viernes, 23 de septiembre de 2011

En el Movimiento Scout la opinión del joven es la evaluación más importante

Los jóvenes continuamente reflexionan sobre si mismos.
Esa reflexión muchas veces no es consciente.
Sin embargo, los jóvenes examinan sus actos, su vida, sus sueños, la actitud de sus amigos, etc. 
A veces esta mirada es un poco exigente consigo mismo.
Aquí los dirigentes adultos jugamos un rol valioso para reforzar la autoestima del joven, aunque el papel mas importante lo juega el "sistema de patrullas" cuando se aplica correctamente.
Este elemento del Método Scout busca el descubrimiento y la aceptación progresiva de responsabilidad y el entrenamiento hacia al auto-gobierno tendiente al desarrollo del carácter y la adquisición de competencias, auto-confianza, confiabilidad y capacidad para cooperar y liderar.
El Método Scout se apoya en esta tendencia del joven y, cada cierto tiempo, con motivo de una actividad o en encuentros más individuales, el dirigente que realiza el seguimiento de la progresión personal invita al joven a darle una mirada a los objetivos que se ha propuesto y a confrontarlos con la opinión que tiene de sí mismo. 
Al joven puede serle útil volcar las conclusiones que saque en un registro personal (la Cartilla del Lobato, la Bitácora del Scout, la Agenda Caminante).
Ese registro le permitirá observar avances cuando repita estos pasos más adelante.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario