lunes, 3 de agosto de 2009

El juego como actitud y como actividad

El juego, forma privilegiada de la pedagogía scout, puede ser visto desde dos perspectivas:
  • La primera considera al juego como una actitud. Desde este ángulo el juego es una disposición de la voluntad, un estilo de ser, un punto de vista desde el cual observar y juzgar los hechos sin demasiada gravedad, con optimismo y humor, dejándose sorprender por la vida. Comprendiendo que esta actitud es natural en los jóvenes, el método scout está concebido como un gran juego y éste es su mayor atractivo para ellos, quienes lo asumen como propio. Esta “actitud de juego” hace que los jóvenes se muestren sin temores, permitiendo a los dirigentes conocerlos mejor e identificar la forma de apoyarlos.
  • En segundo lugar, el juego puede ser visto como una actividad, como un medio espontáneo de exploración de sí mismo, de los demás y del mundo. Como hemos dicho en las entradas previas, jugar implica experimentar, probar hasta dónde se puede llegar, aventurar, esforzarse, celebrar. Jugar con otros incluye compartir, ayudarse, organizarse, saber ganar y saber perder. Desde este ángulo el juego es un factor de introducción a la vida social, ya que al igual que en la vida cotidiana existen reglas que todos deben respetar.
Siempre listo, rodrigo
Publicar un comentario