viernes, 12 de abril de 2013

El canto de las sirenas


“Llegarás primero a las sirenas, que encantan a cuantos hombres van a su encuentro.
Aquel que imprudentemente se acerca a ellas y oye su voz, ya no vuelve a ver a su esposa ni a sus hijos pequeñuelos rodeándole, llenos de júbilo, cuando torna a sus hogares; sino que le hechizan las sirenas con el sonoro canto, sentadas en una pradera y teniendo a su alrededor enorme montón de huesos de hombres putrefactos cuya piel se va consumiendo.
Pasa de largo y tapa las orejas de tus compañeros con cera blanda, previamente adelgazada, a fin de que ninguno las oiga; mas si tú desearas oírlas, haz que te aten en la velera embarcación de pies y manos, derecho y arrimado a la parte inferior del mástil, y que las sogas se liguen al mismo; y así podrás deleitarte escuchando a las sirenas.
Y caso de que supliques o mandes a los compañeros que te suelten, átente con más lazos todavía.”

Hoy el canto de las sirenas es el constante bombardeo de consumismo que empuja a los jóvenes a perseguir obsesivamente muchas cosas que generalmente no necesitan prioritariamente.
Basta sentarse un rato frente a la tele para que te impongan que no eres nadie si no compras las últimas zapatillas de moda cuando las anteriores aún están buenas, o que quedas afuera si no recambias constantemente el teléfono celular que trae la nueva versión del Android o una nueva aplicación para modificar fotos o un "hub" que unifica todas tus redes sociales.
También las revistas para adolescentes o los reality shows que imponen usar tal ropa, o lucir las chicas flaquísimas como la modelo anoréxica del momento o los jóvenes “inflados” a base de esteroides como el galán de la novela de éxito.

El desafío del Movimiento Scout pasa por educar en el consumo responsable y generar espacios para comprender el verdadero sentido de nuestra existencia.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Publicar un comentario