sábado, 10 de septiembre de 2011

Las actividades fijas, un espacio enriquecedor generado por el dirigente scout


Hemos señalado en la entrada previa que los jóvenes proponen, seleccionan, organizan, ejecutan y evalúan las actividades que realizan en el Movimiento Scout.
Sin embargo, también existe la intervención pedagógica del dirigente adulto.
Su aporte enriquece las actividades elegidas por los jóvenes, genera espacios para vivir el Método Scout y fomenta la realización de “actividades fijas”.
Llamamos actividades fijas a aquellas que necesitan realizarse continuamente y de modo similar para crear el ambiente previsto por el método scout.
Utilizan una misma forma y generalmente tienen relación con un mismo contenido.
Aunque contribuyen de manera genérica al logro de los objetivos educativos, su finalidad es fortalecer el método, asegurar la participación juvenil, la toma de decisiones colectivas y la vigencia de los valores.
Contribuyen a crear una atmósfera educativa en la sección y producen vivencias propiamente scouts.
Algunas actividades fijas son, por ejemplo, los campamentos, las excursiones, las fogata, veladas y fogones, las canciones, las danzas, las reuniones habituales de patrulla o equipo, los juegos, las ceremonias, narraciones de historias, anécdotas, cuentos y relatos.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario