miércoles, 8 de octubre de 2008

El Movimiento Scout y las diferencias: paz, solidaridad y ambiente

Yo comencé en el Movimiento Scout como lobato cuando tenía 10 años en el Grupo Scout Santa María del Distrito Boedo en lo que era la Unión Scouts Católicos Argentinos.

A partir de ahí fui compartiendo diferentes vivencias en mi paso por las ramas y mi posterior servicio como dirigente a nivel local, territorial y nacional.

Hoy, luego de 28 años de vivir esta experiencia, cometo la osadía de escribir en un blog, un verdadero atrevimiento, si tuviera que expresarlo con el tono tanguero de Boedo: "¡una caradurez mayúscula!" 
Desde ya, disculpas por el atrevimiento.

A partir de la propuesta de dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos y de volver a leer las ideas propuestas originalmente por Baden-Powell hace 100 años atrás en sus libros quiero invitarlos a pensar juntos cómo debiera ser la propuesta pedagógica de los Scouts para los jóvenes de hoy en día.

Estoy seguro que muchas de mis afirmaciones generarán debate, eso no es malo. 

Les pido que no se desanimen si alguna semana el blog es más largo o a mí me cuesta un poco más exponer algún concepto en forma breve y, a la vez, clara.

Soy consciente que cada uno vive, en su Grupo o Distrito, una realidad que tiene más de un enfoque posible.

También mi experiencia me dice que cada uno de nosotros tiene un poco de verdad.
Todos sin excepción.

Pero también cada uno de nosotros tiene dificultad para ver la parte de la verdad del otro.

Así es la realidad con la que tratamos a diario: diversa, fragmentada y compleja. 
Mi abuela decía: "todo depende del cristal con que se mire".
¡Muy actual!

Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con la tarea del educador scout?

Considero que lo primero que debe entender cualquier voluntario que vaya a trabajar con niños, niñas o jóvenes en el contexto social actual es que:
  • la realidad es diversa y compleja,
  • todo tiene más de un enfoque,
  • todos pueden tener un poco de verdad y,
  • generalmente nos cuesta ver la parte de verdad del otro.
Baden-Powell escribió:
" Hay una cosa que es esencial para lograr una paz general y permanente, y esa cosa es un cambio total del espíritu de la gente. Un cambio hacia una comprensión mutua más cercana y a ser capaces de ver con los ojos del otro..." (el resaltado es mío)

¡Cómo nos cuesta salir de nuestros "modelos mentales"!
¡Apartarnos de aquello de lo que nos hemos convencido!

Generalmente creemos que "a mí me pasa, lo mismo que a usted..." como cantaban  en una canción de los '70 varios intérpretes tan diferentes como Palito Ortega, Rocío Durcal, Tito Rodríguez o Rolo Puente.

Y muchas veces no es así.
Al otro le pasan otras cosas, y le han pasado otras cosas.

Cada uno trae una mochila de vivencias diferentes que condicionan su percepción de la realidad y sus reacciones.

Y nos cuesta entender que el otro puede reaccionar diferente ante la misma situación.

Esta es una invitación a todos los que trabajan con jóvenes, aún más allá de las diferentes asociaciones que se inspiran en la práctica social que propuso Baden-Powell hace 100 años.

Como punto de partida debemos tener presente que, cuando B-P comienza a publicar los folletines de lo que luego sería "Escultismo para muchachos", ya existían muchísimas organizaciones y clubes que buscaban desarrollar las potencialidades de los jóvenes, por supuesto que cada una tenía un perfil y un "anzuelo" diferente. 
El mismo B-P menciona a la "Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), los Cuerpos de Cadetes y las "Boy’s Brigades", entre muchas otras.

B-P antes de ponerse a pensar en nuevas estructuras institucionales o la creación de otras organizaciones adicionales, lo que hace es proponer a todos esos grupos juveniles un marco de trabajo desafiante, recompensante, útil y atrayente que se pudiera integrar con facilidad a las actividades que realizaba cada una de esas instituciones y que, a partir de la inspiración que generaba este "Héroe de Mafeking", les diera visibilidad y mayor alcance entre la población juvenil.

En alguno de sus escritos menciona que lo importante era presentarles a los jóvenes una "carnada" llamativa para que picaran el "anzuelo", porque de nada servía convocarlos a integrarse a una "sociedad para la difusión de los grandes valores morales del Imperio".

De cómo actualizar para el Siglo 21 esa "carnada" es de lo que los invito a participar en los próximos posteos que iremos publicando a partir de hoy en forma semanal.

Espero que estas simples líneas puedan iniciar una conversación amena o una reflexión en tu Grupo Scout o en el Equipo Distrital cuando aparezcan dos visiones diferentes y a ambas partes les cueste ponerse "en los zapatos" del otro.

Los invito durante los próximos 4 años a encontrarnos en forma periódica, todos los fines de semana, para reflexionar sobre el Método del Movimiento Scout y cómo lo vivimos cada uno de nosotros en vistas al centenario de la institucionalización del Movimiento Scout en Argentina en el no tan lejano julio de 2012.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
Publicar un comentario

Ser protagonista del Programa es mucho más que ser beneficiario

Ser protagonista es mucho más que ser el destinatario del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout. Ser protagonista de la propia educación...