lunes, 27 de julio de 2009

A través del juego podemos experimentar la realidad

El juego optimiza las oportunidades de:
  • experimentar,
  • aventurar,
  • imaginar,
  • soñar,
  • proyectar,
  • construir,
  • crear y
  • recrear la realidad.
El juego genera una ocasión de aprendizaje significativo que el Método Scout privilegia como un espacio de experiencias donde el joven es actor protagónico.

La educación a través del juego, que facilita la integración de los jóvenes con los demás, les permite el conocimiento de sus aptitudes y motiva su interés por explorar, aventurar y descubrir.

En el juego el joven puede desempeñar papeles diversos, descubrir reglas, asociarse con otros, asumir responsabilidades, medir fuerzas, disfrutar triunfos, aprender a perder y evaluar sus aciertos y errores.

Es decir, vive todos y cada uno de los elementos del Método Scout.

El juego no tiene edad, ni es algo privativo de los niños. Todas las experiencias antes referidas (roles, reglas, asociación, responsabilidades,etc.) son muy provechosas en una etapa de formación de la identidad.

Siempre listo, rodrigo
Publicar un comentario