miércoles, 28 de octubre de 2015

Dificultad 2: Problemas originados en la captación


La semana pasada mencionamos como una de las dificultades los problemas para reflexionar sobre las propias prácticas educativas.

Ahora los invitamos a pensar de dónde provienen y quiénes son las personas que trabajan en los niveles territoriales.

Generalmente el distrito y la zona tienen como ámbito de captación de sus educadores a los Grupos Scouts de su territorio.

Los animadores territoriales son convocados de entre aquellos educadores considerados más exitosos (no nos detendremos aquí a analizar qué se considera un “educador exitoso”), de mayor ascendiente entre sus colegas, o simplemente quien tiene más tiempo para dedicarse.

En algunos territorios, existe la costumbre que quienes coordinan las ramas son elegidos de entre los dirigentes de sección por sus mismos pares.

Esto introduce el problema que no es la autoridad territorial quien finalmente elige a su equipo de colaboradores.

En ambos casos, estas modalidades de captación hacen que se dupliquen las funciones de los educadores, quienes en la mayoría de las veces, no abandonan su posición como dirigente de unidad para pasar a servir como animador territorial, sino que suma otras responsabilidades a las que ya tenía, justamente en dos posiciones críticas para la calidad del programa (dirigente de unidad y animador territorial).

El buen desempeño de una función siempre va en detrimento de la otra, ya que ambas requieren ser realizadas en el mismo tiempo libre de las personas.

Un problema adicional es que no necesariamente un buen educador de unidad es un buen animador territorial, pues las competencias que se requieren para una y otra posición son diferentes.



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



Publicar un comentario