jueves, 4 de junio de 2015

LA EVALUACIÓN EN LA ANIMACIÓN TERRITORIAL DEL PROGRAMA DE JÓVENES (I)

A menudo escuchamos noticias sobre las pruebas PISA y la calidad de la educación. 
Esa continua repetición sobre la importancia de la calidad nos ha convencido de introducir elementos de evaluación en las cuestiones educativas.
Así como se ha ido generando consenso acerca de la necesidad de la evaluación, aún encontramos, al menos, tres obstáculos al aplicar la evaluación en el Scoutismo: 
  • La Misión del Movimiento Scout tiene una complejidad que vuelve difícil encontrar parámetros para evaluarla,
  • No tenemos un camino hecho en evaluación global lo que complica definir un sistema de evaluación útil para todos,
  • Las referencias a evaluaciones están acotadas a controles individuales y descontextualizados.
Por otra parte,  si bien, desde la visión pedagógica del Movimiento Scout, consideramos a la evaluación como un mecanismo de aprendizaje que nos permite obtener información del territorio para asistir a los actores territoriales en su mejora, en general, la palabra evaluación genera resistencias. 
Para vencer esas resistencias debemos explicar a los actores del territorio que animamos que la evaluación busca identificar nudos problemáticos para planificar estrategias de superación de esos problemas y consolidar los logros.
En tal sentido, es importante no usar la evaluación como una "cacería de brujas" para señalar responsables individuales de dichos problemas.
Para ser exitosos la evaluación debe basarse en:
  • Compartir saberes, enfoques metodológicos y modelos de desempeño de los actores que determinen estrategias de evaluación de la propuesta,
  • Concebir a la evaluación como una instancia de aprendizaje, previendo los espacios y tiempos para la reflexión y recuperación de la experiencia,
  • Entender a la evaluación como un proceso, un camino con etapas y no solamente un resultado,
  • Explicitar a los actores territoriales la modalidad de evaluación, su frecuencia y consecuencias,
  • Definir claramente aquello que será evaluado.

En síntesis, en la Animación Territorial del Programa de Jóvenes entendemos a la evaluación territorial como un proceso de recolección de información y el análisis necesario para construir un saber acerca del territorio, diseñar estrategias y tomar decisiones.

Siempre listo, rodrigo


Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


Publicar un comentario