sábado, 31 de diciembre de 2011

El Movimiento Scout y la educación integral del joven


El Movimiento Scout se define como un movimiento educativo de educación no formal.
Educación no formal es toda actividad educativa, organizada y sistemática, realizada fuera del marco del ámbito escolar oficial, para facilitar determinadas clases de aprendizaje a subgrupos particulares de la población. 
En el Scoutismo esos aprendizajes comprenden competencias para la vida cotidiana, para una futura capacitación laboral o conocimientos generales.
Las actividades de educación no formal les brindan a los niños y jóvenes la posibilidad de reforzar su autoestima y les ayudan a encontrar la manera de contribuir a sus comunidades.
Algunos ejemplos de cómo se aborda la tarea educadora del Movimiento Scout: 
  • Proveer herramientas para la vida, en particular el trabajo y la ciudadanía,
  • Adquirir una cultura encaminada al desarrollo de la persona,
  • Desarrollar la capacidad de razonamiento que permita la autodeterminación,
  • Análisis crítico de las realidades cercanas y estímulo para el cambio social a través de proyectos comunitarios.
El Movimiento Scout como movimiento educativo nunca debe desdibujar el siguiente perfil: 
  • Es no formal, no debe quedar absorbido por un esquema de educación formal (escolar),
  • Debe dar el principal protagonismo a los jóvenes,
  • Debe ocuparse del desarrollo de todas las dimensiones de la persona,
  • Todas sus acciones ayudan a construir un mundo mejor.
Como venimos señalando en este espacio de reflexión desde su inicio, lo que diferencia al Movimiento Scout como movimiento educativo es el Método Scout.
 El cual se adapta a las necesidades y expectativas prioritarias de los jóvenes, que varían según las épocas y los lugares.
En las próximas semanas veremos cómo se vincula el Método Scout con el desarrollo espiritual del joven.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 24 de diciembre de 2011

El desarrollo religioso y espiritual del joven en el Movimiento Scout


Los Deberes del Scout son para con Dios, para con los demás y con uno mismo. 
Los Deberes con Dios implican comprender más y mejor la herencia religiosa propia de cada joven y de su comunidad, descubrir la realidad espiritual que le da sentido a su vida y sacar conclusiones para sus vivencias cotidianas y aprender a respetar las opciones de los demás.
El desarrollo espiritual está unido a los esfuerzos que el joven hace para encontrar el sentido de su vida y debe apoyarse en sus vivencias cotidianas a partir de 4 ejes de reflexión: 
  • Los valores descubiertos a través de las actividades, 
  • La naturaleza del carácter y la experiencia humana, 
  • Las prácticas religiosas propias y, 
  • La dimensión trascendental. 
El programa del Movimiento Scout debe incluir suficientes espacios para la reflexión y la expresión individual para que los jóvenes puedan identificar los valores comunes surgidos de las experiencias compartidas. 
El añadir una práctica religiosa a las actividades (por ejemplo: concurrir al templo el domingo) no alcanza, deben incluirse actividades donde el joven tenga experiencias que le permitan desarrollar la capacidad de búsqueda de una espiritualidad acorde a su propia cultura y lo animen a asumir en plenitud una opción religiosa. 
En esta tarea nadie puede dar lo que no tiene, por eso también es muy importante que los dirigentes scouts posean las competencias necesarias para acompañar el desarrollo espiritual de los jóvenes en el Movimiento Scout y puedan presentarse como “modelo” cotidiano de vivencia de su propio desarrollo espiritual y religioso. 
Es oportuno aclarar que dar una formación religiosa no necesariamente es una competencia imprescindible del dirigente scout como tal. Sin embargo, si dicho adulto es competente para proveer esa formación en el ámbito religioso debe ofrecer ese talento, como en cualquier otra especialidad, en el momento adecuado para ello y como miembro de una comunidad religiosa específica.
En las próximas entradas presentaremos el concepto “exploradores de lo invisible” cómo metáfora que se expresará en objetivos educativos específicos para el desarrollo espiritual.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 16 de diciembre de 2011

Asociaciones Scout mono-confesionales y pluri-confesionales


Como vimos en las entradas previas una religión sin dimensión espiritual tiende a caer en un formalismo vacío.

Por eso, para muchos jóvenes, la religión puede ser el primer espacio en que desarrollen la dimensión espiritual. 

En términos generales, desde el punto de vista del patrocinio religioso, en el Movimiento Scout podemos diferenciar entre asociaciones scout mono-confesionales y pluri-confesionales:


  • Asociaciones mono-confesionales: son aquellas que se apoyan en la pertenencia a una religión concreta. En este tipo de asociaciones, dado que se parte de un acuerdo de patrocinio con una religión determinada, debe informarse claramente a los padres y los jóvenes de otras tradiciones religiosas sobre las prácticas religiosas que se realizan en esa asociación scout patrocinada.
  • Asociaciones pluri-confesionales: son asociaciones abiertas a diferentes religiones que buscan caminos para dar respuesta a la diversidad de creencias y prácticas religiosas de sus miembros bajo la unidad de la Ley y Promesa Scout como piso común de todos. En estas asociaciones pluriconfesionales, debe tener presente que alojar a diferentes expresiones es un desafío y, no debe ser la excusa para desentenderse del tema. Las asociaciones pluriconfesionales tienen como desafío establecer vínculos a nivel nacional y local con las comunidades y referentes religiosos de los jóvenes que participan de sus Grupos.


En ambas opciones, respecto al desarrollo espiritual de cada joven, al Movimiento Scout le compete ofrecerle a cada scout la oportunidad de explorar su propia fe y sus creencias. 

Sin embargo, el dirigente scout debe respetar el itinerario personal de cada joven, sus tiempos y búsquedas y los deseos de su familia. 

Es decir que el adulto comparte su creencia con el joven, pero no a la manera de un padre, sino como un hermano mayor y un compañero de ruta. 


Como el Movimiento Scout valora fuertemente el desarrollo espiritual de cada joven y el respeto de sus propias tradiciones religiosas, debe esforzarse por acompañarlos en el crecimiento de su fe con el apoyo de su referente religioso o comunidad de fe más cercana. 



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 9 de diciembre de 2011

El Movimiento Scout está abierto a diferentes religiones


Existen numerosas religiones entre los 30 millones de jóvenes que participan del Movimiento Scout en todo el mundo.

En sus Fundamentos el Movimiento Scout se define como abierto a jóvenes de diferentes creencias religiosas y, en consecuencia, asume en su propuesta educativa la responsabilidad de ayudar a cada uno de ellos a desarrollar su compromiso personal con su fe particular.

La semana previa mencionamos que la propuesta pedagógica scout proponía 4 ejes de espiritualidad:
  • La religión como espiritualidad enfocada en la trascendencia y en la creencia en un misterio más allá de nosotros que exige una respuesta religiosa.
  • La espiritualidad como desarrollo del joven en un contexto de interiorización de valores. 
  • La espiritualidad como búsqueda de la verdad y de ser una mejor persona.
  • La espiritualidad como búsqueda del sentido a lo que pasa y a lo que nos pasa.

Por eso, a partir de los 4 ejes de espiritualidad que planteamos previamente, el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout debe esforzarse por ofrecer espacios y oportunidades para:
  • ayudar a los jóvenes a buscar un sentido y una orientación de su vida.
  • favorecer que jóvenes de diferentes confesiones tengan el momento y el lugar de encontrarse para descubrir en la Ley y Promesa Scout una base común de comunicación y de cooperación en aquello que afecte a sus preocupaciones compartidas.
Estas coincidencias, más allá de la religión particular de cada joven, permiten al Movimiento Scout trabajar el proyecto de vida a partir de la reflexión sobre el sentido y el objetivo de la vida y la opción de construir un mundo mejor.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 3 de diciembre de 2011

Fe y espiritualidad en el Movimiento Scout


Previamente mencionamos que, desde sus inicios, el Movimiento Scout apoya el desarrollo de la dimensión espiritual de los jóvenes.
Sin embargo, para evitar confusiones, es importante aclarar a que nos referimos cuando hablamos de “fe” y de “espiritualidad”.
FE: La fe es la creencia en una divinidad que implica la adhesión del joven a un conjunto de valores, creencias y prácticas de una religión organizada.
ESPIRITUALIDAD: el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout propone 4 ejes de espiritualidad:
  • a) La religión como espiritualidad: Hace referencia a la trascendencia y por oposición al apego extremo a lo material. Lo trascendente supone creer en un misterio insondable que está más allá de nosotros y que exige una respuesta religiosa.
  • b) La espiritualidad como desarrollo del joven en un contexto religioso:  Se trata de la interiorización de nuestro compromiso y de una escala de valores asociada. Es algo profundamente personal del interior de cada joven, a diferencia de la religión, la cual es una manifestación pública. 
  • c) La espiritualidad como desarrollo existencial: entiende la búsqueda de la verdad y el cultivo del espíritu humano.  El desarrollo espiritual me permite ser una mejor persona y crecer como tal.
  • d) La espiritualidad como búsqueda del sentido: busca comprender el por qué de lo que sucede a nuestro alrededor y las propias experiencias de vida.
A partir de los 4 ejes de espiritualidad referidos el Movimiento Scout orienta al joven a trabajar algunas cuestiones importantes de su proyecto de vida: 
  • ¿Cuál es el sentido y el objetivo de mi vida? 
  • ¿Quién soy? 
  • ¿Por qué estoy aquí? 
  • ¿Cuál es mi futuro? 
  • ¿Cómo diferenciar el bien del mal? ¿Por qué debo ser bueno? ¿Por qué hay tanto mal en el mundo? 

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

domingo, 27 de noviembre de 2011

La dimensión espiritual en el Movimiento Scout


Desde sus inicios el Movimiento Scout apoya el desarrollo de la dimensión espiritual de los jóvenes aunque el mundo religioso y social de hoy es muy diferente al de Baden-Powell en 1907. 
En reiteradas ocasiones hemos reafirmado que los “Deberes para con Dios” en el texto de la Ley y la Promesa Scout no son una simple enunciación para quedar bien, sino un eje de la pedagogía scout. Todos hemos escuchado que para B-P, la religión no era un elemento cualquiera del Programa Scout sino que formaba parte de sus fundamentos. 
Históricamente, en la Conferencia Scout Mundial de 1924 se estableció que: 
“El Movimiento Scout no quiere debilitar sino, por el contrario, reforzar las creencias religiosas de cada uno de sus miembros. La Ley Scout le exige practicar fiel y sinceramente su religión.” 
Al conversar del tema con gente que conoce superficialmente a los Scouts muchas veces he debido aclarar que, si bien existen asociaciones homogéneas en lo religioso, la norma general es que el Movimiento Scout reúne a personas de diferentes religiones. 
Ahora bien, tanto que una asociación sea confesional de una religión en particular, como que sea pluriconfesional, siempre debe tenerse presente la dimensión espiritual como uno de los elementos fundamentales. 
Los que hemos tenido la bendición de participar de algún evento regional o mundial, como un Jamboree o un Moot, hemos podido descubrir la riqueza de la diversidad religiosa y el consecuente reflejo de situaciones concretas en las que dicha vivencia espiritual se enraíza en todo el mundo.
Como veíamos en la entrada previa, B-P valoraba fuertemente a la naturaleza como herramienta para el desarrollo espiritual. 
Los jóvenes necesitan adquirir competencias en el ámbito de la dimensión espiritual, de la misma manera que tienen la necesidad de desarrollar la inteligencia emocional, las capacidades de coordinación física y las competencias sociales. 
El Movimiento Scout ofrece actividades para dar sentido a las experiencias espirituales, analizarlas y e interiorizarlas invitando a cada joven a “explorar lo invisible”.
Los invito a intentar comprender juntos cómo la aplicación del Método Scout puede ayudar a los jóvenes a desarrollar esas competencias. 

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



viernes, 18 de noviembre de 2011

La naturaleza y el desarrollo espiritual del joven


La semana pasada concluimos que la naturaleza contribuye de muchas maneras al desarrollo personal en cada una de las áreas de crecimiento. Para darle una extensión especial dejamos para desarrollar aparte:

  • ESPIRITUALIDAD:
El Movimiento Scout reconoce en la naturaleza la obra de Dios, cualquiera sea la confesión religiosa del joven, y a partir de ello nace su compromiso de defender y cuidar la vida y la naturaleza.
Pero además el alejarse del ritmo alocado y el ruido cotidiano para encontrar una pausa en un espacio natural de belleza y tranquilidad es una oportunidad única para conectarse con lo trascendente.
Un conocimiento espiritual puede desarrollarse desde el tomarse un tiempo para simplemente descubrir y contemplar las muchas maravillas del mundo natural.
Por ejemplo, para observar y pensar sobre cómo los insectos viven, sin percatarse de la presencia de los gigantes humanos; o mientras se miran las estrellas fugaces en el cielo nocturno pensar cuan diminutos somos en comparación con el inmenso y misterioso universo.
O también el reflexionar inspirados por los imponentes paisajes para darse cuenta de un sentimiento de temor y lo limitados que somos.
La naturaleza ofrece oportunidades innumerables para la reflexión interna.
Una vez que la mente se abre, el joven puede explorar más ampliamente su herencia religiosa y libremente adherir a ella.
Entre los libros de Baden-Powell encontramos muchos textos referidos a la relación entre la naturaleza y lo trascendente:
Aquí estoy acampado en un río torrentoso entre las colinas de un bosque tupido. El Paraíso no es algo vago en alguna parte en el cielo, es justo aquí en este mundo en tu propio corazón y sus alrededores. Por un fuego de campamento la mente puede abrir y puede recibir grandes pensamientos y los más altos impulsos. El estudio de naturaleza trae en un todo armonioso la pregunta del infinito, el histórico y el microscópico como parte del todo del Gran Creador. No se queden satisfechos con el qué, busquen saber el por qué y el cómo. Si alguna vez te sientes desesperanzado sobre el cómo lograr tener éxito en la vida empezando desde un principio pequeño, recuerda esto, incluso ese gran árbol fuerte, el roble, empezó al principio como una pequeña bellota que quedó en la tierra.La paciencia tiene más para ver con el éxito que casi cualquier otra cualidad. Los muchachos pueden ver aventura en un viejo y sucio estanque... sin la aventura, la vida sería mortalmente aburrida. Cuando nosotros entramos en nuestra vejez, nos inclinamos a olvidarnos que nosotros fuimos una vez jovenzuelos.Dios nos ha dado un mundo para vivir que está lleno de bellezas y maravillas y Él no sólo nos ha dado ojos para verlas, sino también mentes para entenderlas, si nosotros sólo tenemos la sensibilidad suficiente como para mirarlos bajo esa luz.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 11 de noviembre de 2011

La naturaleza y el desarrollo del joven


La propuesta pedagógica scout propone el desarrollo de la personalidad del joven en todos sus aspectos y, para lograr este propósito, el Movimiento Scout sugiere Áreas de Crecimiento.
Las áreas de crecimiento son seis dimensiones de la personalidad que el Movimiento Scout desarrolla para cumplir con su propósito educativo: corporalidad, creatividad, carácter, afectividad, sociabilidad y espiritualidad.
Estas áreas de crecimiento se relacionan directamente con el Proyecto Educativo del Movimiento Scout, porque a través de ellas los jóvenes se desarrollarán para “llegar a ser” el ideal de persona de dicho Proyecto Educativo.
La naturaleza contribuye de muchas maneras al desarrollo personal en cada una de las áreas de crecimiento:
  • CORPORALIDAD: La naturaleza ofrece aire fresco, espacio donde gastar energías, oportunidades para actividades que proporcionan sensaciones físicas fuertes y oportunidades de probar los límites de resistencia, coordinación, velocidad de reflejos.
  • CREATIVIDAD: La naturaleza proporciona oportunidades para desarrollar los sentidos y las habilidades de observación. La naturaleza puede ayudar a que los jóvenes analicen situaciones; puede ayudarlos a usar su imaginación y a encontrar maneras creativas de superar las dificultades usando el mínimo de los recursos disponibles.
  • CARÁCTER: La naturaleza como marco privilegiado de las actividades scouts también provee una riqueza de oportunidades para entender el concepto de la interdependencia (al tener que cooperar con su pequeño grupo en las tareas del campamento) y percibir redes de relaciones.
  • AFECTIVIDAD: La naturaleza ofrece muchas oportunidades de explorar los sentimientos y las emociones. La paz y la tranquilidad de estar en la naturaleza ayuda a uno a sobreponerse de los problemas cotidianos. Por la noche en una carpa, el joven tiene que enfrentar sus miedos irracionales y superarlos.
  • SOCIABILIDAD: Un campamento, lejos del confort de la casa, es cuando los jóvenes pueden realmente conseguir conocer sus fortalezas y debilidades. Las actividades cotidianas simples como cocinarse sus alimentos u organizar el espacio donde acamparán le da noción del significado de la interdependencia. El ayudar a los demás es una necesidad, y los problemas que se enfrentan son reales. Las soluciones a los conflictos deben ser encontradas porque uno simplemente no puede alejarse y "pegar un portazo". Correr río abajo, trepar una montaña, tomar un baño impensado en un arroyo después de un día caluroso y polvoriento son todas experiencias que pueden ayudar a establecer relaciones cercanas y un sentido de solidaridad que la vida de la ciudad no siempre ofrece.
La semana próxima le dedicaremos un poco más a la dimensión espiritual.



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


sábado, 5 de noviembre de 2011

El Scout defiende la naturaleza desde la acción concreta


Desde temprano el Movimiento Scout ha incluido en su propuesta pedagógica actividades de protección del ambiente, muchas de las cuales pueden llevarse a cabo en entornos urbanos. 

El primer encuentro de los jóvenes con el cuidado del ambiente se da en la Ley Scout: “El/La Scout ama y defiende la vida y la naturaleza”.

El vivir la Ley Scout al salir de campamento o excursión implica entonces respetar el hábitat natural de la flora y fauna no dejando basura y asegurándose que el fuego con el cual cocinaron esté propiamente apagado.

Pero también tiene relación con el consumo responsable: no gastar innecesariamente recursos naturales, optando por reparar algo que se puede arreglar en lugar de salir inmediatamente a comprar cosas nuevas.

Sin embargo, sería ingenuo, asumir que realizar una actividad de protección del ambiente con el Grupo Scout necesariamente despertará una preocupación interna mayor por la naturaleza. 

¡No debemos poner el carro delante de los caballos!

Deja más “huellas” interiores cuando los jóvenes eligen realizar una actividad luego de haber tenido una oportunidad de explorar y descubrir aspectos de la naturaleza y haber desarrollado un vínculo emocional con cualquier cosa que ellos van a intentar proteger. 

Cuando un grupo, por ejemplo, disfrutó corriendo y jugando en una playa en el campamento de verano, y luego de ello descubre un sector cubierto de basura, no dudo que surgirá la idea de limpiar la playa y de invitar a los demás veraneantes a no arrojar residuos en la arena.


Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



sábado, 29 de octubre de 2011

Aprender sobre la naturaleza


En la entrada previa hemos destacado que en la naturaleza aprendemos sobre nuestras capacidades y límites y, que en ese espacio pedagógico privilegiado, el Movimiento Scout encuentra un espacio ideal para la reflexión, proponiendo la descubierta de lugares que muchos jóvenes no pueden explorar por su cuenta.

La mayoría de los jóvenes tienen clases de geografía y biología en la escuela pero, cómo hemos visto, en el Movimiento Scout, el aprender sobre la naturaleza no reproduce las clases escolares, ni tampoco propone actividades a modo de trabajo práctico que complemente la teoría de los libros. 

Es decir, en el Movimiento Scout no se acumulan conocimientos como un fin en si mismo sino que las actividades sobre la naturaleza combinan el conocimiento y las habilidades basadas en los intereses de los jóvenes, con la contribución al desarrollo de actitudes.

Por ejemplo, el poder distinguir entre las huellas de un chancho suelto por el campo y un falso “oso” (que solamente existía en la imaginación) le fue útil a una patrulla para calmar a los novatos y poner a resguardo la comida de la alacena, mientras que la otra patrulla que dejó sus alimentos al alcance, ¡perdió la cena de ese día! 

El aprender a construir un refugio vivac con ramas despierta el interés de los jóvenes y aprender ciertas habilidades básicas y sus herramientas junto a su pequeño grupo ofrecerá a los jóvenes oportunidades de progresar hacia los objetivos educativos del Movimiento Scout.


Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao



sábado, 22 de octubre de 2011

La educación a través de la naturaleza en el Movimiento Scout


En el Movimiento Scout el espacio privilegiado para el juego es la naturaleza, aunque sabemos que no es posible que todas las actividades tengan lugar en la naturaleza.

Lo valioso del contacto con la naturaleza lo es tanto para el joven que crece entre el hormigón y el plástico de las ciudades como lo es para el joven que crece en una vivienda precaria de chapas en un barrio de emergencia. Por eso debemos buscar la oportunidad para maximizar esas ocasiones de contacto con la naturaleza.

La naturaleza puede ser el espacio de muchos tipos de actividades, incluso cuando el objetivo educativo primario de la actividad no se relacione directamente con la naturaleza. 
En tales casos además del objetivo educativo primario, un objetivo subyacente puede ser simplemente que los jóvenes disfruten la naturaleza (¡para muchos solamente ésto ya puede ser un gran paso!)

En otro nivel, puede aprovecharse un escenario natural durante una excursión o campamento para actividades físicamente desafiantes, actividades de supervivencia personales y colectivas, juegos de orientación, aprender los fundamentos de las habilidades de campamento, marchas nocturnas, etc.

La naturaleza puede ayudar a los jóvenes a ser más conscientes de sus capacidades y de sus límites físicos, así como su habilidad para enfrentar las dificultades y evitar los peligros o el cooperar como un equipo junto a su pequeño grupo.

Incluso un rato para descansar a la vera de un arroyo o a la sombra de un árbol luego de una caminata cansadora puede ser el momento ideal para una reflexión, una oración o el contacto con lo trascendente a través de un espacio de paz y tranquilidad.

Este apreciar la simpleza de la vida en la naturaleza y dejar atrás el estilo de vida consumista que vivimos a diario, será una oportunidad única para valorar la necesidad de vivir en armonía con la naturaleza y protegerla como propone la Ley Scout.

El frotar las ramitas de madera para hacer un fuego, encontrar una fuente de agua, toparse con una planta de moras para darse un gusto, contemplar un árbol viejo o descubrir un puente antiguo en ruinas en medio del bosque pueden ayudar a los jóvenes a encontrar un sentido a la Historia para entender desde que tan lejos la humanidad ha venido y hacia donde está yendo.

Un campamento Scout en la naturaleza ofrece una intensidad única de la experiencia. ¡Hagan la cuenta!
¿Cuantos sábados de 4 horas en el patio de grupo equivalen a 48 horas de campamento?
Simplificando las cuentas, ¡en términos lineales casi 2 meses y medio de actividades semanales!

El uso de la naturaleza en el programa del Movimiento Scout ayuda a descubrir un mundo que muchos jóvenes no habrían podido explorar por su cuenta.
Además el ver más allá de los valores materiales, para enriquecer su experiencia de vida puede servirles en su vida diaria para pensar lo que es esencial y lo que es insignificante.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao



viernes, 14 de octubre de 2011

Volviendo a las fuentes


Cuando decimos que, en el Movimiento Scout, el espacio privilegiado para el juego es la naturaleza nos estamos refiriendo al ambiente natural (los bosques, las llanuras, el mar, las montañas) en contraposición con los ambientes artificialmente creados (el patio embaldosado de la escuela, los campings de cemento y las “plazas secas” de las ciudades).

El Movimiento Scout privilegia el contacto con la naturaleza porque:
  • Contribuye al desarrollo equilibrado del joven en todas las áreas de crecimiento;
  • Proporciona un escenario ideal para aplicar el Método Scout plenamente.


Hoy los jóvenes crecen en un mundo en el cual es difícil distinguir entre lo esencial y lo superfluo, entre lo urgente y lo que puede esperar, entre lo auténtico y lo superficial. 
Para abreviar, cada vez se desdibuja más el límite entre la realidad y la ilusión.

Desde una perspectiva pedagógica integral el contacto con la naturaleza ayuda al joven a volver a lo esencial y real.

Robert Baden-Powell, fundador del Movimiento Scout, señalaba que en el campamento el joven se encuentra cara a cara con la bravura de la naturaleza y "aprende haciendo" a sobrellevar un temporal que inunda la carpa o a cocinar cuando se le mojan los fósforos.

Descubrir que la "tecnología" no puede resolverlo todo y que hay fuerzas que nos hacen sentir pequeños e indefensos, también puede ser oportunidad para una reflexión espiritual sobre lo trascendente.

En medio del campo, alejado varios kilómetros del camino más cercano, sin señal de teléfono, el joven está obligado a enfrentar la realidad y valerse por sí mismo junto a su pequeño grupo de pares.

