lunes, 4 de enero de 2010

Una combinación de espacios y momentos de co-gobierno

Hemos remarcado que la pertenencia a pequeños grupos es una tendencia natural, sin embargo, hemos aclarado previamente que muchas veces, cuando se habla de "pertenencia a pequeños grupos...", se pasa por alto que además del rol de la patrulla (o equipo) en el descubrimiento y aceptación progresiva de responsabilidades también este elemento incluye la participación en los consejos y organismos de rama.
Volvemos a remarcar ésto porque en la vida de una sección no todo es vida de equipo, hay actividades que involucran a todo la unidad. Estos momentos ofrecen oportunidades para que cada equipo pueda contribuir en conjunto al bienestar de la unidad y, a su vez, ofrecen oportunidades a los jóvenes para conocer a los otros miembros de los demás equipos.
B-P remarca en "Guía para el Jefe de Tropa" que:
"El sistema de patrullas lleva a cada joven a ver que él tiene una parte de responsabilidad individual en el bienestar de su Patrulla y, esto le permite ver que tiene una responsabilidad definida en el bienestar de la Tropa."
Todos estos elementos combinados forman una estructura social organizada, una verdadera sociedad entre jóvenes y adultos, y un sistema democrático de auto-gobierno basados en los principios de la ley Scout, al cual Baden-Powell llamó el "sistema de patrullas".
A pesar del nombre, de ningún modo se entendió nunca que el "sistema de patrullas" reflejara una línea de mandos al estilo militar en la cual el dirigente adulto daba órdenes que debían ser llevadas a cabo por las patrullas en un marco de "obediencia sin réplicas". De hecho, si el "sistema de patrullas" trabajara de esta manera, no sería capaz de cumplir su función educativa.
Como veremos más adelante, en el sistema de patrullas cada Scout tiene parte en el co-gobierno de esta sociedad entre jóvenes y adultos y, además tiene una parte en la responsabilidad de asegurar el bienestar de sus pares.
De la "educación por los pares" hablaremos la semana próxima.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario