sábado, 19 de febrero de 2011

¿Cuál es la finalidad de los marcos simbólicos en el Movimiento Scout?

Un marco simbólico se refiere a todos aquellos elementos portadores de un significado.
Por ejemplo el nombre de una rama (Lobatos, Scouts, Rovers), las identificaciones visibles, tales como el uniforme o las insignias scouts, las canciones, los cuentos y las ceremonias.
Todos estos elementos ayudan a formar un entorno, una atmósfera, que portan los valores y el propósito del Movimiento Scout, y los hace más accesibles a los jóvenes.
El marco simbólico no es un elemento insignificante o de pura imaginación del Método Scout.
Para que sea significativo y transmita la propuesta educativa del movimiento debe corresponderse con las necesidades de los jóvenes de cada edad y despertar su interés y entusiasmo.
Un marco simbólico se basa en la inclinación natural de los jóvenes para la imaginación, la aventura, la creatividad y la inventiva, de manera que:
  • Estimula su desarrollo en las diferentes áreas de crecimiento;
  • Los ayuda a identificarse con las direcciones de desarrollo y los valores que el Movimiento Scout propone;
  • Estimula el desarrollo de un sentido de identidad;
  • Estimula la coherencia y la solidaridad dentro del grupo.
Cuando un joven crece, la manera en la que conoce el mundo y se sitúa en él evoluciona desde basarse predominantemente en el uso de la imaginación - el "pensamiento mágico" propio de la niñez - a basarse en el uso de la razón y la experiencia personal - el "pensamiento lógico" propio de la adultez.
La periodicidad con la cual los jóvenes acuden a su imaginación disminuye gradualmente a medida que se desarrollan su sentido de identidad y la auto-confianza en su habilidad para enfrentar las situaciones y manejar sus emociones.
Como hemos visto en las 3 entradas anteriores, cada grupo edad tendrá un enfoque diferente respecto del marco simbólico.
La semana próxima analizaremos la tentación de cambiar los marcos simbólicos cuando se transitan procesos de actualización del Programa de Jóvenes.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario