sábado, 3 de julio de 2010

El carácter educativo del juego y el adulto como facilitador

El carácter educativo del juego que marcamos en la entrada anterior está acentuado por la intervención del adulto como facilitador de la presencia de los elementos citados (acción, imaginación, asociación, responsabilidades, reglas y espacio) y la interrelación entre ellos.
Como marcamos la semana pasada, el juego está en la base de nuestra propuesta educativa a lo largo de las diferentes ramas y no es algo exclusivo de los niños:
  • Los jóvenes realizan aprendizajes significativos cuando tienen la oportunidad de explorar el medio en que se desenvuelven.
  • La forma privilegiada de aprendizaje se da por medio del juego.
  • La misión del Equipo de Dirigentes es servir de facilitadores de ese juego.
  • El protagonista del juego es el joven, con sus características, necesidades e intereses.
  • Resulta fundamental, entonces, que el Equipo de Dirigentes conozca las características del grupo de edad en el cual trabaja, tanto en general como en particular.
  • El/la joven se desarrolla en un ambiente determinado, el cual también debe ser conocido por los dirigentes, tanto en lo más cercano al joven (hogar, barrio, escuela), como en lo más lejano a él (ciudad, provincia, región).
  • Los jóvenes crecen en la medida en que se interrelacionan con el medio a través del juego.
  • El Juego es el espacio de experimentación donde el/la joven aprende la realidad dentro de límites ciertos y adecuados.
  • Nuestro Proyecto Educativo acude a este concepto y lo llama Juego Scout, y en él basa los conceptos de Método Scout y de Programa de Jóvenes.
La semana próxima veremos cual es el rol que tiene el adulto como mediador de este juego y los conceptos de zona de desarrollo próximo y andamiaje.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario