligión”:
“Lo que voy a decir aquí es para aquellos que no tienen religión… El ateo… sostiene que una religión que debe aprenderse en los libros escritos por los hombres no puede ser verdadera. Pero parece no darse cuenta que, además de libros impresos y además de la revelación, Dios nos ha dado el gran libro de la Naturaleza para leer en él…”

En la visión optimista de Baden-Powell, de la que ya hemos escrito antes, se apoya esta convicción de amar la vida y defender la naturaleza.
Es importante resaltar que la incorporación del valor vida en la cultura de muerte es una novedad que introdujo Scouts de Argentina en su redacción de la Ley Scout hace 10 años.
La opción que hace el Movimiento Scout es muy valiente y muy valiosa luego de las experiencias de muerte y violencia de las últimas décadas, frente a las crecientes situaciones de pobreza y marginación actuales, al continuo atropello de derechos humanos básicos y a la destrucción del ambiente.
El último mensaje de B-P a los Scouts resume el valor que la daba a la vida al llegar a su ocaso:
“Creo que Dios nos ha puesto en este dichoso mundo para ser felices y gozar de la vida… Un paso hacia la felicidad es conservarse uno sano y fuerte, cuando se es niño, para poder ser útiles y gozar de la vida cuando se es hombre. El estudio de la naturaleza les mostrará cuántas cosas bellas y maravillosas ha puesto Dios en este mundo para que las disfruten.”
¿Qué más podemos agregar?
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao
http://scouts2012.blogspot.com/

lunes, 2 de febrero de 2009

El Scout defiende y valora la familia

En el "Manual del Lobato" leemos que el método pedagógico del Movimiento Scout consiste en educar de adentro para afuera, en vez de instruir de afuera para adentro.

Por eso, Baden-Powell dedica parte del escollo "mujeres" de su libro "Roverismo hacia el éxito" a las responsabilidades que se adquieren al formar una familia:

"Sean inteligentes al elegir a la pareja que será su esposa 'para bien o para mal', sean más bien aptos para que el rosado amanecer perdure en vosotros. Porque luego llegarán nubarrones y deben estar preparados para ello, esto es lo que quiero decir por ser inteligente. Habrá tiempos de apuros y pequeñas dificultades con las que no se habían enfrentado antes. Antes de formar una familia solamente hacían cosas para ustedes, ahora tendrán que posponer vuestro yo y hacer cosas para vuestra esposa y, más tarde, para vuestros hijos".


Baden-Powell pone mucho énfasis en la educación para el amor porque considera que es la fuerza capaz de unir con estabilidad a un hombre y una mujer y construir una familia que forma personas.
En "Roverismo hacia el éxito" remarca:

"Parte de vuestra responsabilidad como padres será enseñar a vuestros hijos a crecer sanos".


En sus escritos la familia es concebida como una matriz humanizadora que da contención a las personas.

Cuando Baden-Powell desarrolla en su libro la responsabilidad de la paternidad y refiere a las cartas de "A Selfmade Merchant's Letters to his Son" propone a los jóvenes construir su familia con base en respeto por la dignidad del sexo complementario.
Los Scouts creemos que la familia es la raíz integradora de la comunidad.
Hoy vivimos situaciones sociales de injusticia donde la desigual distribución de los ingresos, el abismo entre “ciudadanos" y “excluidos” y el énfasis en el individualismo impactan en la vida de las familias.
Esos impactos producen crisis de los vínculos familiares.
Debido a estas crisis de los vínculos familiares, surgen nuevos modelos de familia.
Es posible que a tu Grupo Scout concurran jóvenes que no integran una "familia tradicional" con madre, padre y hermanos de los mismos padres.
Lo importante es transmitirles la importancia de tener un proyecto de vida, de respetar a la pareja que elijan y, si deciden en el futuro formar una familia y tener hijos brindarles el cariño y la atención que se merecen esas vidas que traerán al mundo.
Espero no haber sonado muy a sermón.
Les dejo planteado el tema para que lo conversen en sus Grupos Scouts.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao