sábado, 24 de diciembre de 2011

El desarrollo religioso y espiritual del joven en el Movimiento Scout


Los Deberes del Scout son para con Dios, para con los demás y con uno mismo. 
Los Deberes con Dios implican comprender más y mejor la herencia religiosa propia de cada joven y de su comunidad, descubrir la realidad espiritual que le da sentido a su vida y sacar conclusiones para sus vivencias cotidianas y aprender a respetar las opciones de los demás.
El desarrollo espiritual está unido a los esfuerzos que el joven hace para encontrar el sentido de su vida y debe apoyarse en sus vivencias cotidianas a partir de 4 ejes de reflexión: 
  • Los valores descubiertos a través de las actividades, 
  • La naturaleza del carácter y la experiencia humana, 
  • Las prácticas religiosas propias y, 
  • La dimensión trascendental. 
El programa del Movimiento Scout debe incluir suficientes espacios para la reflexión y la expresión individual para que los jóvenes puedan identificar los valores comunes surgidos de las experiencias compartidas. 
El añadir una práctica religiosa a las actividades (por ejemplo: concurrir al templo el domingo) no alcanza, deben incluirse actividades donde el joven tenga experiencias que le permitan desarrollar la capacidad de búsqueda de una espiritualidad acorde a su propia cultura y lo animen a asumir en plenitud una opción religiosa. 
En esta tarea nadie puede dar lo que no tiene, por eso también es muy importante que los dirigentes scouts posean las competencias necesarias para acompañar el desarrollo espiritual de los jóvenes en el Movimiento Scout y puedan presentarse como “modelo” cotidiano de vivencia de su propio desarrollo espiritual y religioso. 
Es oportuno aclarar que dar una formación religiosa no necesariamente es una competencia imprescindible del dirigente scout como tal. Sin embargo, si dicho adulto es competente para proveer esa formación en el ámbito religioso debe ofrecer ese talento, como en cualquier otra especialidad, en el momento adecuado para ello y como miembro de una comunidad religiosa específica.
En las próximas entradas presentaremos el concepto “exploradores de lo invisible” cómo metáfora que se expresará en objetivos educativos específicos para el desarrollo espiritual.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario