miércoles, 20 de junio de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... ser económico, trabajador y respetuoso del bien ajeno

La concepción de Baden-Powell respecto de ser económico no se basa en ser avaro o amarrete, sino en ser austero, en no malgastar los recursos con los que se cuenta.
Es común en tiempos de abundancia que uno se vea tentado a “tirar manteca al techo”, es decir, cuidar poco las cosas que valen y ser poco cuidadoso en la administración de lo que uno tiene.
Los valores ciudadanos que Baden-Powell destaca en sus libros respecto de esta convicción son la prudencia, la moderación y el sacrificio.
Cuando el joven realiza pequeñas tareas para solventar un proyecto de su Grupo Scout o abaratar el campamento, la enseñanza pedagógica que está detrás es valorar el esfuerzo para obtener el dinero que hizo posible ese viaje o desarrollar esa actividad.
Esta idea del valor del esfuerzo, B-P la relaciona con el arquetipo del Caballero que ya referimos antes:
"Las leyes de los antiguos caballeros les ordenaban que fueran económicos, es decir, que tratasen de ahorrar lo más posible, para así poder satisfacer sus necesidades sin tener que depender de otros, y contar, si fuera posible, con algo de dinero con el cual poder ejercitar la caridad."
Nuestras abuelas decían que el ahorro es la base de la fortuna. Más allá de los desencantos que hemos sufrido en nuestro país con depreciaciones de la moneda, confiscaciones de depósitos bancarios y devaluaciones, lo importante ante los continuos mensajes de consumismo exacerbado es aprender a consumir lo necesario, trabajar por aquello que necesitamos, ser generosos en asistir al que tiene una necesidad y ser cuidadosos de las cosas que tenemos a nuestro cuidado.
Quiero destacar que la educación en la administración cuidadosa de los recursos va más allá del dinero y el ahorro, se entrelaza también con el cuidado del ambiente, nuestra Casa Común.
En sintonía con ésto, además el respeto del bien ajeno se desprende del respeto al otro al cual nos hemos referido en “El Scout es respetuoso y hermano de todos”. Allí dijimos que el respeto es como un espejo y que si el otro encuentra que es respetado, te respetará también. Lo mismo es aplicable respecto de los bienes ajenos.
Una práctica que debemos revisar es la costumbre de coleccionar “trofeos” de excursiones, especialmente en las ramas Caminantes y Rovers. El vandalismo y el apropiarse de bienes públicos es contrario a las convicciones del Movimiento Scout y genera un daño a los demás.
Les dejo estas simples ideas para reflexionar en su Consejo de Grupo o Equipo Distrital.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 8 de marzo de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/03/el-scout-es-economico-trabajador-y.html

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

Hacer lo mejor que pueda para... ser optimista, aún en las dificultades

Aquel que es dueño de sí, fuerte en sus convicciones y constante en sus propósitos logra siempre “ver el lado bueno de las cosas y no el malo” como nos dejó de legado Baden-Powell en su último mensaje.
Recuerdo de mi etapa Rover una frase del libro "Roverismo hacia el éxito" (apartado “Auto control”) que leí al realizar mi Partida:
"La gente a menudo se ríe de la Ley Scout, que dice que cuando un muchacho tiene problemas, peligro o dolor, debe obligarse a sí mismo a sonreír y silbar, y esto mejorará inmediatamente su punto de vista. Sin embargo, no conozco a nadie que no haya aprobado la idea una vez que la haya probado por sí mismo. Indudablemente tiene el efecto deseado, y cuanto más se practica, más autocontrol se desarrolla como un hábito y, por lo tanto, como parte del carácter de uno."
El optimismo viene acompañado de la alegría, como resalta B-P en "Escultismo para muchachos" a los más jóvenes:
"Si tienen el hábito de tomar las cosas con alegría, rara vez se encontrarán en circunstancias difíciles".
Sin embargo, quiero destacar que el optimismo en las dificultades no es solo auto-convencimiento, también se apoya en la serenidad del que está preparado para afrontar ese contratiempo.
En este punto llegamos a hilvanar este tejido maravilloso de las convicciones originales del Movimiento Scout y vemos, en perspectiva, cómo cada elemento del Método Scout tiene un por qué, cómo se refuerzan unos a otros y cómo el conjunto logra esa coherencia que le asegura el éxito.
En el capítulo IV “Espíritu” del libro “Aventura hacia la edad viril” Baden-Powell nos expresa esa actitud optimista que debe caracterizar al Scout:
“Creo que uno de nuestros fines en la vida en ser felices. Este mundo con todas sus bellezas, su luz de sol, fue hecho para disfrutarse. Cuando llegan las nubes, con el dolor o la angustia, son solamente contrastes que muestran que la verdadera felicidad está detrás de ellos y nos hacen apreciarla cuando llega. El camino más corto y seguro hacia la felicidad, es hacer a otros felices.”
Como ya mencionamos cuando reflexionamos sobre su mensaje pacifista, solamente aquel que ha vivido los horrores de la guerra puede desarrollar esta capacidad de "resiliencia", este optimismo de sacar algo de provecho aún en las dificultades y, a partir de allí, salir del pozo y construir un mundo mejor junto a otros.
Les dejo estas ideas para compartir con su Equipo territorial o Consejo de Grupo:

  • ¿Cómo podemos ver el lado bueno de una dificultad de nuestro Grupo/Distrito para sacar un provecho positivo de la situación?
  • Además del optimismo, ¿nos preparamos para afrontar los posibles contratiempos con mayor serenidad?
  • ¿hemos identificado en el Consejo de Grupo / Equipo territorial cuáles podrían ser esas dificultades?
  • ¿Nos esforzamos por hacer felices a quienes comparten con nosotros su tiempo y su voluntariado?

Espero que estas simples preguntas puedan ayudar a empezar una conversación sobre el tema.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 1 de marzo de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/03/el-scout-es-optimista-aun-en-las.html
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

miércoles, 13 de junio de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... obedecer, elegir y actuar con responsabilidad (II)

En la entrada anterior reflexionamos juntos como evolucionó a lo largo de los años el precepto de la obediencia “sin réplica” hacia la libertad de elegir y la asunción de las consecuencias y responsabilidades que surgen de esa opción.

La situación que les voy a contar le puede suceder a cualquiera en su Grupo.
Parte de un hecho real, sin embargo, aclaro que cualquier semejanza con la realidad queda en la imaginación y los hechos vividos por quienes lean este blog.

Mariano es un dirigente de una Unidad Scout nueva conformada por 3 patrullas.
A mediados de noviembre organizó un campamento de fin de semana para "afinar" la sintonía antes del campamento anual de verano.
Las actividades que realizaron fueron del mismo tenor de las que venían realizando en el año y en el campamento previo que habían realizado en las vacaciones de invierno.
A Mariano le preocupa que los scouts no estuvieran "a tono" con las exigencias del cercano campamento anual, por lo cual programó una serie de pruebas, juegos y desafíos para que los jóvenes "entraran en clima".
Durante el primer día todo salió según lo esperado, si bien la Patrulla Cobra no anduvo tan bien como las otras, todos se fueron a dormir cansados y con la satisfacción de un buen día de campamento.
A mitad de la noche gritos y pasos fuera de su carpa lo despertaron sobresaltado.
Al asomarse vio una de las carpas aplastada por el mangrullo de troncos que habían levantado y los chicos saliendo como podían de abajo de las pesadas palmeras.
Tres de los jóvenes quedaron muy lastimados, pero especialmente Gabriel fue quien se llevó la peor parte.
La ayuda no tardó en llegar, los heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad más cercana y una cadena de llamados telefónicos de los padres hizo que al amanecer ya todos los demás estuvieran de regreso en sus casas.
El domingo a la tarde el Director de Distrito lo llamó a Mariano a la casa y le pidió que informara de todo lo sucedido por escrito para denunciar el siniestro a la compañía de seguros.
Ese día no paró de sonar el teléfono.
Gabriel, el más grave de los heridos, tuvo que ser trasladado a un hospital de mayor complejidad y su corazón quiso "tirar la toalla" en 2 oportunidades.
Mariano no durmió esa noche, ni la noche siguiente.
El lunes lo llamó a su trabajo el Director Zonal, convocándolo a una reunión para la tarde, cuando saliera de trabajar.
Al llegar se encontró con todos los Directores distritales de la zona y varias autoridades importantes de la asociación.
Al parecer la reunión había empezado hace rato y no se anduvieron con vueltas.
Le pidieron que rehiciera la programación del campamento, que volviera a escribir el informe para la aseguradora "magnificando" algunas circunstancias como que sufrieron "fuertes vientos huracanados" y otras exageraciones.
Le dijeron que era necesaria esa "mentirita piadosa" para proteger los bienes de la asociación de un posible juicio que quisieran hacer en el futuro los padres de los heridos.
Esa noche Mariano tampoco pudo dormir y se preguntaba:

  • ¿Debía obedecer sin réplicas lo que le pedían?
  • ¿Podía tener algo malo el pedido si se lo estaban formulando tantas importantes autoridades asociativas?
  • ¿Era más valioso "proteger" la sede zonal que la vida de 3 jóvenes con heridas graves?
  • ¿Se justificaba mentir, dejar de ser digno de confianza, en esta circunstancia?
  • Y si le hubiera pasado a la Manada donde él tenía uno de sus hijos, ¿cómo habría reaccionado ante esta maniobra?

Les dejo esta historia para conversarla en su Consejo de Grupo o Equipo Distrital.
Seguramente se prestará para el debate.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 21 de febrero de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/02/el-scout-sabe-obedecer-elige-y-actua_21.html 

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



También en:

sábado, 9 de junio de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... obedecer, elegir y actuar con responsabilidad

En las primeras redacciones de su Ley Scout original Baden-Powell proponía que un scout obedece las órdenes de su Guía de patrulla o Maestro Scout sin ninguna duda.
De dicha redacción a decir que “El Scout sabe obedecer, elige y actúa con responsabilidad” hay un gran trecho.
Respecto de esta afirmación tengo en mi recuerdo una anécdota que leí de adolescente en el “Manual para Scouts” de la Editorial Scout Interamericana (Costa Rica, 1981, página 54):
“Un distinguido oficial francés preguntó una vez a la madre de George Washington: ‘¿Cómo hizo usted para criar un hijo tan bueno?’ y su respuesta fue: ‘Le enseñé a saber obedecer’.”
Para los Scouts, saber obedecer no es someterse a los caprichos del "Amo" o de la autoridad en forma acrítica. Baden-Powell lo plantea desde la cooperación y la pertenencia activa a pequeños grupos, lo que hoy llamamos el "Sistema de Patrullas".
El joven que se integra a un pequeño grupo y asume responsabilidades ante sus pares, antes de saber dirigir, debe aprender a obedecer.
Esos dos son los pilares del sistema de patrullas: el desarrollo de las habilidades de cooperación para luego desarrollar las habilidades de liderazgo.
Quiero hacer notar que la redacción original del artículo hacía hincapié en la “obediencia debida” (El Scout obedece sin réplicas), sin embargo, por ejemplo, algunas redacciones actuales entre las que destaco la que introdujo Scouts de Argentina hace 20 años ha evolucionado hacia los valores de la Libertad y la responsabilidad ante las decisiones.
Porque además de saber obedecer, el Scout elige y actúa con responsabilidad.
El asumir progresiva y activamente responsabilidades y hacerse cargo de las elecciones y compromisos asumidos es el otro objetivo del Sistema de patrullas.
Sin dudas, el elegir y actuar responsablemente nace de la educación en "ciudadanía activa" que B-P pone como eje del programa del Movimiento Scout.
La libertad de decisión implica poder no sólo optar ante distintas alternativas, sino hacerse cargo de la opción que se ha tomado (incluyendo las consecuencias de dicha elección).
Algo que parece tan obvio no lo es hoy en día para muchos adultos que viven una "adolescencia existencial" vitalicia.
El anterior precepto de la obediencia “sin réplica” implicaba una pasividad ante la decisión del otro y Baden-Powell critica la "ciudadanía pasiva", el ser un mero espectador resignado.
En contraposición, la libertad de elegir dignifica a la persona, aunque es insuficiente para su pleno desarrollo si no se complementa con la asunción de las consecuencias y responsabilidades que surgen de esa opción activa.
Para comprender este artículo de la Ley Scout en su plenitud, debemos "liberarnos" de ciertos formateos que nos ha impuesto la realidad socio-política a las asociaciones scouts donde la concepción original de Baden-Powell fue "realineada" por ciertas clases sociales acomodadas  y por la religión, para evitar la "captura" de esa masa de jóvenes por movimientos "filo comunistas" en los años '70.
¿Alguna vez nos detuvimos a analizar cómo se contraponen la propuesta de ser “más scouts para ser mejores ciudadanos” que cobró fuerza luego de la recuperación democrática con el giro hacia “ciudadanía pasiva”?
Baden-Powell alertaba sobre el escollo de ser mero espectador de la vida, es decir, ser un "ciudadano pasivo" cuyo proyecto de vida se limitaba a conseguir un empleo, respetar las leyes y dejar que otros arreglen el mundo.
Como hemos señalado en posteos previos, el participar activamente nace de la Fogata 26 del libro "Escultismo para Muchachos" y es definido por B-P como el tomar parte activa en el "juego".
En tal sentido, si pretendemos que los Rovers lleguen a ejercer una "ciudadanía activa", previamente debemos generar los espacios adecuados en la evolución del programa para que los niños y los jóvenes sean los protagonistas y, en consecuencia, sean ellos quienes deciden sobre las actividades a realizar, con el acompañamiento atento de los educadores scouts.
Lamentablemente si damos vuelta esa lógica y el juego pasa a estar a cargo de los adultos, ya de "chiquitos" les vamos podando esos brotes de ciudadanía activa.
Las consecuencias de girar hacia la “ciudadanía pasiva” están a la vista de todos: a los servicios rovers y la empresas de los Caminantes les cuesta ir "hacia el afuera", hacia el otro, hacia la periferia y trascender la mera recolección de ropa y comida ante una inundación o hacer el cordón de seguridad en las procesiones de la Iglesia del barrio.
Sin dudas es mucho más difícil salir a conocer la realidad del otro, porque duele, contrasta con nuestras comodidades y nos hace cuestionarnos el “status quo”.
Sin embargo, ese deseable "elegir y actuar con responsabilidad" generará que luego de conocer de primera mano lo mal que la pasa el otro, poner manos a la obra para generar acciones concretas (ejercer la "ciudadanía activa") en pos de cambiar esa situación de exclusión o desventaja.
Y poner manos a la obra no es solamente ir un día y calmar la conciencia, es también reaccionar ante la falta de derechos de quienes son iguales a nosotros.
Con pena muchas veces asistimos pasivamente al encapsulamiento (y finalmente expulsión, tanto explícita como autoexclusión) de quienes asumen ese compromiso con los valores a los que se comprometieron.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 15 de febrero de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/02/el-scout-sabe-obedecer-elige-y-actua.html 
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

miércoles, 6 de junio de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... amar y defender la vida y la naturaleza

Baden-Powell estaba convencido que el estudio de la naturaleza ejercita las habilidades de observación, deducción, resistencia, paciencia, auto-confianza, ingenio y control de sí mismo. En su libro “Guía para el Jefe de Tropa” expresa:
“El estudio de la naturaleza y los animales fortifica la nobleza de sentimientos en el joven, y lo induce a vencer la inclinación hacia la crueldad…”
Esta convicción sobre la belleza de la naturaleza le lleva a decir en su libro “Roverismo hacia el éxito” cuando desarrolla el Escollo “Irreligión”:
“Lo que estoy diciendo aquí es para aquellos que no tienen una religión particular  o que están en peligro de ser absorbidos por el ateísmo... Ellos sostienen que una religión que debe aprenderse de libros escritos por hombres no puede ser verdadera. Pero ellos no parecen ver que además de los libros impresos, y aparte de la Revelación, Dios nos dio el gran Libro de la Naturaleza para leer…”
En la visión optimista de Baden-Powell, de la que ya hemos escrito antes, se apoya esta convicción de amar la vida y defender la naturaleza.
Es importante resaltar que la incorporación del valor vida en la cultura de muerte es una opción que hace el Movimiento Scout de forma valiente luego de las experiencias de muerte y violencia de las últimas décadas, frente a las crecientes situaciones de pobreza y marginación actuales, al continuo atropello de derechos humanos básicos y a la destrucción del ambiente, nuestra Casa Común.
El último mensaje de B-P a los Scouts resume el valor que le daba nuestro Fundador a la vida al llegar a su ocaso:
“Creo que Dios nos puso en este alegre mundo para ser felices y disfrutar de la vida. La felicidad no proviene de ser rico, ni de ser exitoso en tu carrera, ni de la autoindulgencia. Un paso hacia la felicidad es estar sano y fuerte mientras eres un niño, para que puedas ser útil y puedas disfrutar de la vida cuando eres un hombre. El estudio de la naturaleza te mostrará cuántas cosas bellas y maravillosas que Dios ha hecho en el mundo para que disfrutes. Quédate satisfecho con lo que tienes y hazlo lo mejor posible. Mira el lado bueno de las cosas en lugar de lo sombrío.”
En este mensaje final a los Scouts se resume gran parte de la propuesta pedagógica del Movimiento Scout: “ser felices”,  “crecer sano y fuerte para poder ser útil y disfrutar de la vida”, el “estudio de la naturaleza”, “hacer lo mejor que pueda” y el optimismo de “mirar el lado bueno de las cosas”.
¿Qué más podemos agregar?

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 9 de febrero de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/02/el-scout-ama-y-defiende-la-vida-y-la.html
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

miércoles, 30 de mayo de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... ser respetuoso y hermano de todos

Siempre que hablamos del tema me gusta decir que yo entiendo al respeto como a un espejo.
Si el otro encuentra que es respetado por vos, seguramente habrá más posibilidades de que te respetará también.
En su libro "Rema tu propia canoa" cuando Baden-Powell habla de la buena voluntad dice:
"Si no tienes miedo de las personas que conoces y no te disgustan, ellos tampoco tendrán sospechas o temor de ti y se inclinarán a ser tus amigos. Eso es lo que los Scouts encuentran en sus Jamborees Internacionales, cuando se reúnen con miles de scouts de otros países".
La primera hermandad que vive el scout es la de aquellos que comparten los mismos valores expresados en la Ley y la Promesa.
Esa hermandad trasciende las creencias religiosas de cada uno, su situación económica y social o la asociación en la cual se encuentran afiliados y luego, cuando empezamos a viajar y participamos de Campamentos distritales, zonales, nacionales y Jamborees internacionales, también trasciende lo local.
B-P explica en su libro "Escultismo para Muchachos" cómo se conjugan el respeto y el sentirse hermano de todos:
"El Scout respeta a los otros tal como son y saca de ello el mejor provecho posible... Si despreciáis a otros solamente porque pertenecen a hogares más pobres que el vuestro, sois unos jactansiosos. Si odiáis a otros porque nacieron más ricos que vosotros, sois unos tontos...Los Scouts de todas las partes del mundo son embajadores de buena voluntad que se dedican a hacer amigos echando por tierra las barreras de color, credo y clase social".
Aquel que cultiva en su corazón la semilla de la lealtad, la fidelidad, la cortesía, la generosidad y la solidaridad, como hemos visto previamente, es lógico que no sea indiferente frente al otro y siente empatía por lo que le sucede a su prójimo.
Baden-Powell eligió cuidadosamente estas virtudes a desarrollar porque todas llevan a la razón de ser del scout: la servicialidad y la bondad.
Ser hermano de todos, es reconocer que todos somos hijos de un mismo padre, más allá de las convicciones de fe de cada uno.Es una actitud de tolerar, ser paciente con el otro, respetar sus convicciones, ejercer la escucha atenta, esforzarse por ser empático y saber perdonar sin guardar rencor.
Espero que estas líneas les sean útiles para iniciar una conversación con su Consejo de Grupo o en el Equipo Distrital. No duden en acercar sus comentarios.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 26 de enero de 2009: http://scouts2012.blogspot.com/2009/01/el-scout-es-respetuoso-y-hermano-de.html

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



También en:

sábado, 26 de mayo de 2018

Hacer lo mejor que pueda para... ser generoso, cortés y solidario

En esta entrada nos enfocaremos en la invitación a ser generoso, cortés y solidario, un trípode de virtudes que caracterizan la “ciudadanía activa” propia de los Scouts.
La primer pata del trípode es la solidaridad.
Ser solidario es desarrollar la empatía que propone Baden-Powell para pensar en el otro más allá de los intereses personales. Es el servir y ayudar al prójimo sin buscar recompensa ni alabanza. Porque la recompensa es saber que hago el bien y estoy construyendo un mundo mejor.
El actuar solidariamente lleva a la segunda pata del trípode. La segunda pata del trípode es la generosidad.
Ser generoso es superar el egoísmo individualista. El Movimiento Scout le propone a cada joven no buscar solamente lo que es de provecho para uno mismo.
Estas actitudes se siembran poco a poco en el corazón del scout a través de una semilla. Esa semilla es la Buena Acción diaria.
Al respecto Baden-Powell dice:
“El Scout debe hacer su buena acción antes de cualquier otra cosa, aún con detrimento de sus gustos o de su comodidad. Cuando el Scout se encuentra en duda entre dos cosas que pueda hacer, se preguntará cuál de las dos es más útil al prójimo y, ésa es la que debe hacer.”
La tercera pata del trípode es la cortesía.
Dice el refrán que: “lo cortés no quita lo valiente”. Ser valiente no es ser rudo. Tratar cortésmente al otro es demostrarle que lo valoramos, lo encontramos valioso.
Ser cortés es ser amable con todos. Ser amable es mucho más que ser educado. Ser amable es también hacerlo con una sonrisa.
B-P imagina en sus libros al Caballero como el arquetipo que reúne estos valores.
Les dejo un par de preguntas para una charla con su Consejo de Grupo o Distrito:

  • ¿Somos generosos con quienes nos acompañan?
  • ¿Nos cuesta resignar un poco de lo nuestro para que el otro sienta que él también gana algo?
  • ¿Somos amables, sin dejar de ser firmes, cuando defendemos algo que creemos justo?
  • Cuándo “la frazada es corta”, ¿nos cuesta pensar también en el otro?

Les dejo estas pocas ideas para reflexionar. Espero les sean útiles. No duden en acercar sus comentarios.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 19 de enero de 2009: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2009/01/el-scout-es-generoso-corts-y-solidario.html 

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

Hacer lo mejor que pueda para... ser económico, trabajador y respetuoso del bien ajeno

La concepción de Baden-Powell respecto de ser económico no se basa en ser avaro o amarrete, sino en ser austero, en no malgastar los recurso...