viernes, 15 de febrero de 2013

Ulises y la necesidad de los jóvenes de conocer otros lugares

En muchas culturas, el final de la adolescencia es la edad de los viajes.
Por ejemplo, en algunos países, los jóvenes que logran completar la escuela secundaria acostumbran realizar un viaje de egresados para conocer otros lugares.

Estos viajes son generalmente en grupos y "solos", es decir, sin el acompañamiento de los padres.
Este es el momento en el cual los jóvenes quieren dejar sus familias por un tiempo para viajar y salir a descubrir el mundo.

Los jóvenes necesitan ir y ver cómo vive la gente en otros lugares antes de encontrar su propio lugar en la sociedad, como en el mito de Ulises relatado en la Odisea de Homero.. En muchos casos es la oportunidad para ampliar sus horizontes y los conocimientos de las personas y de la sociedad.

Esta característica no debiera ser pasada por alto por quienes trabajamos con jóvenes en el Movimiento Scout al proponer lugar y modalidades de excursión o campamento (especialmente en los campamentos “largos”, típicos de las vacaciones de verano e invierno).

Algunas asociaciones scouts incluso acostumbran en esta etapa promover el viaje de los Rovers a otros países a compartir proyectos con los rovers del país de destino o con alguna organización comunitaria.

Hay un poeta  del Renacimiento francés, líder del grupo conocido como La Pléyade, Pierre de Ronsard, que describió esta motivación de viajar y salir a conocer otras realidades con las siguientes palabras:
"Feliz quien, como Ulises, ha hecho un largo viaje, igual que aquél que conquistó el vellocino, y ha regresado luego, sabio y lleno de experiencia, para vivir entre su gente el resto de sus días."

En consonancia con ello, Baden-Powell en su libro 'Aventuras Africanas' nos dice:
"La vida es corta; parte de ella es desperdiciada por personas que se dejan llevar por una vida vegetativa. Un poco de viaje a través de este mundo magnífico, le dará a las personas una apertura de espíritu y una disposición amigable que desarrollará su alma y la buena voluntad y la paz en el mundo.”

Además, al definir el marco simbólico de la Rama Rovers, B-P explica en su libro 'Roverismo hacia el éxito':
"Por Roverismo no quiero decir vagabundear sin finalidad, lo que quiero decir es encontrar uno su camino por senderos con objetivo definido y teniendo una idea de las dificultades y peligros que va a encontrar en él."

Baden-Powell, consecuente con dicha idea, eligió cuidadosamente el nombre de Rovers, entendiendo al Roverismo como el símbolo de los nuevos compromisos de la vida, para los cuales el joven se prepara, sorteando ciertos escollos que se le presentan en ese "viaje".



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Publicar un comentario