viernes, 17 de febrero de 2012

El hecho educativo y el desarrollo espiritual en el Movimiento Scout


Como hemos dicho anteriormente el Movimiento Scout educa “a través de la acción”, por ello es importante que el desarrollo espiritual sea incorporado a las 4 etapas del ciclo de aprendizaje:
  • Explorar y actuar: Las actividades responden a objetivos educativos y tienen como sustento valores espirituales. Las actividades elegidas por los jóvenes son enriquecidas por los dirigentes, los cuales deben formularse las siguientes preguntas: ¿qué queremos que experimenten los jóvenes? ¿Qué valores pueden experimentar que luego puedan influir en su carácter y en su vida?
  • Reflexionar: la acción y la reflexión son dos momentos del mismo hecho educativo. Toda actividad debe incluir una reflexión sobre la experiencia que aportó la actividad y qué se puede aprender de ella. El reflexionar a la luz de la Ley y los valores del Movimiento Scout nos permitirá descubrir y compartir un sentido espiritual.
  • Conectar: La reflexión debe ser además un espacio para crear nuevas ideas y posibilidades para actuar y reorganizarlas de acuerdo con la experiencia vivida.
  • Decidir: Es el puntapié para volver a iniciar el siguiente ciclo. Lo hecho previamente nos permite realizar una mejor elección la próxima vez: “ésta es la alternativa que deseamos y las razones por las cuales lo hacemos”.

El Programa de Jóvenes del Movimiento Scout debe abrir un espacio y un tiempo para la reflexión espiritual de manera que las actividades permitan a los jóvenes identificar y compartir el sentido espiritual de la experiencia que han vivido. 
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario

Ser protagonista del Programa es mucho más que ser beneficiario

Ser protagonista es mucho más que ser el destinatario del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout. Ser protagonista de la propia educación...