viernes, 22 de febrero de 2013

En el diario no hablaban de tí, ni de mí

Por lo general los diarios reflejan noticias sobre la juventud referidas a embarazo adolescente o a jóvenes que son cacheados al entrar a clase para detectar navajas o armas de fuego. También publican estadísticas sobre el fuerte aumento de consumo de alcohol entre jóvenes o sobre delincuencia juvenil. Seguramente hay otras noticias sobre los jóvenes, pero los diarios son “relatores” que presentan un recorte de la realidad.

El Movimiento Scout no puede ser ciego a lo que sucede, pero tampoco puede quedarse en un rol de relator, está llamado a construir un mundo mejor y eso implica influir en estas realidades de los jóvenes desde el optimismo pedagógico que enuncia Baden-Powell en sus libros:
"Todo joven tiene, al menos, un 5% de bueno, está en el educador sacar de ello el mejor provecho”.“Por malo que sea el carácter de una persona, siempre hay en él un lado bueno. El juego consiste en acertar a descubrir esa buena semilla; saber cultivarla y abonarla, para que llegue a fructificar con mayor abundancia. Esto no es instruir a la mentalidad joven; es educarla.”"El niño se inclina naturalmente hacia el bien si ve que hay una forma práctica de hacerlo; y el precepto de la buena acción diaria le brinda la oportunidad para desarrollar y manifestar el instinto de la bondad…”

En tal sentido, sería valioso que el Consejo de Grupo o el Equipo Distrital le dedicara un tiempo de su próxima reunión a preguntarse: ¿Qué les está pasando a los jóvenes y por qué?¿Por qué los adultos –padres, dirigentes scouts- estamos tan despistados a la hora de afrontar estos hechos? ¿Qué estamos haciendo desde el Movimiento Scout? ¿Qué más podemos hacer?

Vamos a intentar dar algunas pistas sirviéndonos de Ulises, el personaje clave que inspira la Odisea de Homero, y sus escollos. Intentaremos mostrar una faceta diferente de la juventud, la del viaje hacia su proyecto de vida adulto, un viaje no exento de escollos pero que vale la pena recorrer.

Porque como dice Pablo Neruda:
“Muere lentamente quien no viaja... Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina, no se arriesga a vestir un nuevo color o no conversa con desconocidos... Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor, quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir detrás de un sueño...”
En las próximas entradas, esperamos concluir que Ulises, este personaje arquetípico que debe sortear múltiples escollos en su viaje no es un paralelo rebuscado, sino bastante oportuno que nos puede aclarar por dónde van las respuestas a algunas preguntas como las que acabamos de enunciar.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 15 de febrero de 2013

Ulises y la necesidad de los jóvenes de conocer otros lugares

En muchas culturas, el final de la adolescencia es la edad de los viajes.
Por ejemplo, en algunos países, los jóvenes que logran completar la escuela secundaria acostumbran realizar un viaje de egresados para conocer otros lugares.

Estos viajes son generalmente en grupos y "solos", es decir, sin el acompañamiento de los padres.
Este es el momento en el cual los jóvenes quieren dejar sus familias por un tiempo para viajar y salir a descubrir el mundo.

Los jóvenes necesitan ir y ver cómo vive la gente en otros lugares antes de encontrar su propio lugar en la sociedad, como en el mito de Ulises relatado en la Odisea de Homero.. En muchos casos es la oportunidad para ampliar sus horizontes y los conocimientos de las personas y de la sociedad.

Esta característica no debiera ser pasada por alto por quienes trabajamos con jóvenes en el Movimiento Scout al proponer lugar y modalidades de excursión o campamento (especialmente en los campamentos “largos”, típicos de las vacaciones de verano e invierno).

Algunas asociaciones scouts incluso acostumbran en esta etapa promover el viaje de los Rovers a otros países a compartir proyectos con los rovers del país de destino o con alguna organización comunitaria.

Hay un poeta  del Renacimiento francés, líder del grupo conocido como La Pléyade, Pierre de Ronsard, que describió esta motivación de viajar y salir a conocer otras realidades con las siguientes palabras:
"Feliz quien, como Ulises, ha hecho un largo viaje, igual que aquél que conquistó el vellocino, y ha regresado luego, sabio y lleno de experiencia, para vivir entre su gente el resto de sus días."

En consonancia con ello, Baden-Powell en su libro 'Aventuras Africanas' nos dice:
"La vida es corta; parte de ella es desperdiciada por personas que se dejan llevar por una vida vegetativa. Un poco de viaje a través de este mundo magnífico, le dará a las personas una apertura de espíritu y una disposición amigable que desarrollará su alma y la buena voluntad y la paz en el mundo.”

Además, al definir el marco simbólico de la Rama Rovers, B-P explica en su libro 'Roverismo hacia el éxito':
"Por Roverismo no quiero decir vagabundear sin finalidad, lo que quiero decir es encontrar uno su camino por senderos con objetivo definido y teniendo una idea de las dificultades y peligros que va a encontrar en él."

Baden-Powell, consecuente con dicha idea, eligió cuidadosamente el nombre de Rovers, entendiendo al Roverismo como el símbolo de los nuevos compromisos de la vida, para los cuales el joven se prepara, sorteando ciertos escollos que se le presentan en ese "viaje".



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

sábado, 9 de febrero de 2013

El marco simbólico en cada grupo de edad


Cada uno de los elementos del Programa de Jóvenes (el marco simbólico es uno de ellos) varían y se adecuan a:
  • Las necesidades, intereses e inquietudes de los jóvenes del grupo de edad al cual va dirigido y,
  • La realidad sociocultural en la cual se implementa.
Baden-Powell, propuso para los jóvenes mayores el nombre de Rovers, símbolo de salir a sortear los escollos de la vida, en su desafío de construir su proyecto personal de vida.

B-P entendía que el marco simbólico no es un elemento anecdótico del método Scout o un simple “telón de fondo”.

Es decir, el marco simbólico para ser significativo y transmitir la propuesta educativa del Movimiento, más allá del símbolo que presenta, tiene que considerar las necesidades de los jóvenes propias de cada edad y despertar su interés y entusiasmo.

Por eso, en la Rama Lobatos y Lobeznas, la evolución del Marco Simbólico se inicia con un ambiente de fantasía donde el lenguaje simbólico le explica a los niños y niñas cómo entrar en la vida social, tomar su lugar dentro de un grupo, desarrollar las relaciones con otros niños y adultos, aprender cosas nuevas y desarrollar su autonomía.

Luego, en la Rama Scouts, se le presentan exploradores, como Robinson Crusoe, en respuesta a los primeros cambios que surgen en la adolescencia temprana y que el joven pre-adolescente comienza a descubrir, como si él mismo estuviera a las puertas de un nuevo mundo que deberá comenzar a explorar y, poco a poco, conquistar para ir construyendo su identidad y su futuro proyecto de vida.

Así al llegar a la Rama Rovers, en la siguiente etapa de esta evolución, al igual que en el mito del Ulises de Homero (o en los relatos contemporáneos de James Joyce o el Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal), Ulises va atravesando escollos en un viaje extenso con idas y venidas, descubriendo en esa travesía cómo vive la gente en otros lugares antes de regresar a Ítaca y encontrar su propio lugar en el mundo.

Tanto en “Roverismo hacia el Éxito” como en la “Odisea” reconocemos el viaje con sus escollos, el emprender dicho desafío junto a otros y la necesaria guía para internarse en mundos desconocidos.

La semana que viene nos dedicaremos a entender esa necesidad propia de la juventud de conocer otros lugares.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

sábado, 2 de febrero de 2013

Roverismo hacia el Éxito y el marco simbólico en cada edad

Cuando el Movimiento Scout se amplío más allá del grupo de edad de original (las actuales Ramas Scouts y Caminantes) y empezó a atender las necesidades de los jóvenes mayores, fue necesario desarrollar otro marco simbólico propio del nuevo grupo de edad, el cual Baden-Powell explicitó en 1922 en su libro “Roverismo hacia el Éxito”.

Si bien el libro fue escrito para los jóvenes de hace 90 años, nos interesa recuperar el prefacio: "Un libro del deporte de la vida para los hombres jóvenes", siendo esos "hombres jóvenes" en cuestión muchachos entre los 17 y los 25 años.

La introducción sobre 'cómo ser feliz – seas rico o pobre' apela a un marco simbólico donde retrata la vida como un viaje en canoa y a lo largo del libro presenta los desafíos como 'rocas’ (mencionadas como ‘escollos’ en la traducción al castellano).

Algunos escollos son las apuestas, el vino, las mujeres, los charlatanes y presuntuosos y la Irreligión. Hoy, en el siglo XXI, sin distraernos por un tenue tono moralizador y algún consejo ‘anticuado’, a mí me sigue gustando releerlo cada tanto.

El marco simbólico va cambiando en cada rama porque busca dar una respuesta adecuada al nivel de madurez de los niños y jóvenes y, enfocarse en las necesidades específicas de cada grupo de edad.

Cada marco simbólico se expresa como un tema central diferente, pasando por las fábulas infantiles, los exploradores y héroes legendarios, un personaje arquetípico o una persona que se ha destacado en la historia.

La elección para cada grupo de edad busca responder la necesidad educativa de cada rama, por ejemplo:
  • el aprender a vivir juntos para la Manada.
  • la aventura y la exploración de nuevos territorios junto a un grupo de amigos para la Rama Scouts.
  • el descubrir nuevos horizontes interiores y exteriores para la Rama Caminantes y,
  • el sortear escollos para construir el propio proyecto de vida y participar solidariamente en la comunidad para la Rama Rovers.
En el centenario recorrido que lleva el Movimiento Scout desde su creación, muchas asociaciones scouts nacionales han intentado nuevos marcos simbólicos, tanto para las ramas originales como para fraccionamientos de los grupos de edad, sin embargo, para este análisis vamos a referirnos al marco simbólico propuesto originalmente por Baden-Powell para la Rama Rovers, y ver cómo se corresponde con la juventud de hoy en día.

Por eso analizaremos a Ulises y los escollos que aparecen en sus viajes, muy similares a los planteados por B-P en su libro “Roverismo hacia el Éxito”.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao