viernes, 4 de mayo de 2012

Los encuentros scouts son espacios de diálogo inter-religioso


Los encuentros scouts nacionales, regionales (panamericanos) y, especialmente, los mundiales ofrecen momentos privilegiados de diálogo y encuentro.
Los momentos más importantes son aquellos que permiten a los jóvenes compartir el campamento y plantearse unos a otras preguntas de una manera informal y apropiada.
Tales encuentros ofrecen la posibilidad de organizar talleres en los cuales los jóvenes pueden explorar diferentes tradiciones religiosas y llegar, sin duda, a una mejor comprensión de su propia tradición.
Aunque el Movimiento Scout pueda hacer esto gracias a sus vínculos con las diferentes confesiones, los organizadores siempre deben asegurarse que estos talleres se organicen aplicando correctamente el Método Scout.

Tener presente que, cuando conversamos sobre temas de religión con otras personas, debemos hacerlo con sensibilidad, honestidad y sinceridad. Esto significa: 
  • Reconocer que escuchar es más importante que hablar,
  • Ser honesto con nuestras creencias y la religión a la que pertenecemos,
  • No dar una imagen falsa de las creencias y prácticas diferentes a las nuestras, ni tampoco despreciarlas,
  • Corregir los malos entendidos y las interpretaciones erróneas no sólo respecto de nuestra religión, sino también dar espacio para los otros puedan hacerlo,
  • Tener intenciones honestas,
  • Aceptar que en las reuniones interreligiosas formales hay que asegurar el respeto a los compromisos religiosos de todos los participantes. 
  • Todos deseamos ser comprendidos y respetados por el prójimo, 
Proselitismo: en principio, estos espacios no son para convertir al otro a mi religión. En muchas asociaciones scouts ésto no está permitido. 

Hay que tener un buen control de uno mismo y tener en cuenta la libertad y la dignidad de los demás. Lo cual significa: 
  • Respetar el deseo de la otra persona de tener un momento a solas si así lo manifiesta,
  • Evitar imponernos e imponer nuestras opiniones a otras personas y comunidades,
  • Evitar el proselitismo y respetar a los demás cuando sientan que un lenguaje corporal o determinados rituales nieguen o contraríen la esencia de su Fe,
  • Ser sensible y educado,
  • Evitar los actos y las palabras violentas, las amenazas, la manipulación, las presiones o la mala utilización de cualquier forma de poder y,
  • Respetar el derecho de los otros a estar en desacuerdo con nosotros de una manera educada y respetuosa.
La religión crea emociones profundas que pueden adoptar formas destructivas.
Cuando esto ocurra, deberemos apoyarnos en nuestra propia fe para aportar reconciliación y entendimiento.
Tenemos mucho que aprender los unos de los otros y nos podemos enriquecer sin perder nuestra propia identidad.
Juntos, escuchando y respondiendo con espíritu de apertura y respeto podemos progresar reconociendo las auténticas diferencias y construyendo esperanza y valores compartidos. 

Los valores comunes que están expresados en la Ley y la promesa Scout son una sólida base para vivir y trabajar juntos como scouts. A partir de esta base, podemos explorar las diferencias y trabajar por una comprensión mutua más profunda.
Estos valores y el compromiso común de construir un mundo mejor hacen del Movimiento Scout un espacio privilegiado para el diálogo inter-religioso. 
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario