viernes, 4 de febrero de 2011

Robinson Crusoe y la pertenencia a una sociedad a pequeña escala

Baden-Powell describe en su libro Aids to Scoutmastership (conocido por nosotros como “Guía para el Jefe de Tropa”) la propuesta educativa del Movimiento Scout para los adolescentes:

Por el término “Scoutismo” se entiende el trabajo y las cualidades de los hombres de los bosques, los exploradores, los cazadores, los marinos, los aviadores, los pioneros, los hombres de las fronteras.

El Movimiento Scout interpreta la historia de Robinson Crusoe como metáfora de la debilidad del hombre ante las imprevisibles fuerzas de la naturaleza, que el scout enfrenta en cada campamento, y la lucha ante esas fuerzas para superar las dificultades y apropiarse de un territorio donde vivir / sobrevivir creando una pequeña sociedad a escala a su imagen.
Al observar a los adolescentes es posible identificar tres intereses que se expresan con fuerza en esta edad:

  • el gusto por la aventura y la exploración;
  • el deseo de apropiarse de un territorio y acondicionarlo;
  • el fenómeno de la pertenencia a pequeños grupos de afinidad como, por ejemplo, las pandillas.

Por supuesto, estos intereses también existen en otras edades, pero ellos ocupan un lugar especial entre las actividades espontáneas de los adolescentes. Baden-Powell era consciente de ello, así como numerosos autores que escribieron sobre jóvenes de esta edad.
De hecho, los tres temas de la aventura de la exploración, del territorio y el pequeño grupo (generalmente una pandilla) se puede encontrar en un gran número de novelas como Huckleberry Finn de Mark Twain y La Isla del tesoro de Robert Louis Stevenson.
La manera en que las pandillas de adolescentes están organizadas y operan incluyen los mismos elementos: sus pintadas son el territorio que se han apropiado, generalmente poseen un lugar secreto de reunión y además la banda posee sus ritos y reglas.
Se puede concluir que estos intereses expresan profundas necesidades psicológicas que son características en este rango de edad:

  • La adolescencia temprana es, de hecho, una edad de rápidos cambios en todos los ámbitos del crecimiento personal (físico, intelectual, social, afectivo, espiritual y de carácter).
  • La estabilidad de finales de la infancia está cuestionada. El joven adolescente siente como si él o ella está en el umbral de un nuevo mundo que será necesario explorar y conquistar a fin de construir su identidad.
  • Esto es emocionante y preocupante para el joven y su familia y amigos. La aventura y la exploración se tornan particularmente importantes.
  • Nada satisface más a los jóvenes de esta edad que enfrentar lo desconocido.
  • Descubriendo y ocupando un territorio nuevo (como una esquina, un sector de la plaza del barrio o un sótano) para hacer una guarida reflejan la necesidad de construir una propia identidad.
  • Por último, pertenecer a un pequeño grupo (como puede ser una pandilla, un grupo o una tribu urbana) le da a cada joven la tranquilidad de que él o ella no está sólo y que otros comparten las mismas angustias y los mismos sueños.

En ese pequeño grupo no se cultivan las diferencias, de hecho, se unen porque se asemejan mutuamente.
Buscan cualquier cosa que refuerce esta identidad de grupo: un nombre, ritos de iniciación, insignias y ropas similares, un código secreto, etc.
El Movimiento Scout fue originalmente hecho para los adolescentes.
El indiscutible éxito que ha tenido es debido al hecho que cumple sus profundas aspiraciones e intereses.
El modelo “Scout” es sumamente adecuado a la dinámica de este rango de edad.
¿Qué joven de 11 a 14 años de edad no ha formado una pequeña “pandilla” de amigos y estableció un lugar secreto de encuentro?
En esta edad, los niños sueñan construir una sociedad humana en pequeña escala en alguna esquina, como hizo Robinson Crusoe en su isla.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario