sábado, 30 de junio de 2012

¿De dónde vienen los scouts? (1)


A fines del siglo XIX y principios del siglo XX surge la necesidad de un cambio frente a las deficiencias de la pedagogía tradicional.

Dicho movimiento pedagógico minoritario, del cual se inspira la propuesta scout, alcanzó su pico en forma contemporánea con el surgimiento de la ciencia moderna y la escuela primaria obligatoria.

Este movimiento, sin ninguna coordinación, culminó con la aparición de diversas "escuelas" relacionadas con los intelectuales de la época.

Así surgió lo que la pedagogía llama “Nueva Escuela” - que nunca fue realmente una escuela, sino una serie de experimentos, más o menos duraderos, que se caracteriza por métodos originales y diferentes entre una escuela y la otra, pero que todos tenían algo en común.

Ese algo en común son los nueve principios para la nueva escuela que estableció la Liga Internacional de la Educación Nueva, fundada en 1921 en Calais, Francia.

A medida que pasaban los años, y mientras que otras escuelas se iban diluyendo, el Movimiento Scout se desarrolló y afirmó socialmente como opción mixta de educación y de recreación para el tiempo libre.

Este resultado se debió, entre otras cosas, a la gran sencillez de los procesos y recursos utilizados, la actualidad de sus propuestas y el papel de los jóvenes en su proceso educativo.

Con la premisa "escuchar es fundamental", escuchemos lo que Baden-Powell nos dice en su libro “Guía para el Jefe de Tropa”:
... el Movimiento Scout no es una ciencia abstracta o difícil: es un juego divertido, si lo encaremos como debe ser. Al mismo tiempo, es educación, y tiende a beneficiar tanto a los que dan como a los que la reciben.

Hoy en día, cien años después, es fácil decir que este pequeño texto caracteriza, simplemente, la intuición pedagógica original de B-P y, consecuentemente el éxito de su propuesta. 

Las próximas 2 entradas veremos entonces, de dónde viene y hacia dónde va el Movimiento Scout.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 22 de junio de 2012

El Método del Movimiento Scout como lupa a través de la cual ver lo que hacemos


Veamos como los elementos del Método Scout pueden servirnos de "lupa" para ver cómo es la calidad de las actividades en nuestro Grupo Scout.

Dice el saber popular que “todo depende del cristal con que se mira”. 
Como hemos visto, el Método Scout recupera los elementos del juego social y le imprime la óptica propia de nuestro movimiento. 
De aquí su valor para mirar, a través de él, las actividades que realizamos en nuestras secciones desde la “lente del juego”.


Mirando desde esta “ludolente” preguntémonos: ¿se observan los siguientes elementos del Método Scout?
  • Una promesa y una ley: la educación en valores expresados en una promesa y una ley a los que se adhiere voluntariamente: ¿se observan en las actividades comportamientos contrarios a la ley y promesa? ¿se hace la “vista gorda” o se los conversa adecuadamente? ¿son los dirigentes testimonio de esos valores?
  • Aprender por la acción: la educación activa a través del aprender haciendo, el aprender jugando y el aprendizaje por medio del servicio: el equipo de dirigentes tiene un plan anual, pero ¿las actividades que se realizan son propuestas por los jóvenes? ¿se reserva un tiempo a la recuperación de la experiencia, la reflexión y la iluminación religiosa después de la acción?
  • Pertenencia a pequeños grupos (por ejemplo la patrulla), involucrando, bajo la guía de adultos, el descubrimiento y la aceptación progresiva de responsabilidad y entrenamiento hacia al auto-gobierno tendiente al desarrollo del carácter y la adquisición de competencias, auto-confianza, confiabilidad y capacidad para cooperar y liderar: ¿se promueve el trabajo en pequeños grupos (como las patrullas o equipos)? ¿se promueve el liderazgo de los niños o jóvenes en el pequeño grupo? ¿o se dan todas las consignas para todo el gran grupo en masa? ¿se motiva el cumplimiento de roles y tareas en el pequeño grupo o uno tiene que hacerse cargo de todo? ¿se reúnen los pequeños grupos antes, durante o después de la actividad para compartir sus inquietudes?
  • Con la asistencia responsable de adultos que les aconsejan y acompañan: el equipo de adultos que coordina las actividades, ¿es competente para la tarea? ¿en qué medida cumplen sus responsabilidades? ¿las actividades que coordinan son desafiantes y atractivas o son repetidas? ¿conocen personalmente a los niños / jóvenes y sus familias? ¿hay seguimiento individualizado de la progresión personal y de las dificultades personales?
  • Programas progresivos y estimulantes de actividades variadas basadas en los intereses de los participantes, incluyendo juegos, habilidades útiles y servicios a la comunidad, teniendo lugar mayormente al aire libre en contacto con la naturaleza:¿se aplica el marco simbólico? ¿se observa a los niños, niñas y jóvenes entusiasmados al participar de las actividades? ¿se realizan con frecuencia juegos? ¿con cuánta frecuencia? ¿son variadas las actividades que realizan?¿funcionan periódicamente los organismos de la rama?
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 16 de junio de 2012

Los elementos del Método del Movimiento Scout son inseparables

En la entrada anterior hemos señalado que cada uno de los elementos tiene una función educativa que complementa el impacto pedagógico de los otros y, si alguno está ausente, el sistema no logra el desarrollo integral y progresivo de cada joven.
Por consiguiente, nosotros no podemos aplicar ciertos elementos y descuidar otros, ni tampoco podemos usar alguno de ellos de una forma contraria al propósito del Movimiento Scout y sus principios.
Como se habrán dado cuenta, muchas de las herramientas educativas que hemos mencionado previamente, si las buscamos en forma individual, podremos encontrarlas en otras propuestas de educación.

En el Movimiento Scout, sin embargo, al ser elementos de su Método pedagógico, queremos expresar que cada una de ellas es solamente una parte inseparable del conjunto.
El hecho que estos elementos forman un todo y se usan como un sistema es lo que hace al Movimiento Scout diferente.

Una característica importante de un sistema es la sinergia que se crea.
"Sinergia" quiere decir que los efectos del sistema funcionando como un todo son mayores que la suma de los efectos de cada una de las partes si éstas actuaran por separado.

Por ello, el Método Scout como sistema podría describirse como una red de elementos en que cada uno de ellos:
  • tiene una función específica;
  • actúa recíprocamente con los otros elementos para reforzar la efectividad de cada uno;
  • contribuye al propósito global que se quiere alcanzar y, por consiguiente, debe estar presente.
La semana próxima veremos como estos elementos utilizados como una "lupa" nos permiten ver cómo es la calidad de las actividades en nuestro Grupo Scout.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 8 de junio de 2012

Los elementos del método pedagógico del Movimiento Scout



Los invito a hacer un repaso en el camino recorrido.
En nuestros posteos semanales hemos repasado:
  • La ley y la promesa
  • El aprender haciendo
  • La pertenencia a pequeños grupos
  • Los programas basados en los intereses de los jóvenes
  • La estructura, marco simbólico, progresión y actividades en la naturaleza y,
  • La dimensión espiritual del Movimiento Scout.
(Pueden acceder a la recopilación de cada uno de estos 6 temas en los links al pie de este posteo)


Como hemos visto, semana a semana, en los últimos tres años y medio: el Método Scout es un sistema de auto-educación progresiva.


Su objetivo es contribuir a que cada joven desarrolle sus capacidades y centros de interés a través de actividades que elija junto a sus pares.Y a partir de dichas actividades alcance las necesidades de la etapa de desarrollo en la que se encuentra, siendo reconocido en su progreso personal.


Al mismo tiempo, el Método Scout propone un estilo de vida que encauza la energía de cada joven para que llegue a ser una persona autónoma, solidaria, responsable y comprometida, mientras lo ayuda a desarrollar sus capacidades progresivamente de forma equilibrada y atractiva.


Hemos destacado que cada uno de los elementos tiene una función educativa y, a su vez, cada elemento complementa el impacto pedagógico de los otros.
Si alguno de los elementos está ausente, entonces el sistema no logra plenamente su propósito: el desarrollo integral y progresivo de cada joven.


Esto los hace inseparables como veremos la semana próxima.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 1 de junio de 2012

Qué hacer y qué no hacer en una celebración scout


Como actividad educativa, toda celebración scout debe orientarse más hacia despertar la inquietud de desarrollo espiritual de cada joven que hacia el conocimiento concreto de las tradiciones religiosas. Eso se dará, como consecuencia en otro espacio específico de cada fe.
La celebración scout es un espacio de reflexión sobre la Ley y la Promesa Scout.
Previamente hemos propuesto un esquema para desarrollar una ceremonia inter-religiosa, sin embargo nos parece oportuno sugerir algunas cuestiones a tener en cuenta:

Qué hacer
• Hacer: aplicar el método scout en la preparación de la ceremonia
• Hacer: comprobar que la ceremonia está dirigida a los jóvenes en su lenguaje, sus tiempos y sus dinámicas.
• Hacer: utilizar elementos religiosos específicos de cada tradición. El objetivo es manifestar la riqueza de la diversidad más que un "sincretismo" común forzado. Si se espera participación de tradiciones diferentes, no deben sobreactuarse adecuaciones o evitar términos propios como “Allah”, "Yahvé" o “Jesús”.
• Hacer: al elegir el contenido preguntarse: ¿Cuál es el mensaje de mi tradición a la humanidad sobre tal tema? 
• Hacer: tener un cuidado extremo al pedir a todos los participantes que se unan a oraciones. Cada fe tiene su propia forma de expresarse, orar e invocar. Tener en cuenta que todos los textos están cargados de valores que son reflejo de un punto de vista particular. No se debe presumir que sean aceptables para todos.
• Hacer: invitar a la gente a participar sólo si lo desean. 

Qué no hacer
Asimismo sugerimos evitar algunas otras:
• No hacer: no dar por sabido lo que los otros creen y cómo van a reaccionar 
• No hacer: no rezar en nombre de otros. Pueden incluirse oraciones por el bien de otros pero no de manera que se les implique en la petición.
• No hacer: no utilizar la celebración como una ocasión de proselitismo.
• No hacer: no limitarse a declarar una creencia religiosa. Aunque algunas religiones requieran incluir una profesión de fe, evitar que sea el contenido principal.
• No hacer: no explicar cada elemento: igual que ocurre con los chistes (que si necesitan explicación no son divertidos), un símbolo pierde su poder si necesita una explicación. La combinación de palabras y actos debe ser suficientemente explícito. 
• No hacer: que la ceremonia no sea demasiado larga. Lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao