lunes, 26 de julio de 2010

El aprender haciendo y la progresividad del programa

Hemos visto que la concepción de que el programa es progresivo nace del principio de que somos seres sociales que aprendemos mejor a través de actividades con otras personas, siguiendo un proceso similar al modelo de aprendizaje de John Dewey, es decir:

  • Tomar conciencia del problema.
  • Definir el problema.
  • Proponer hipótesis para resolverlo.
  • Evaluar las consecuencias de la hipótesis a partir de la experiencia pasada.
  • Prueba de la probable solución.

Teniendo en cuenta este punto de vista de la naturaleza humana, el Movimiento Scout prefiere antes que una charla magistral experimentar y descubrir el mundo real a través de actividades que se centran en los intereses de los jóvenes.

De aquí surge el elemento que ya hemos analizado y que resumimos en forma sintética como "Aprender Haciendo". Dicho elemento se apoya en:

  • Énfasis en el aprender haciendo: cada proyecto debe ser una experiencia práctica de aprendizaje.
  • Fuerte énfasis en la resolución de problemas y el pensamiento crítico
  • Pertenencia a un pequeño grupo de trabajo para el desarrollo de habilidades sociales (grupo primario)
  • La comprensión y la acción como las metas de aprendizaje en oposición al conocimiento memorístico
  • La colaboración y el aprendizaje cooperativo en la realización de los proyectos
  • Educación para la responsabilidad social y la vida democrática (ciudadanía)
  • Integración de servicios a la comunidad como otra oportunidad de aprendizaje
  • Poner mayor acento en comprender el proceso y aprender de lo realizado por sobre el conocimiento de una técnica en particular
  • El énfasis en el aprendizaje de por vida y en la adquisición de habilidades sociales
  • Auto-evaluación por la evaluación de los proyectos realizados y los logros obtenidos

A partir de la semana próxima repasaremos la evolución de la lógica pedagógica del Movimiento Scout desde las pruebas de 'Escultismo para Muchachos' al día de hoy.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario