sábado, 25 de septiembre de 2010

¿Recibir pasivamente una instrucción estandarizada o aprender haciendo?

Baden-Powell señala que el Movimiento Scout alienta a los jóvenes a aprender por sí mismos en lugar de recibir pasivamente una instrucción estandarizada.
Por eso es importante comprender la ayuda que implica para cada joven fijarse los propios objetivos de su progresión personal.
Estos objetivos han de ser cada vez más personales a medida que el joven crece en edad.
Los jóvenes al unirse al Movimiento no sólo participan en actividades interesantes, sino que también encuentran respuestas a sus necesidades y aspiraciones.
Si una asociación no es capaz de atraer a los jóvenes y la mayor parte de su membresía la componen los menores de 14 años, es una señal de que su programa fue diseñado únicamente por los adultos, sin tener en cuenta las aspiraciones de los “jóvenes”.
El mundo de los jóvenes tiene dinamismo propio, centrándose en diversos y siempre cambiantes intereses.
Por esta razón, un programa real no puede ser definido de una vez para siempre.
La Política Mundial de Programa establece que cada asociación scout nacional no sólo es libre de desarrollar sus propias actividades, métodos y objetivos educativos, sino que también debe revisar periódicamente su programa cada cinco o diez años, con el fin de adaptarlo a la evolución del mundo de los jóvenes y de la sociedad en su conjunto.

La semana próxima analizaremos cuales son los elementos invariables del Programa del Movimiento Scout y cuales van cambiando cada tanto dando al Scoutismo su maravillosa capacidad de adaptarse a una gran diversidad de culturas.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario