sábado, 11 de abril de 2015

ABORDAJE TERRITORIAL (I): La preparación de la entrada al territorio

En el posteo anterior mencionamos que un abordaje territorial exitoso debe ir avanzando, paso a paso, a través de cinco etapas.

Lo ideal es no entrar a ciegas, por eso la primera de dichas fases es la etapa de preparación de la entrada al territorio.

La mencionada etapa de preparación incluye dos tareas íntimamente vinculadas: 
  • la negociación de la entrada al territorio y 
  • la construcción de instrumentos

Estas dos tareas pueden llevarse a cabo simultáneamente y, para entrar "con el pie derecho" requieren que le dediquemos una especial atención. 

La construcción de instrumentos no es una imposición de un "iluminado" desde un escritorio lejano al territorio, sino que debe ser la excusa para generar reuniones de intercambio en las que se acuerde aquello sobre lo cual posaremos nuestra mirada. 

Es evidente que si favorecemos el trabajo participativo, la posterior tarea de observación será fácilmente admitida y, poco a poco se instalará como una práctica habitual entre pares.

Pero también es importante valorar y aprovechar todos los esfuerzos e intentos previos, tanto de quienes componen el territorio como de quienes nos precedieron en la animación territorial. 
Por eso es muy importante considerar y utilizar la información disponible en instrumentos elaborados por la persona a observar, por ejemplo la planificación de las actividades, las guías que orientan su trabajo, las evaluaciones individuales y grupales sobre los distintos procesos, etc.

Llegados a este punto me atrevo a introducir otro concepto: la pertinencia.

Para construir una observación pertinente debemos tener en cuenta una frase que por frecuentemente repetida no deja de ser menos cierta: "todo depende del cristal a través del cual se mira".

Por más esfuerzo de "asepsia" y objetividad que hagamos, la observación en sí lleva implícita una carga subjetiva importante, con esto queremos decir, que las personas involucradas en este proceso (los actores) son las que moldean el Programa de Jóvenes, en función a un contexto socio-histórico-económico-cultural. 

No podemos desconocer estas características a la hora de construir los instrumentos de observación. 
Sin querer hacerla más difícil, podemos concluir que el análisis del contexto en que se da la observación, junto con el nivel de anclaje que tomemos, resulta, entonces, sustancial a este momento de preparación previo al ingreso al territorio.

La semana próxima desarrollaremos la entrada al territorio.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

Publicar un comentario