viernes, 1 de junio de 2012

Qué hacer y qué no hacer en una celebración scout


Como actividad educativa, toda celebración scout debe orientarse más hacia despertar la inquietud de desarrollo espiritual de cada joven que hacia el conocimiento concreto de las tradiciones religiosas. Eso se dará, como consecuencia en otro espacio específico de cada fe.
La celebración scout es un espacio de reflexión sobre la Ley y la Promesa Scout.
Previamente hemos propuesto un esquema para desarrollar una ceremonia inter-religiosa, sin embargo nos parece oportuno sugerir algunas cuestiones a tener en cuenta:

Qué hacer
• Hacer: aplicar el método scout en la preparación de la ceremonia
• Hacer: comprobar que la ceremonia está dirigida a los jóvenes en su lenguaje, sus tiempos y sus dinámicas.
• Hacer: utilizar elementos religiosos específicos de cada tradición. El objetivo es manifestar la riqueza de la diversidad más que un "sincretismo" común forzado. Si se espera participación de tradiciones diferentes, no deben sobreactuarse adecuaciones o evitar términos propios como “Allah”, "Yahvé" o “Jesús”.
• Hacer: al elegir el contenido preguntarse: ¿Cuál es el mensaje de mi tradición a la humanidad sobre tal tema? 
• Hacer: tener un cuidado extremo al pedir a todos los participantes que se unan a oraciones. Cada fe tiene su propia forma de expresarse, orar e invocar. Tener en cuenta que todos los textos están cargados de valores que son reflejo de un punto de vista particular. No se debe presumir que sean aceptables para todos.
• Hacer: invitar a la gente a participar sólo si lo desean. 

Qué no hacer
Asimismo sugerimos evitar algunas otras:
• No hacer: no dar por sabido lo que los otros creen y cómo van a reaccionar 
• No hacer: no rezar en nombre de otros. Pueden incluirse oraciones por el bien de otros pero no de manera que se les implique en la petición.
• No hacer: no utilizar la celebración como una ocasión de proselitismo.
• No hacer: no limitarse a declarar una creencia religiosa. Aunque algunas religiones requieran incluir una profesión de fe, evitar que sea el contenido principal.
• No hacer: no explicar cada elemento: igual que ocurre con los chistes (que si necesitan explicación no son divertidos), un símbolo pierde su poder si necesita una explicación. La combinación de palabras y actos debe ser suficientemente explícito. 
• No hacer: que la ceremonia no sea demasiado larga. Lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario