sábado, 29 de septiembre de 2012

¿Hacia dónde va el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout? (2)


La semana pasada señalábamos algunas características del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout que coincidían con ciertos elementos enunciados en apuntes sobre educación popular de Paulo Freire. Algunos otros son:
  • Convivencia: la pertenencia a pequeños grupos se base en el respeto. Respeto por uno mismo y respeto por los demás para poder trabajar en común, poniendo énfasis en la responsabilidad que le toca a cada uno.
  • Explicitación del conflicto social: no esquivar el conflicto, sino reconocerse dentro de él. Cuestionar las condiciones sociales injustas en las que vivimos y cómo podemos construir un mundo mejor a través de las empresas y proyectos, no aceptando ninguna injusticia ni desigualdad como "natural".
  • Papel pedagógico del error: como ya hemos señalado, el énfasis debe estar puesto en el proceso y no en el resultado inmediato. Asimismo debemos valorar la diversidad de saberes que el joven trae incorporados, siendo los dirigentes adultos los facilitadores en la construcción compartida del conocimiento. La autocorrección permite al joven aportar aquello que sabe o ha aprendido, haciéndolo participe en el proceso educativo.El error no es un indicador de falencias que niega todo valor a aquello que el joven pudo exteriorizar, sino un indicador de la forma en que éste comprende el mundo y sus relaciones según el entorno social en que se formó. El error es parte válida en la construcción compartida del conocimiento que alcanza tanto los conocimientos del joven como los del dirigente adulto, de allí la necesidad de separar la autoridad del criterio de verdad, otro de nuestros objetivos.
  • Importancia de aludir al sentido de las actividades: al ser considerado el joven como protagonista del Programa de Jóvenes, es tarea del voluntario adulto que todo scout comprenda el objetivo de cada actividad elegida, permitiendo el cuestionamiento de las mismas. Y, si es necesario, tienen que ser explicadas y sometidas a una posible reelaboración que surja de los participantes o de un consejo que las organiza (consejo de unidad, consejo de empresa). Se intenta, entre otras cosas, que este objetivo permita el desarrollo de un cuestionamiento del "por que" de una actitud o un hecho injustificado.
  • Valorización de lo solidario por sobre lo individual: es darle importancia al otro que tengo al lado, a la riqueza que hay en compartir y ayudar, es descubrir lo que uno es capaz de dar y de lo que se puede recibir. Es tratar de ver que lo que podemos construir entre muchos es mejor y mayor  que lo que podemos hacer solos. Es tratar de reemplazar la competencia por la cooperación, para luchar contra el egoísmo y el aislamiento. Es tratar de reconocer la alegría del otro en la propia alegría. Y de esta forma lo que descubrimos como una manera de relacionarnos con los demás, poder trasladarla a todos los ámbitos de nuestras vidas.
La semana próxima hacemos un pequeño cierre antes de repasar el concepto de sistema de auto-educación progresiva.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Publicar un comentario