sábado, 26 de diciembre de 2009

La pertenencia a pequeños grupos es una tendencia natural


Los jóvenes tienen una tendencia natural a formar grupos de aproximadamente su misma edad.
Baden-Powell idea originalmente el sistema de patrullas hace 100 años como una manera de aprovechar esta tendencia natural y lo aprovecha para proporcionar un ambiente en el cual los jóvenes cooperen y se desarrollen y para encauzar la influencia que los pares tienen en esta edad en una dirección que sea constructiva.
Lo que los jóvenes obtienen de la pertenencia a pequeños grupos, del compartir un código de vida y de desarrollar relaciones significativas que surgen del compartir juntos aventuras y proyectos, son claves en el desarrollo de su personalidad.
El Movimiento Scout invita a los jóvenes de aproximadamente la misma edad a trabajar en pequeños grupos de seis a ocho miembros. Cada pequeño grupo opera como un equipo. Dentro de cada equipo, los jóvenes organizan su vida de equipo y eligen, organizan, llevan a cabo y evalúan sus actividades. Cada joven asume una responsabilidad concreta, la lleva a cabo como contribución al bienestar del equipo y al éxito de las actividades que eligieron emprender.
En cada uno de los pequeños grupos uno de los jóvenes, reconocido por los otros como su líder, asume un papel de coordinación general y conviene reuniones con los otros miembros y le da la oportunidad a cada uno para tomar parte en las decisiones e involucrarse totalmente en la vida del equipo.
En las ramas Scouts y Caminantes los pequeños grupos, por lo general entre tres y cinco, se federan para formar una Sección del Grupo Scout, la cual es apoyada por un jefe de unidad y ayudantes. La unidad es gobernada por un Consejo que involucra a los jefes de equipo y a los dirigentes adultos.
El rol de los dirigentes adultos no es ser miembro de los pequeños grupos ni mimetizarse con ellos, sin embargo, mantienen un contacto cercano con cada pequeño grupo y con cada joven, especialmente con aquellos que acompañan en su progresión personal.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario