miércoles, 27 de marzo de 2013

El hechizo de Circe y la búsqueda de la felicidad en un mundo real


La hechicera Circe hechiza a la tripulación de Ulises y la convierte en chanchos, que olvidan su propósito y quedan pastando despreocupados y ¿felices?

“... Circe se alzó en seguida, abrió la magnífica puerta, los llamó y siguiéronla todos imprudentemente, a excepción Euríloco, que se quedó fuera por temor a algún daño.Cuando los tuvo adentro, los hizo sentar en sillas y sillones, confeccionó un potaje de queso, harina y miel fresca con vino de Pramnio, y echó en él drogas perniciosas para que los míos olvidaran por entero la tierra patria.Dióselo, bebieron, y, de contado, los tocó con una varita y los encerró en pocilgas. Y tenían la cabeza, la voz, las cerdas y el cuerpo como los puercos, pero sus mentes quedaron tan enteras como antes. Así fueron encerrados y todos lloraban; y Circe les echó, para comer, fabucos, bellotas y el fruto del cornejo, que es lo que comen los puercos, que se echan en la tierra...”

Hoy las nuevas tecnologías y las redes sociales hechizan a los jóvenes como Circe.
Es común chocarse con alguien que camina atontado enviando continuamente SMS en el teléfono celular, también componen este hechizo las largas sesiones de chateo en Skype y las horas que se viven en otros universos paralelos dentro de la PlayStation 3 o la WiiU...

¿Notaron que cada año, cuando inician las actividades, el primer dato que se intercambian son la direcciones del Skype y de Facebook del resto?
Esto no es ni bueno ni malo en sí, lo que sucede es que esas largas charlas de horas y horas se hacen todas encerrados entre cuatro paredes, sin salir cada uno de su habitación.
Es decir, son absorbidos por un mundo virtual contenido en una pantalla, mientras se desdibuja lo que sucede en el mundo real afuera, sus propios problemas o una realidad que no les satisface.

A esto sumo el “anonimato” de los espacios virtuales, donde se miente sobre la edad, se inventa una imagen diferente a la propia, y terminan creyendo que son un personaje irreal que es lo que creen que les gustaría ser o lo que el otro quiere oír...

Volviendo al hechizo de Circe, si lo miramos desde afuera vivían una vida de cerdos, algo infrahumano, pero, como nos preguntábamos al inicio: ¿eran felices?

El desafío del Movimiento Scout no es demonizar a las nuevas tecnologías, sino encontrar en ellas una fuerza creativa para llevar adelante nuestros proyectos con la comunidad para construir un mundo mejor...

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Publicar un comentario