domingo, 12 de abril de 2009

¿Cómo se vive la Ley en el Grupo Scout?

Como hemos visto, la ley Scout es simple, se expresa en términos cotidianos, y se refiere a menudo a cualidades o acciones, para que cada joven pueda entender lo que significa y puede dar lo mejor de sí para reflejar estos valores en su vida diaria.
Como es un código de vida personal y colectivo, es la base sobre la que debemos pensar cada actividad del Grupo Scout. Así los jóvenes serán ayudados a descubrir los valores en los que se basa el Movimiento Scout.
Concretamente, la ley Scout se traduce en las reglas del grupo:
  • los derechos y deberes de cada miembro
  • el compartir las responsabilidades
  • la participación en el proceso de toma de decisiones
  • el manejo de conflictos

Por eso es tan importante que los jóvenes tengan una participación activa en establecer las reglas. Esta participación en la toma de decisiones irá creciendo en forma progresiva, en la medida apropiada a su edad, como veremos más adelante al referirnos a la “Estructura” dentro del elemento del Método que llamamos “programas progresivos y estimulantes de actividades…”.
Participar en la toma de decisiones y desarrollar habilidades de cooperar y liderar es lo que ayuda a comprender la ley Scout y, además es más fácil aceptar, e incluso hacer cumplir, aquellas reglas que uno mismo acordó.
Cuando un joven rompe una regla, debe proponérsele que reflexione sobre las consecuencias que puede haber causado. El propósito no es hacer que el joven se sienta terrible sino que remedie la situación, si es posible, y que entienda las consecuencias de sus acciones.
En este sentido, la ley Scout es una herramienta de evaluación, tanto para establecer cuánto adhirió cada uno al decálogo de valores, como para acordar lo que resultó bien o mal de las actividades y lo que podría mejorarse.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

Publicar un comentario