El conectarse con las cosas simples de la vida (el sentir el calor del sol de la mañana en la cara, quedarse horas mirando las estrellas por la noche, el nadar en un arroyo) puede hacer que el juego electrónico más sofisticado quede en un segundo plano durante un campamento.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 8 de octubre de 2011

Juntos cumplimos 3 años reflexionando sobre el Movimiento Scout

Sin grandes pretensiones, el 8 de octubre de 2008 fue la primer publicación de este blog: http://scouts2012.blogspot.com/2008/10/el-feriado-del-12-de-octubre.html
Ese día abrimos el juego reflexionando sobre "El Movimiento Scout y las diferencias y el foco en la educación para la paz, la solidaridad y el cuidado del ambiente".

Luego de presentarme concluía la entrada en que nos cuesta entender que otro puede reaccionar diferente que nosotros ante la misma situación e invitábamos a iniciar una conversación amena cuando aparezcan dos visiones diferentes y a ambas partes les cueste ponerse "en los zapatos" del otro.

Hoy, luego de 3 años, acumulamos 153 entradas semanales, reflexionando cada 7 días sobre la propuesta educativa del Movimiento Scout.
Sin duda ha sido un compromiso el mantener la periodicidad semanal y, a la vez, proponer algo interesante y con contenido, pero debo reconocer que se fue dando con naturalidad la cadena de temas y reflexiones.

Pasamos por la misión del Movimiento Scout, el ideario pedagógico de su fundador Robert Baden-Powell y cada uno de los elementos del Método Scout.
Sin pensarlo en el inicio, la compilación de dichas entradas semanales se convirtió en una serie de 5 publicaciones difundidas y trabajadas por diferentes distritos y grupos de dirigentes.

No dudo que siempre queda algo más por decir porque la práctica cotidiana presenta nuevas tendencias y desafíos.
Les agradezco a todos la generosidad que han tenido hasta ahora con este humilde aporte a la comprensión del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 7 de octubre de 2011

La naturaleza: espacio privilegiado para el juego en el Movimiento Scout

El Programa del Movimiento Scout da sus mejores frutos cuando se aplica el Método Scout en todas las actividades educativas que realizan los jóvenes.
Las actividades son una parte esencial de la propuesta educativa del Movimiento Scout.
Definimos a las actividades como todo lo que los jóvenes hacen en el Movimiento Scout, incluyendo las actividades fijas como una reunión de patrulla o un campamento o aquellas variables que son propuestas, elegidas, ejecutadas y evaluadas por los mismos jóvenes.
Lo qué hace que una actividad sea una actividad educativa scout no es el tema de la actividad (por ejemplo: “excursión a la naturaleza” o “servicio a la comunidad”), ni tampoco es que tenga un objetivo claramente educativo exclusivamente.
Hay algo más.
Desde la perspectiva del sistema educativo del Movimiento Scout, las actividades educativas son el soporte, el marco contextual a través del que se pone en práctica el Método Scout.
Por ejemplo, los jóvenes alcanzan sus objetivos a través de las actividades y, a través de ellas, también aprenden a trabajar en equipo.
En consecuencia, las actividades son necesarias para que el sistema educativo del Movimiento Scout funcione, pero en sí mismas, las actividades son solamente una herramienta.
Un sistema integral tan rico como el Movimiento Scout es necesariamente complejo.
Pero no podemos separar un elemento del Método Scout del resto.
Al igual que un diamante tiene varias facetas.
Cualquier faceta que miremos, debemos poder ver el reflejo del resto de las facetas.
No se desanimen, que sea complejo no quiere decir necesariamente que sea complicado.
Baden-Powell, después de todo, no era un profesional de la educación.
Sin embargo, B-P tenía una mente creativa, una comprensión de los jóvenes, se interesaba en ellos y, fundamentalmente poseía mucho sentido común y buen humor.
Estas cualidades, junto con una comprensión del propósito del Movimiento Scout y de las herramientas educativas que ofrece, es tu “caja de herramientas” para comenzar.
La naturaleza es el espacio privilegiado de las actividades del Movimiento Scout.
Su objetivo es integrar al joven como sujeto activo y respetuoso del medio natural.
El conocimiento y aceptación de otros seres vivos es fundamento para el respeto, la tolerancia y la convivencia solidaria en la sociedad humana.
La naturaleza como ámbito de interdependencia se ofrece como espacio donde valerse por sí mismo.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao