domingo, 22 de noviembre de 2009

Y entonces, ¿cómo sintetizamos el aprender por la acción?

En el Movimiento Scout los jóvenes aprenden haciendo, ya que todo se realiza bajo la forma de actividades y proyectos elegidos y organizados de común acuerdo en pequeños grupos y consejos.
Previamente hemos concluido que para lograr los objetivos educativos que propone el Movimiento Scout recreamos espacios donde los jóvenes participan activamente en la toma de decisiones.
En las patrullas y equipos, en los Consejos y en cada sección los jóvenes son los protagonistas de las actividades. Las proponen, las eligen ellos mismos, las preparan, las llevan a cabo y las evalúan con el apoyo de los dirigentes adultos.
Las actividades permiten que los jóvenes tengan experiencias personales que contribuyen a incorporar en su comportamiento las conductas deseables propuestas por los objetivos educativos.
Participar en la construcción de un puente sobre un arroyo es una manera práctica de entender cosas más complejas como el centro de gravedad o la distribución de fuerzas. Plantar árboles en el barrio y cuidarlos diariamente es una forma única de comprender los ritmos de la naturaleza. Compartir en un campamento lo que se tiene enseña a vivir la solidaridad. Asumir la responsabilidad de traer los alimentos para la patrulla, cocinarlos y luego limpiar los utensilios y cacerolas usadas permite interiorizar conductas y habilidades útiles para la vida.
Y así muchos más ejemplos que podríamos describir...
El aprendizaje por la acción permite un aprendizaje por descubrimiento, que hace que los conocimientos, actitudes o habilidades aprendidas se “encarnen” de manera profunda y permanente.
A la vez, es un modo efectivo de interesar a los jóvenes en su autoeducación y plantar la "semilla" de la autosuperación.
Si bien no hemos agotado todo lo que significa el “aprender haciendo”, a partir de la semana próxima vamos a dedicar un poco de atención a otro elemento del Método Scout:
"la pertenencia a pequeños grupos (por ejemplo la patrulla), involucrando, bajo la guía de adultos, el descubrimiento y la aceptación progresiva de responsabilidad y entrenamiento hacia al auto-gobierno tendiente al desarrollo del carácter y la adquisición de competencias, auto-confianza, confiabilidad y capacidad para cooperar y liderar".
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario