viernes, 2 de septiembre de 2011

De los objetivos educativos del Movimiento Scout a las actividades cotidianas

Los objetivos educativos del Movimiento Scout no se logran solos o por el simple paso del tiempo.
Para lograr los objetivos realizamos actividades.
Los jóvenes son los protagonistas de las actividades.
Las proponen y eligen por sí mismos; y las preparan, desarrollan y evalúan con el apoyo de los dirigentes.
Los jóvenes aprenden a través de las experiencias que obtienen en las actividades.
Las experiencias son personales.
La experiencia es una relación personal del joven con la realidad.
Los dirigentes no podemos intervenir la experiencia, ni manipularla, ni preverla con certeza.
Pero sí podemos actuar sobre las actividades, para que favorezcan experiencias conducentes a la obtención de las conductas previstas en los objetivos.
Debemos tener presente que la realización de una actividad no produce automáticamente el logro de un determinado objetivo.
Las actividades contribuyen al logro de los objetivos educativos de manera paulatina, secuencial y acumulativa.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario