sábado, 12 de septiembre de 2009

Como resultado de la acción, los jóvenes aprenden

Como hemos visto previamente el programa del Movimiento Scout está centrado en el diseño y ejecución de actividades.
Estas actividades surgen de los centros de interés de los jóvenes.
Los mismos jóvenes son quienes expresan sus intereses a partir de la selección de actividades por medio de su participación en la elección de las mismas.
Los más pequeños realizan su elección a través de juegos democráticos, mientras que a medida que avanzamos en los grupos de edad se suman otros espacios de participación como la elaboración, presentación y defensa de los proyectos en asambleas.
También ejercen un rol protagónico en la organización del calendario, la definición de las tareas necesarias para llevar adelante las actividades seleccionadas y la distribución de dichas tareas entre los diferentes equipos que conforman.
El aprendizaje que se produce es un resultado de toda esta acción, este hecho educativo, donde los jóvenes aprenden por sí mismos a través de la observación, el descubrimiento, la elaboración, la innovación y la experimentación.
Este aprendizaje no frontal permite experiencias personales que interiorizan y consolidan con intensidad el conocimiento, las actitudes y las habilidades.
Desde el punto de vista cognitivo, se complementa la recepción de información con la adquisición y asimilación del conocimiento en la práctica.
En el dominio de la afectividad, se reemplaza la norma impuesta por la norma descubierta y la disciplina exterior por la disciplina interior.
Y en el campo motriz, la pasividad receptiva de alguien que es visto como destinatario de la información, cede paso a la creatividad efectiva de alguien que es puesto en situación de realizar.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario