sábado, 3 de abril de 2010

Una autonomía progresiva según la edad

El principio de la participación de los jóvenes en el gobierno de su "mini-sociedad" se aplica a lo largo de todo el rango de edades que ofrece el Movimiento Scout.

Conviene aclarar que el alcance de los temas en los cuales los jóvenes toman decisiones y los tipos de responsabilidades que ellos asumen respecto de la dirección de su pequeño grupo y de toda la sección está en relación con:

· Su nivel de madurez. El nivel de participación e involucramiento será diferente en la Manada de Lobatos y Lobeznas que en la gestión de un proyecto rover.

· Su experiencia respecto de esta forma de funcionamiento. Una sección que ha trabajado durante un año o dos puede desenvolverse en grupo mejor que otra sección que recién se constituye, aunque esté formada por jóvenes de más edad. Esto lo vemos muy claramente en algunos campamentos distritales o nacionales, concluyendo que siempre "las comparaciones son odiosas", pero sin recapacitar que el origen de esas diferencias puede estar aquí (entre otros factores). De aquí lo valiosa que es la descripción que hace el documento "P.N.P., Perdona Nuestros Proyectos" publicado por Scouts de Argentina hace casi 10 años...

Generalmente, en la Manada la naturaleza de las decisiones que pueden tomar los jóvenes estará, por ejemplo, en elegir la preferida entre varias actividades. Las responsabilidades podrían ser: recordar traer las bebidas, o los materiales necesarios para una actividad.

En la rama Scouts, la toma de decisiones podría extenderse al tema del campamento de verano, por ejemplo, y las responsabilidades podrían incluir esbozar el presupuesto del equipo y podrían ser responsables de ir a comprar la comida, llevar un diario de las aventuras del equipo, etc.

Y así en forma incremental...

Las próximas 2 semanas profundizaremos un poco sobre el rol de los organismos de rama (principalmente la asamblea y el consejo de sección) como paso previo a sumergirnos en el papel de los voluntarios adultos.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario