miércoles, 21 de septiembre de 2016

Ser animador territorial, una gran responsabilidad, pero también un reto muy atractivo

Sin duda, asumir las funciones de Animador Territorial en Programa supone una gran responsabilidad, pero se trata también de un reto muy atractivo porque abordamos el “elemento central”1 del Movimiento Scout (el “core business”) y porque la actuación de cada uno de nosotros, y el equipo que logremos armar, puede marcar la diferencia.
Es interesante basarse en la propia experiencia y en la de los demás, explorar nuevas vías, descubrir nuevos conocimientos, comprobar la creatividad, intentar diferentes soluciones y esforzarse en actuar de la manera más eficaz posible.
Todo esto no facilitará la tarea pero nos permitirá aumentar el alcance y el impacto de nuestra actuación, posibilitando que nuestro desempeño sea una efectiva colaboración a la educación que se les brinda a los niños, niñas y jóvenes scouts de nuestra Asociación.
El territorio es una realidad multidimensional y, por lo tanto, compleja.
Se requiere planeamiento y claridad de intenciones y, es esencial entender los tiempos del territorio (bad timing - bad place) para no fracasar por “apurar el puchero2”.
La garantía de continuidad de todo proceso es generar participación amplia, incluyendo a los jóvenes (son quienes luego serán los próximos animadores territoriales), para que las acciones no dependan de una persona que las impulsa, sino que sean asumidas por todo el grupo.
Comunicar honesta y abiertamente el proceso de animación territorial nos evitará interpretaciones erróneas y malas entendidas. La animación territorial no es una “pulseada” o una imposición de fuerzas, donde finalmente todos perdemos, por ello debemos presentar agendas flexibles y negociables, que favorezcan la construcción compartida y participativa.
Y, para cerrar, lo más importante es aprender de los errores propios y ajenos, para no volver a repetir historias que ya fracasaron previamente.
Siempre listo,
Rodrigo González Cao

1… el Programa de Jóvenes es el elemento central del Movimiento Scout, el vehículo a través del cual se logra el propósito del Scoutismo. Sin el Programa de Jóvenes, no hay Movimiento Scout.” Política Mundial de Programa de Jóvenes. 40ª Conferencia Scout Mundial - Eslovenia 2014

2 Para obtener un puchero sabroso es muy importante, además de seleccionar ingredientes de calidad, saber respetar los tiempos de cocción de cada elemento. “Apurar el puchero” se refiere a acelerar los procesos sin considerar los tiempos y evoluciones que necesitan los actores del territorio para acompañar los cambios y asumirlos como propios. También se utiliza la figura de “quemar etapas”.

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
+ El Programa de Jóvenes en el Siglo 21: http://tinyurl.com/programa-de-jovenes-scouts
+ El Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com
+ La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012
+ La Animación Territorial en Programa: http://tinyurl.com/animacionterritorialprograma
+ Las Convicciones Originales de Baden-Powell: http://tinyurl.com/conviccion-original-BP
+ La Intuición original de Baden-Powell: http://tinyurl.com/intuicion-original-BP
Publicar un comentario