sábado, 29 de mayo de 2010

La Guía de adultos se da en una sociedad con los jóvenes

Los jóvenes y los adultos voluntariamente se asocian y están interesados en lo que el Movimiento Scout tiene para ofrecerles.
En “Guía para el Jefe de Tropa” Baden-Powell dice:
“El dirigente scout no debe ser ni un maestro de escuela, ni un sargento gritón, ni un pastor, ni un instructor. Él debe comportarse como un hermano mayor para poder ver las cosas desde el punto de vista de los muchachos y así, orientarlos y guiarlos y contagiarles entusiasmo en la dirección correcta.”
El joven busca participar de actividades excitantes que por el momento no puede organizar él solo por completo.
Los adultos identificados con el Propósito educativo del Movimiento Scout se interesan por el desarrollo de los jóvenes y sienten que pueden enriquecerlo personalmente al contribuir a facilitar el proceso de desarrollo del joven.
Ninguno es una botella vacía ni tampoco nadie sabe todo de todas las cosas. Lo singular del Movimiento Scout es que tanto el joven como el dirigente pueden aprender del otro, enriquecer al otro y complementarse.
En “Guía para el Jefe de Tropa” B-P cierra la idea así:

“Los Principios del Movimiento Scout apuntan todos en la dirección correcta. El éxito en su aplicación depende del dirigente Scout y de cómo el los aplica”.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario