viernes, 6 de agosto de 2010

La lógica de la pedagogía democrática y el aprender haciendo

En el apartado anterior analizamos cómo a partir de la década de los ‘60 el Movimiento Scout reforzó la intuición original de Baden-Powell con la pedagogía de proyectos.
En esa misma época más tenuemente y, con más fuerza a partir de mediados de los ’80, la propuesta del Movimiento Scout da una vuelta de rosca al "aprender haciendo" original de 1907 con lo que mi Jefe de Tropa Tero llama “la lógica de la pedagogía democrática”.
Es decir, somos todos iguales, todos podemos aprender algo del otro y, en el fondo, nadie puede enseñar a nadie si el otro no quiere aprender.
Por lo cual no se enseña, sino que uno aprende haciendo. Este es el eje del famoso “learning by doing” que propone Baden-Powell.
En este idea, una lista de contenidos mínimos en sí misma no tiene tanta importancia, sino que cobra mayor peso el desafío, personal y grupal, de aprehender la realidad a través del juego y los proyectos de acción.
En esto radica, la actualización de los ‘80.
Una idea que, si bien no contradice a Baden-Powell, se diferencia de las pruebas para obtener la segunda o primera clase y actualiza la forma de aplicar el método.
La semana próxima analizaremos el paso de la "pedagogía democrática aristocrática" de la patrulla de Guías y la Corte de Honor a la "pedagogía democrática participativa" del aprender en grupo, el concepto de andamiaje y la zona de desarrollo próximo que ya vimos al analizar la pertenencia a pequeños grupos.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario