sábado, 28 de enero de 2012

El desarrollo espiritual desde los Objetivos Educativos del Movimiento Scout (1)


En la progresión de los Objetivos Educativos a través de los grupos de edad el Movimiento Scout acompaña a cada joven a transitar un camino que comienza, a veces, con una fe recibida en su infancia para llegar a una fe personal que sea asumida en forma adulta a través de sus conductas y sus acciones cotidianas. 

Descubrir a Dios en los demás, en los que necesitan de nosotros, en la naturaleza y en nuestra comunidad es lo que le da sentido al aprender haciendo a través del servicio y a la elección de cada uno de los proyectos, empresas y buenas acciones que se dan naturalmente en cada grupo de edad.

Pero el Movimiento Scout invita a integrarse a una comunidad creyente y, a la vez, a no encerrarse en la defensa de la propia fe sino descubrir la tolerancia, el interés, la comprensión y el diálogo interconfesional.

Los Objetivos Educativos del Movimiento Scout proponen 5 líneas de trabajo:
  1. Busca siempre a Dios en forma personal y comunitaria, aprendiendo a reconocerlo en los hombres y en la Creación.
  2. Adhiere a principios espirituales, es fiel a la religión que los expresa y acepta los deberes que de ello se desprenden.
  3. Practica la oración individual y comunitaria como expresión del amor a Dios y como medio de relacionarse con El.
  4. Integra sus principios religiosos a su conducta cotidiana, estableciendo coherencia entre su fe, su vida personal y su participación social.
  5. Dialoga con todas las personas cualquiera sea su opción religiosa, buscando establecer vínculos de comunión entre los hombres.

En la próxima veremos cómo estas 5 líneas de los Objetivos Educativos del Movimiento Scout se traducen a propuestas para los jóvenes.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 21 de enero de 2012

El camino del desarrollo espiritual a través de los Objetivos Educativos del Movimiento Scout

El joven desde temprana edad se pregunta ¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿Adónde voy?
No vamos aquí a desarrollar esto en más profundidad, quiénes lo deseen pueden buscar algún libro que se lea fácil como el de Emerich Coreth: “¿Qué es el hombre?” de editorial Herder (por decir uno entre tantos).

Ahora bien, sin meternos en debates de Antropología Teológica podemos acordar que toda persona busca respuestas sobre el origen, la naturaleza y el sentido de su vida y que, según el tiempo, el lugar y las circunstancias particulares estas preguntas pueden variar en su formulación pero no en su esencia.
Son preguntas que nos acompañan toda la vida, pero que se nos plantean con fuerza entre los 11 y los 21 años, etapa en que el Movimiento Scout acompaña al joven en su descubierta de sí mismo, de los demás y del mundo.

Si bien en las últimas entradas venimos poniendo el acento en el desarrollo espiritual, es justo recordar que para el Movimiento Scout la persona es un todo integral donde no pueden disociarse sus elementos emocionales, mentales, físicos o sociales de su vocación hacia lo trascendente, la admiración ante el misterio y la búsqueda de Dios.

Hemos visto previamente que la espiritualidad comprende la relación de la persona con Dios y cómo lo trascendente se hace presente en nuestra vida, por ello el desarrollo espiritual será la tarea del joven de establecer vínculos personales con Dios, asumiendo una visión de fe e integrándola a la propia vida de manera concreta.

Más adelante veremos que el componente espiritual se debe integrar a las actividades del Movimiento Scout de un modo natural y no solamente en los momentos de oración, reflexión o celebración.
Pero antes, en las próximas dos semanas, veremos cómo se explicita el desarrollo espiritual en 5 líneas de trabajo de los Objetivos Educativos del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 14 de enero de 2012

El Método Scout y el desarrollo espiritual del joven

Vamos a repasar los elementos del Método Scout referidos en la entrada previa e intentar trazar su relación con el desarrollo espiritual:
  • La adhesión a los valores expresados en la Promesa y Ley Scout implican que el joven asuma un compromiso personal. Ser leal y digno de confianza, ayudar a los demás, ser cortés, obediente, alegre, económico y limpio son valores que recuerdan al joven el ideal de persona que se espera de él.
  • El aprender haciendo implica que el desarrollo espiritual solamente puede lograrlo uno mismo y el camino para lograrlo es construir un mundo mejor.
  • La pertenencia a pequeños grupos ofrece un espacio de cooperación entre pares donde aprender a respetar a los otros y compartir metas comunes cultivando la amistad y la comprensión de las capacidades y también las limitaciones de los otros. Es en este espacio propio del pequeño grupo donde se debe favorecer la exploración de lo invisible, descubrir el sentido de las experiencias vividas y el expresar cada uno sus creencias.
  • Los adultos acompañan a los jóvenes en su desarrollo espiritual como compañeros de marcha. Desde dicho rol comparten su propia experiencia como “exploradores de lo invisible” y las cosas que les ayudaron a encontrar el sentido de su vida.
  • Los programas de actividades basadas en los intereses de los jóvenes, principalmente al aire libre, nos dan la oportunidad de experimentar las maravillas de la naturaleza y descubrir que hay cosas que no podemos controlar ni comprender en su totalidad, animándonos a reflexionar sobre la obra de Dios.
Como hemos visto, los elementos del Método Scout permiten a los jóvenes identificar cuales son los valores comunes que comparten entre todos y cómo pueden cooperar entre sí para mejorar juntos su vida común y su desarrollo personal.
En la próxima analizaremos como el Método Scout se vincula con los Objetivos Educativos del Movimiento Scout.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 7 de enero de 2012

El Método Scout

Antes de analizar la relación entre Método Scout y desarrollo espiritual repasemos juntos el concepto de Método Scout.
Hemos visto que el Movimiento Scout no surge de sesudas investigaciones pedagógicas sino de la intuición de B-P y, que su principal herramienta es el Método Scout.
BADEN-POWELL concibió el desarrollo integral de la personalidad de los jóvenes a partir de 2 ejes:
  • Aprender haciendo: El joven debe tener oportunidad de jugar y de experimentar sin temor a ser castigado por los errores que cometa. Así se interiorizan los saberes, las competencias y los valores que acompañarán al joven toda su vida.
  • Junto a otros: En el Movimiento Scout los jóvenes no están solos, sino que se relacionan entre sí a través de la pertenencia a pequeños grupos y por la participación en espacios de cogobierno junto a los adultos.
En ese "espacio de experimentación" para jóvenes y adultos, asociados a través del aprender haciendo, el dirigente los acompaña en sus actividades como un "hermano mayor".
El método scout es el marco estructural concebido para guiar y animar a los scouts a lo largo de su desarrollo personal.
Se trata de un conjunto de elementos interrelacionados que forman un todo único e integrado.
Las convicciones antes referidas se traducen en el “MÉTODO SCOUT” y son desarrolladas por medio de un sistema de auto educación progresiva que comprende cuatro elementos interrelacionados:
  • Una promesa y una ley
  • Aprender por la acción
  • Pertenencia a pequeños grupos (por ejemplo la patrulla), involucrando, bajo la guía de adultos, el descubrimiento y la aceptación progresiva de responsabilidad y entrenamiento hacia al auto-gobierno tendiente al desarrollo del carácter y la adquisición de competencias, auto-confianza, confiabilidad y capacidad para cooperar y liderar.
  • Programas progresivos y estimulantes de actividades variadas basadas en los intereses de los participantes, incluyendo juegos, habilidades útiles y servicios a la comunidad, teniendo lugar mayormente al aire libre en contacto con la naturaleza.
En la revista “Jamboree” de 1922 B-P escribió:
"El Scoutismo es una medicina compuesta de varios ingredientes y, a menos que ellos sean mezclados en sus proporciones apropiadas según la receta, los usuarios no deben culpar al doctor si los efectos en el paciente son poco satisfactorios."
El método scout tiene como objetivo:
  • ayudar a cada joven a desarrollar sus propias capacidades, intereses y experiencias de vida;
  • incentivar el desarrollo de nuevas competencias e intereses;
  • animar a descubrir maneras constructivas de dar respuesta a las propias necesidades;
  • alentar a progresar hacia nuevas etapas según el ritmo de cada uno.
En la próxima analizaremos como el Método Scout se vincula con el desarrollo espiritual.Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao