viernes, 22 de febrero de 2013

En el diario no hablaban de tí, ni de mí

Por lo general los diarios reflejan noticias sobre la juventud referidas a embarazo adolescente o a jóvenes que son cacheados al entrar a clase para detectar navajas o armas de fuego. También publican estadísticas sobre el fuerte aumento de consumo de alcohol entre jóvenes o sobre delincuencia juvenil. Seguramente hay otras noticias sobre los jóvenes, pero los diarios son “relatores” que presentan un recorte de la realidad.

El Movimiento Scout no puede ser ciego a lo que sucede, pero tampoco puede quedarse en un rol de relator, está llamado a construir un mundo mejor y eso implica influir en estas realidades de los jóvenes desde el optimismo pedagógico que enuncia Baden-Powell en sus libros:
"Todo joven tiene, al menos, un 5% de bueno, está en el educador sacar de ello el mejor provecho”.“Por malo que sea el carácter de una persona, siempre hay en él un lado bueno. El juego consiste en acertar a descubrir esa buena semilla; saber cultivarla y abonarla, para que llegue a fructificar con mayor abundancia. Esto no es instruir a la mentalidad joven; es educarla.”"El niño se inclina naturalmente hacia el bien si ve que hay una forma práctica de hacerlo; y el precepto de la buena acción diaria le brinda la oportunidad para desarrollar y manifestar el instinto de la bondad…”

En tal sentido, sería valioso que el Consejo de Grupo o el Equipo Distrital le dedicara un tiempo de su próxima reunión a preguntarse: ¿Qué les está pasando a los jóvenes y por qué?¿Por qué los adultos –padres, dirigentes scouts- estamos tan despistados a la hora de afrontar estos hechos? ¿Qué estamos haciendo desde el Movimiento Scout? ¿Qué más podemos hacer?

Vamos a intentar dar algunas pistas sirviéndonos de Ulises, el personaje clave que inspira la Odisea de Homero, y sus escollos. Intentaremos mostrar una faceta diferente de la juventud, la del viaje hacia su proyecto de vida adulto, un viaje no exento de escollos pero que vale la pena recorrer.

Porque como dice Pablo Neruda:
“Muere lentamente quien no viaja... Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina, no se arriesga a vestir un nuevo color o no conversa con desconocidos... Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor, quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir detrás de un sueño...”
En las próximas entradas, esperamos concluir que Ulises, este personaje arquetípico que debe sortear múltiples escollos en su viaje no es un paralelo rebuscado, sino bastante oportuno que nos puede aclarar por dónde van las respuestas a algunas preguntas como las que acabamos de enunciar.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Publicar un comentario