sábado, 9 de febrero de 2013

El marco simbólico en cada grupo de edad


Cada uno de los elementos del Programa de Jóvenes (el marco simbólico es uno de ellos) varían y se adecuan a:
  • Las necesidades, intereses e inquietudes de los jóvenes del grupo de edad al cual va dirigido y,
  • La realidad sociocultural en la cual se implementa.
Baden-Powell, propuso para los jóvenes mayores el nombre de Rovers, símbolo de salir a sortear los escollos de la vida, en su desafío de construir su proyecto personal de vida.

B-P entendía que el marco simbólico no es un elemento anecdótico del método Scout o un simple “telón de fondo”.

Es decir, el marco simbólico para ser significativo y transmitir la propuesta educativa del Movimiento, más allá del símbolo que presenta, tiene que considerar las necesidades de los jóvenes propias de cada edad y despertar su interés y entusiasmo.

Por eso, en la Rama Lobatos y Lobeznas, la evolución del Marco Simbólico se inicia con un ambiente de fantasía donde el lenguaje simbólico le explica a los niños y niñas cómo entrar en la vida social, tomar su lugar dentro de un grupo, desarrollar las relaciones con otros niños y adultos, aprender cosas nuevas y desarrollar su autonomía.

Luego, en la Rama Scouts, se le presentan exploradores, como Robinson Crusoe, en respuesta a los primeros cambios que surgen en la adolescencia temprana y que el joven pre-adolescente comienza a descubrir, como si él mismo estuviera a las puertas de un nuevo mundo que deberá comenzar a explorar y, poco a poco, conquistar para ir construyendo su identidad y su futuro proyecto de vida.

Así al llegar a la Rama Rovers, en la siguiente etapa de esta evolución, al igual que en el mito del Ulises de Homero (o en los relatos contemporáneos de James Joyce o el Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal), Ulises va atravesando escollos en un viaje extenso con idas y venidas, descubriendo en esa travesía cómo vive la gente en otros lugares antes de regresar a Ítaca y encontrar su propio lugar en el mundo.

Tanto en “Roverismo hacia el Éxito” como en la “Odisea” reconocemos el viaje con sus escollos, el emprender dicho desafío junto a otros y la necesaria guía para internarse en mundos desconocidos.

La semana que viene nos dedicaremos a entender esa necesidad propia de la juventud de conocer otros lugares.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Publicar un comentario