sábado, 25 de diciembre de 2010

Los órganos de cada rama son el espacio de resolución de conflictos

Los pequeños grupos se agrupan en una sección.
Cada sección, según la edad posee un consejo.
Esos consejos son el espacio en el cual se resuelven los conflictos nacidos del encuentro de los pequeños grupos en un mismo territorio (la sección).
Así una vida rica en el pequeño grupo debe encontrar un equilibrio con el resto de la vida de grupo a nivel de sección.
En su libro "Patrullas y Consejos", Dominique Bernard define que la propuesta educativa del Movimiento Scout es una forma elaborada y estructurada del juego natural de los jóvenes.
El Movimiento Scout les propone constituir una sociedad de jóvenes acompañados por los adultos, una verdadera “república”, donde podrá desarrollarse el sentido cívico de los futuros ciudadanos.
Toda república es un esfuerzo de cooperación entre ciudadanos, más allá de los conflictos que los enfrentan.
Toda república define el modo de vida de sus ciudadanos, el estilo de sus relaciones por la ley, elaborada en función de los principios fundamentales.
La propuesta educativa del Movimiento Scout es democrática, es decir formadora de ciudadanos, porque permite el aprendizaje del funcionamiento de las instituciones democráticas, a partir de la participación de los jóvenes en los organismos de gobierno de las unidades.”
En el Programa Educativo, a estas instituciones las llamamos órganos de gobierno de la rama.
El juego de los organismos de rama que interactúan da vida a los pequeños grupos y a la sección.
La misión de los órganos de gobierno no es negar el conflicto, sino lograr su resolución: los Consejos son el espacio que facilita la cooperación entre pequeños grupos y personas con objetivos distintos.
Los Consejos son espacios progresivos de participación.
Los jóvenes se inician en la dinámica de resolver conflictos en el pequeño grupo.
Luego el grado de su participación se va ampliando hacia otros organismos, en los que tendrán la oportunidad de asumir diversos roles progresivamente más complejos.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 18 de diciembre de 2010

La sección es el espacio de encuentro de los pequeños grupos

La sección surge como un espacio de encuentro de los pequeños grupos y de resolución de conflictos.

En su libro "Scouting in practice: ideas for scout leaders", conocido entre nosotros como "El Movimiento Scout en la práctica, ideas para dirigentes scouts" la Oficina Scout Mundial define que:

“No todo es vida de equipo, hay actividades que involucran a toda la sección. Estos momentos ofrecen oportunidades para que cada equipo pueda contribuir en conjunto al bienestar de la sección y ofrecen oportunidades a los jóvenes para conocer a los otros miembros de los otros equipos.”

La institución fundamental del Movimiento Scout, la que puede hacerlo triunfar, es el pequeño grupo, la indomable pandilla de niños y jóvenes.

Cuando no se alimentan de los pequeños grupos, las secciones entran en decadencia.

Se crea un “círculo vicioso” y los pequeños grupos se vuelven una caricatura ficticia para guardar las formas.

Al no existir pequeños grupos no hay conflicto, pero tampoco hay cooperación, ni proyectos.

La sección es el espacio de encuentro.

La “sana competencia” entre patrullas hace nacer la aventura.

Y ahí, la sección se convierte en el espacio que posibilita que el juego continúe y que tenga un fin educativo.

La sección es el instrumento que transforma el conflicto entre pequeños grupos en un hecho educativo.

La semana próxima veremos como interactúan los espacios de decisión en la sección.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 11 de diciembre de 2010

La base de la estructura de cada grupo de edad es el pequeño grupo

Definimos previamente a la estructura de cada grupo de edad del Movimiento Scout como la forma en que los jóvenes y los adultos participan, se organizan y toman decisiones respecto a las actividades que realizan.

Los jóvenes tienen sus propias formas de agruparse, las cuales varían según las edades.

El compartir con “amigos” en pandillas y la necesidad “instintiva” de apropiarse de un territorio son enriquecidos por el Movimiento Scout al aplicarles roles, reglas, espacios de toma de decisiones, símbolos y aventuras en común.

En su libro "Scouting: An Educational System", conocido entre nosotros como "El Movimiento Scout, un sistema educativo" la Oficina Scout Mundial define que:

“El sistema de equipos (o sistema de patrullas como es usualmente llamado) es la estructura organizativa básica de una sección en un Grupo Scout, la sección funciona como una pequeña sociedad de jóvenes, compuesta por los pequeños grupos y el equipo de dirigentes.”

“Cada pequeño grupo opera como un equipo. Dentro de cada equipo, los jóvenes organizan su vida grupal y eligen, organizan y llevan a cabo sus actividades. Cada uno tiene una responsabilidad específica, la cual él o ella llevan a cabo como contribución a la vida y bienestar del equipo y el éxito de sus actividades.”

La semana próxima veremos como la sección es el espacio de encuentro y resolución de conflictos de los pequeños grupos en cada edad.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 4 de diciembre de 2010

Una estructura para poder realizar las actividades del Movimiento Scout

Hemos definido a la estructura de cada grupo de edad del Movimiento Scout como la forma en que los jóvenes y los adultos participan, se organizan y toman decisiones respecto a las actividades que realizan.

En su libro "Aids to Scout Mastership", conocido entre nosotros como "Guía para el Jefe de Tropa" aunque se refiere a la tarea de todos los dirigentes adultos, Baden-Powell dice:

“El Movimiento Scout es un juego de muchachos dirigidos por ellos mismos, y por el cual los hermanos mayores pueden proporcionar a los menores un ambiente sano y animarlos a entregarse a aquellas actividades saludables que son conducentes a despertar las virtudes de CIUDADANIA.”

En las palabras de B-P vemos que:

  • los protagonistas del juego son los jóvenes, el juego es de ellos y ellos lo dirigen,
  • los hermanos mayores, los dirigentes adultos, tienen la responsabilidad de proporcionarles un ambiente sano,
  • además los dirigentes deben animarlos a realizar actividades que despierten las virtudes de ciudadanía.

Es decir, el acento se pone en la gestión compartida entre jóvenes y adultos para llevar adelante las actividades del Programa del Movimiento Scout.

Las formas de organizarse y el proceso mediante el que se toman decisiones, que nosotros denominamos estructura, irá variando progresivamente en cada grupo de edad.

La estructura base de una rama en un Grupo Scout es lo que llamamos sección (Manada, Unidad Scout, Comunidad de Caminantes o Comunidad Rover).

Una sección está formada por niños y jóvenes del mismo grupo de edad que realizan el programa en conjunto y que tienen los mismos dirigentes y órganos de gobierno.

Siguiente la enunciación que hicimos previamente, entre los 7 / 8 a 10 / 11 años, la sección de un Grupo Scout es la Manada.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 26 de noviembre de 2010

Los elementos del Programa del Movimiento Scout

Recordando que el propósito fundamental del Programa es brindar a los jóvenes la posibilidad de ser protagonistas de su propia educación, como una manera de ayudarlos a ser verdaderos artífices de sus vidas, hemos visto que todos los elementos del Programa se adecuan a las necesidades, intereses e inquietudes de los jóvenes a los cuales va dirigido y, la realidad sociocultural en la cual se implementa.

Los elementos del programa son muchos.

Sin embargo, nos interesa destacar algunos que aparecen muy a la vista y bien diferenciados:

  • La estructura, o sea la forma en que chicos, chicas y adultos participan, se organizan y toman decisiones respecto al juego.

  • La progresión personal, la forma en que se evalúan y reconocen los aprendizajes de los chicos y chicas a partir de jugar a aquellos juegos que han elegido y que han sido enriquecidos por los adultos.

  • El marco simbólico, verdadero telón de fondo de los juegos, círculo mágico en el cual se juega, con símbolos, palabras, imágenes, ceremonias.

  • Las actividades, la acción misma de jugar con un propósito educativo, como ya hemos visto al presentar este elemento.

Las próximas semanas vamos a detenernos un poco en cada uno de los 4 elementos del programa referidos.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 20 de noviembre de 2010

La progresividad de los elementos del Programa del Movimiento Scout

Todos los elementos del Programa de Jóvenes que hemos analizado hasta aquí varían y se adecuan a:

  • Las necesidades, intereses e inquietudes de los jóvenes a los cuales va dirigido y,
  • La realidad sociocultural en la cual se implementa.

Por ejemplo el Marco Simbólico evoluciona desde un ambiente de fantasía donde el lenguaje simbólico le explica al niño como entrar en la vida social, tomar su lugar dentro de un grupo, desarrollar las relaciones con otros niños y adultos, aprender cosas nuevas y desarrollar su autonomía.

De allí pasa al personaje que explora, como Robinson Crusoe, como respuesta a los cambios de la adolescencia temprana que se le presentan al joven adolescente como si estuviera en el umbral de un nuevo mundo que será necesario explorar y conquistar a fin de construir su identidad.

El hito de arribo es el que viaja, viendo cómo vive la gente en otro lugar antes de encontrar su propio lugar en el mundo, como en el mito de Ulises. Por eso Baden-Powell, propuso el nombre de Rovers, símbolo de la vida por venir, hacia el desafío de la participación solidaria y comprometida en la comunidad propia y la elaboración de un proyecto de vida.

Es evidente que el marco simbólico no es un elemento anecdótico del método Scout o un simple “telón de fondo”. Pero para ser significativo y transmitir la propuesta educativa del Movimiento, tiene que considerar las necesidades de los jóvenes propias de cada edad y despertar su interés y entusiasmo.

Pero también en la Estructura se observa una progresividad que se inicia con una mayor dependencia de los adultos en el proceso de toma de decisiones y avanza hacia una mayor responsabilidad, autonomía, compromiso y solidaridad de los jóvenes.

Pensar la propuesta educativa de cada rama por separado, sin considerar los grupos de edad vecinos, es olvidar la progresividad del programa.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 13 de noviembre de 2010

Pensando una estructura que acompañe al Programa del Movimiento Scout

A partir de lo analizado la semana anterior es fácil constatar que el sistema tradicional de funcionamiento de una Asociación Scout nacional descansa en el modelo vertical de arriba hacia abajo.

No obstante, si tenemos en cuenta la época en la que vivimos (tecnologías disponibles, posibilidades de movilidad en aumento, flujo de información, reuniones vía skype, intercambio de documentos y control de cambios) y la evolución de la mentalidad y las relaciones, no existe razón alguna para no tener en cuenta una forma de funcionar basada en una red no piramidal para el área de Programa.

Esto producirá ventajas evidentes en cuanto al compromiso de los diferentes actores, a las posibilidades de cambios, a la precisión y a la pertinencia al Programa, por citar sólo algunas.

Después de tomar conciencia de las principales tareas que hay que asegurar a nivel nacional en cuanto al Programa de Jóvenes, hay que elaborar las estructuras necesarias para garantizar los mejores resultados en lo referido al liderazgo del proceso y al apoyo y animación de las acciones que se impulsen.

Puede verse necesario coordinar la acción de un cierto número de personas y de equipos, así como sus relaciones recíprocas como:
· El equipo nacional del Programa
· Equipos específicos para cada rama
· Directores de proyectos especiales
· Grupos de trabajo creados puntualmente para una tarea coyuntural
· La Dirección de Formación y su equipo de recursos adultos

Se pueden adoptar diferentes modelos en función de los recursos humanos y financieros disponibles, de la amplitud de la acción y del tipo de relaciones que estemos dispuestos a establecer.

Por ejemplo, se puede buscar un modelo más jerárquico u otro en el que se trabaje preferiblemente mediante consultas, disponiendo cada miembro de su propio equipo.

Además, no debemos olvidar que si queremos producir materiales (libros, manuales, carteles, folletos, etc.) son necesarios mucho tiempo y esfuerzo; puede ser útil disponer de una estructura propia para ello o de equipos específicos para producir ese contenido.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao
Ayudas al Programa: http://rodrigogcscouts.wordpress.com
Sigue a Scouts2012 – recursos educativos en Facebook: http://www.facebook.com/pages/Scouts2012-recursos-educativos/131769361193
Semana a semana visita el Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com
La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012

viernes, 5 de noviembre de 2010

Tareas complementarias en cada nivel territorial

En cada nivel territorial el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout requiere tareas complementarias.

Si el aspecto más visible del Programa de Jóvenes se ilustra a nivel local con las actividades realizadas por los jóvenes, hay que tener en cuenta otras tareas importantes que pueden constituir un fundamento sólido para el desarrollo de un producto educativo adecuado, capaz de producir un resultado significativo para el desarrollo de los jóvenes. También podemos identificar las siguientes tareas en el marco del programa de Jóvenes:

  • Los fundamentos: se aplican al conjunto de la Organización Mundial del Movimiento Scout y comprende nuestro objetivo (misión del escultismo), nuestros principios y nuestro Método. Nos permiten ser un único Movimiento sea cual sea el país o la región donde trabajemos. Los fundamentos, estipulados en la Constitución mundial están definidos a nivel mundial.
  • El desarrollo del Programa: cada Asociación Scout Nacional elabora y revisa su propio Programa de Jóvenes, teniendo en cuenta los fundamentos, la realidad (cambiante) del país y de las necesidades y expectativas de los jóvenes. Este proceso se suele hacer a nivel nacional pero puede repercutir a otros niveles, en función de las diferentes fases del trabajo.
  • La difusión del Programa: no basta con elaborar un magnífico Programa a nivel nacional, hace falta también realizar grandes esfuerzos para darlo a conocer a toda la Asociación, para formar a la gente, principalmente a los responsables, para producir documentos, etc… Se trata de una tarea garantizada a nivel nacional que puede beneficiarse a través de una estrecha colaboración a nivel regional que aporte un precioso apoyo a la realización o puesta en marcha del programa.
  • La puesta en marcha del Programa: se trata de poner en práctica nuestra oferta educativa, de ponerla a disposición de los jóvenes, esto se hace a nivel local y constituye la razón última de todos los esfuerzos invertidos en las tareas anteriores es ésta. Por otro lado, es útil un sistema de control puesto en marcha por los otros niveles para determinar los ajustes necesarios.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 29 de octubre de 2010

Tres principios para la implementación del Programa del Movimiento Scout

Hemos reflexionado en las semanas previas sobre el diseño y la difusión del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout. Llegado al momento de la implementación y la puesta en práctica, sugerimos considerar tres características:

• Fidelidad - Se deben respetar los elementos fundamentales del Movimiento Scout (objetivos, principios y método).

• Relevancia - Debe responder a las necesidades y aspiraciones de los jóvenes contemporáneos en un país determinado.

• Viabilidad - Debe ser adaptable y fácil de implementar a nivel local.

Lamentablemente, esta última característica, a veces, es pasada por alto.

En los cien años de historia del Movimiento Scout hubo oportunidades en las que se desarrollaron programas, que eran teóricamente muy interesantes y atractivos. Sin embargo, al ser puestos en práctica en el terreno resultaron demasiado rígidos o difíciles de aplicar.

Es preferible proponer un programa relativamente modesto, que pueda ser aplicado con éxito por un 90% de los dirigentes, en lugar de un programa muy ambicioso que solamente pueda ser llevado a cabo por dirigentes con mucha experiencia.

En síntesis, para garantizar el éxito, la política de Programa de Jóvenes y la de Recursos Humanos y Formación deben estar estrechamente vinculados.

Como movimiento educativo a nivel mundial, el éxito del Movimiento Scout radica en su capacidad de combinar estos diferentes niveles, desde la definición de los elementos fundamentales a nivel mundial a la ejecución del programa dentro de una comunidad local, de manera armoniosa y creativa.

La semana próxima veremos el importante rol que cumple el Equipo Nacional de Programa.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 22 de octubre de 2010

La difusión del Programa del Movimiento Scout a nivel territorial

La semana pasada destacamos la importancia de la tarea de diseño, pero diseñar un buen programa para los jóvenes no es suficiente.

También tiene que darse a conocer ampliamente.

Difundir el programa en toda la asociación es una tarea engorrosa.

Para empezar, es necesario elaborar, imprimir y distribuir documentos de alta calidad, presentados de manera clara y atractiva, tanto para los dirigentes como para los jóvenes.

Sin embargo, hay algo más que esto.

Hay que lograr un contacto directo con los dirigentes que son responsables de la ejecución del programa, a fin de que puedan presentarse y explicar claramente los detalles.

La difusión y entrega del Programa están estrechamente vinculadas a las tareas de formación de los dirigentes y a los equipos de soporte y animación territorial.

En otras palabras, cuando una asociación decide actualizar su programa, tiene que trabajar simultáneamente en el desarrollo del Programa de Jóvenes, en la creación de herramientas para fomentar la difusión y en la captación, formación y soporte de los dirigentes locales.

La semana próxima veremos en detalle tres principios que nos asegurarán la implementación del Programa.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao


sábado, 16 de octubre de 2010

La tarea de desarrollo del Programa del Movimiento Scout

Cada asociación nacional tiene la obligación de elaborar y actualizar periódicamente un programa para jóvenes, que se base en los elementos fundamentales del Movimiento Scout y tome en cuenta las necesidades y aspiraciones de los jóvenes.

Estas necesidades y aspiraciones varían en función del entorno sociocultural en el que los jóvenes viven, por lo cual no es útil para una asociación copiar un programa desarrollado por otra asociación en un contexto diferente.

Esas necesidades y aspiraciones también cambian de una generación a otra, porque los cambios de la sociedad en sí se dan periódicamente.

Esta es la razón por la cual el programa del Movimiento Scout debe ser actualizado en forma regular, respetando los elementos fundamentales del Movimiento.

Por otra parte, si esos cambios son lentos y tardan mucho en concretarse, cuando se los quiera implementar, ya habrán cambiado las necesidades y aspiraciones de los jóvenes a los que intentaban dar respuesta.

En el otro extremo, los cambios bruscos, repentinos y con poca participación de los actores que implementarán el programa generan resistencias que bloquean y dificultan la implementación.
Para encontrar un equilibrio en la difícil tarea de desarrollo del programa existen diversas metodologías de actualización.

Además como veremos la semana próxima, no alcanza con un buen diseño si fallan la difusión o la implementación.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

domingo, 10 de octubre de 2010

El sistema educativo del Movimiento Scout

Varias veces hemos mencionado la palabra sistema, pero ¿qué es un sistema?

La primera característica de cualquier sistema es que está orientado hacia una meta, lo que determina su estructura.

Un sistema está formado por diferentes elementos interactuantes.

Es un todo dinámico, donde la totalidad de los elementos interactuando es mayor que la suma de sus componentes por separado.

Un sistema también se basa en principios o normas, que rigen las relaciones entre los distintos elementos.

El Movimiento Scout es un sistema educativo.

En otras palabras, se dirige hacia el objetivo de educar a los jóvenes para que jueguen un papel activo en la sociedad y combina distintos elementos que interactúan de acuerdo con los principios fundamentales.

El Movimiento Scout es un sistema educativo abierto.

Esto significa que está en constante interacción con su entorno social.

Los elementos fundamentales del Movimiento Scout, tal como se define en la Constitución Mundial, son el Propósito, los principios y el Método Scout.

El sistema educativo del Movimiento Scout es desarrollado a partir de esta fuente original.

Todos los nuevos programas y todas las adaptaciones a los programas existentes se basan en estos elementos invariables: la Misión, el Propósito, los principios fundamentales y el Método scout.

Estos elementos se encuentran en el núcleo mismo de la identidad del Movimiento Scout y aseguran su unidad más allá de las adaptaciones necesarias para cada región.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 1 de octubre de 2010

El Programa del Movimiento Scout tiene elementos invariables y otros que se adaptan continuamente

La fuerza del Movimiento Scout radica en su maravillosa capacidad de adaptarse a una gran diversidad de culturas y paises y, dentro de nuestro país a diferentes realidades socio-culturales, distintos barrios e innumerables contextos familiares y regionales.

Pero esta flexibilidad, ¿no pone en peligro su identidad y su unidad?

Supongamos que todos fuéramos libres de adaptar los elementos del Movimiento Scout a nuestro gusto.

¿Cómo sería posible mantener lo suficiente en común, de modo que todavía pudiéramos reconocernos como miembros de un mismo movimiento?

Para responder a esta pregunta, es necesario distinguir entre aquellos elementos que son fundamentales, esenciales e invariables, y aquellos, que son variables:

  • Los objetivos, principios y el método definido a nivel mundial son los elementos fundamentales, esenciales e invariables;
  • Los elementos variables son los programas, construidos a partir de los elementos fundamentales, pero que cambian y evolucionan para adaptarse a las necesidades de cada época y de cada sociedad.

Es mucho más fácil adaptar algo a una variedad de situaciones, si podemos confiar en determinados elementos fundamentales que son claros, se encuentran bien definidos y nos sirven como base para construir a partir de ellos.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 25 de septiembre de 2010

¿Recibir pasivamente una instrucción estandarizada o aprender haciendo?

Baden-Powell señala que el Movimiento Scout alienta a los jóvenes a aprender por sí mismos en lugar de recibir pasivamente una instrucción estandarizada.
Por eso es importante comprender la ayuda que implica para cada joven fijarse los propios objetivos de su progresión personal.
Estos objetivos han de ser cada vez más personales a medida que el joven crece en edad.
Los jóvenes al unirse al Movimiento no sólo participan en actividades interesantes, sino que también encuentran respuestas a sus necesidades y aspiraciones.
Si una asociación no es capaz de atraer a los jóvenes y la mayor parte de su membresía la componen los menores de 14 años, es una señal de que su programa fue diseñado únicamente por los adultos, sin tener en cuenta las aspiraciones de los “jóvenes”.
El mundo de los jóvenes tiene dinamismo propio, centrándose en diversos y siempre cambiantes intereses.
Por esta razón, un programa real no puede ser definido de una vez para siempre.
La Política Mundial de Programa establece que cada asociación scout nacional no sólo es libre de desarrollar sus propias actividades, métodos y objetivos educativos, sino que también debe revisar periódicamente su programa cada cinco o diez años, con el fin de adaptarlo a la evolución del mundo de los jóvenes y de la sociedad en su conjunto.

La semana próxima analizaremos cuales son los elementos invariables del Programa del Movimiento Scout y cuales van cambiando cada tanto dando al Scoutismo su maravillosa capacidad de adaptarse a una gran diversidad de culturas.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 18 de septiembre de 2010

Una metodología, entre tantas, para actualizar el programa

Existen múltiples metodologías para actualizar el Programa del Movimiento Scout.
En las entradas anteriores hemos mencionado además que el Programa de Jóvenes que conocemos hoy surge de una construcción progresiva que se inicia en Mafeking, se alimenta de Brownsea y de otras experiencias de esa misma época como los “Woodcraft Indians” de Ernest Thompson Seton y continúa su evolución a lo largo de las siguientes décadas.
Por último señalamos que hace veinte años la 32 ª Conferencia Scout Mundial adoptó una Política Mundial de Programa, basado en la idea de que el programa de jóvenes no es algo que se defina de una vez para siempre, sino que debe adaptarse a las necesidades y aspiraciones de los jóvenes de cada generación y en cada país.
Esta definición tiene la ventaja de hacer hincapié en que todo lo que hacen los jóvenes en el Movimiento tiene que basarse en las necesidades y aspiraciones de los jóvenes y, a la vez, debe estar orientado hacia el propósito y los principios del Movimiento Scout y, por último, ejecutado incluyendo los elementos del método Scout.
El otro elemento clave en la Política Mundial es que se refiere a un programa "por" los jóvenes, a diferencia de un programa "para" los jóvenes.
Esto significa que es un programa desarrollado a partir de las aspiraciones de los jóvenes, y con su participación, ya que son los principales agentes de su propio desarrollo.
Esto no significa, sin embargo, el rechazo de una presencia estimulante y educativa de los dirigentes adultos.
Cuando Baden-Powell visitó Argentina y Chile en 1909, en un improvisado discurso en el Instituto Nacional de Chile, describió su concepto de educación con la imagen de la carnada que el pescador pone al final de su gancho (por ejemplo, un gusano o un insecto), la cual no tiene nada que ver con lo que le gustaría comer al pescador, sino que, por el contrario, corresponde al gusto de los peces.
Es decir, los jóvenes no se van a acercar al Movimiento porque están interesados en el desarrollo armónico de su personalidad, sino que se convierten en Scouts porque se les ofrece la oportunidad de participar en actividades atrayentes.
Sin embargo, nosotros como dirigentes sabemos que una actividad tiene que ser algo más que atrayente para que sea educativa.
Por ejemplo, que ayude a los jóvenes a adquirir las habilidades que necesitan para desarrollarse.
El papel del adulto es canalizar la motivación de cada joven y su entusiasmo en un proceso educativo natural.
Por eso, promovemos que el programa se base en objetivos educativos.
Un programa que sólo propone actividades sin destacar los objetivos educativos que subyacen a estas actividades corre riesgo de caer en la trampa del "activismo": las actividades se repiten de forma pasiva y su calidad disminuye gradualmente.
En síntesis, cuando un programa no está orientado a objetivos es difícil percibir hacia dónde va y también será complejo adaptarse a las nuevas necesidades, convirtiéndose en obsoleto con el tiempo.
La semana próxima profundizaremos un poco más el rol protagónico de los jóvenes en el programa del Movimiento Scout.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 10 de septiembre de 2010

La implementación del programa en el patio de Grupo

La implementación del Programa del Movimiento Scout en el patio de grupo, muchas veces, es tironeada por los peligros que puede acarrear resaltar un extremo u otro del juego dialéctico referido en las entradas de las semanas previas.
No por nada, hubo presión sobre el movimiento en algún momento, para destacar los rasgos más opresivos, conservadores y aristocráticos.
En sus libros Baden-Powell presenta una caricatura grotesca de lo que llama “militarización” del método y su crítica de esos campamentos donde todo estaba armado por los adultos en cuadriculas “uniformes”, donde se eliminaba la originalidad personal de los jóvenes.
En el Jamboree Mundial de 1998 vimos con asombro como algunas Asociaciones Scouts Nacionales del norte de nuestro continente organizaban así sus sectores de acampe.
Sin embargo, ningún extremo es bueno y, aplicar la “pedagogía democrática”, no es erradicar el “enseñar y aprender” (no confundir con el binomio “enseñanza-aprendizaje”) y reemplazarlo solamente por “aprender a aprender” porque el aprender siempre es personal y no puede estar “dirigido” desde afuera.
Por eso insistimos tanto con el rol del adulto, ese “lugar dialéctico” del otro que enseña, donde no solamente el adulto ocupa un lugar, sino también el joven. En este sentido el enseñar es generar situaciones de aprendizaje.
Acotarse a propuestas rígidas que limitan la posibilidad real de explorar por parte del joven y ahogan la creatividad va contra la propuesta original de Baden-Powell que promueve un rol activo del joven en su auto-formación.
Extremar el rol del dirigente o el valor de ciertos contenidos por encima del aprender haciendo es un riesgo de implementación al que también debemos estar atentos.
Otro riesgo de la implementación del programa es ser extremista al priorizar al otro en el binomio, sea magnificando el peso del dirigente o, en el otro extremo, el desdibujar el rol del otro dentro del método y del “contenido”. No contenido entendido solamente como contenido teórico a ser aprendido, sino como propuesta en sentido amplio. ¿Escucharon alguna vez que los rovers se manejan solos?
La semana próxima empezaremos a analizar las diferentes metodologías para actualizar el Programa del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 3 de septiembre de 2010

El Desarrollo del Programa a nivel nacional

La Política Mundial de Programa está basada en la necesidad de coordinar la actualización del Programa de Jóvenes como un proceso progresivo de adaptación y cambio (evolución), en lugar de la introducción de cambios “revolucionarios", como sucedió en la asociación scout del Reino Unido, entre otras, a fines de los años sesenta -busca en Wikipedia "El informe de avance de los Jefes Scouts (1966)"-.
La Política Mundial de Programa señala las muestras de un alejamiento de la misión del Movimiento Scout que se dan en algunos países:
  • El definirse como un movimiento de educación no formal pero solamente utilizar métodos recreativos, fallando en alcanzar su objetivo.
  • Pretender preparar la persona para que aporte una contribución positiva a la sociedad sin ofrecer posibilidades concretas de relacionarse con las realidades sociales en la propuesta de actividades y servicios.
  • Definirse como un movimiento para los jóvenes de todas las edades, particularmente adaptado a los adolescentes, pero volcar sus esfuerzos a las ramas menores y crear opciones pre-lobatos.
Además de estas observaciones, la Política Mundial de Programa considera necesario establecer una estructura de soporte y animación territorial y la asignación de recursos humanos y económicos suficientes para poder apoyar la implementación adecuada en los grupos.

La semana próxima nos dedicaremos a la implementación del Programa del Movimiento Scout en el patio de grupo.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 27 de agosto de 2010

Hoy, a 20 años de la Política Mundial de Programa

Las semanas anteriores hicimos un repaso del proceso de evolución del Programa Educativo del Movimiento Scout desde la experiencia de Brownsea en 1907 hasta hace veinte años.
No hicimos ese corte en 1990 porque sí.
Queremos dedicarle brevemente unos renglones al hito que fue la Política Mundial de Programa del Movimiento Scout aprobada por la Conferencia Scout Mundial de París en 1990.
En la Conferencia Scout Mundial previa, en Melbourne en 1988, la Organización Mundial del Movimiento Scout presentó el documento "Hacia una Estrategia para el Movimiento Scout" donde identificó ciertas debilidades en el área del Programa de Jóvenes, al cual consideraba el medio esencial por el que se realiza el propósito del Movimiento y por el que los jóvenes se sienten atraídos por el Movimiento Scout y prefieren quedarse.
La Política Mundial de Programa sirve de marco al trabajo de las asociaciones nacionales en la actualización e implementación de sus programas.
Ella define al Programa de Jóvenes como el proceso progresivo de educación y desarrollo personal que cubre la experiencia en el Movimiento Scout con el objetivo que los jóvenes sean mejores ciudadanos y, en su forma más básica, comprende la totalidad de lo que hacen (las actividades), cómo lo hacen (el método scout) y la razón por la cual lo hacen (el propósito).
  • El conjunto: El Programa de Jóvenes cubre la totalidad de la experiencia de un joven en el Movimiento. Es un proceso progresivo de educación y de desarrollo personal.
  • Qué: El Programa de Jóvenes engloba todas las actividades en las que participan los jóvenes miembros del Movimiento. Deben ser atractivas y constituir un desafío para los jóvenes.
  • Cómo: Fundamentalmente el Programa de Jóvenes aplica el método Scout en la realización de las actividades.
  • Por qué: El Programa de Jóvenes es el medio por el que se logra el propósito del Movimiento, conforme a sus principios fundamentales.
La Política Mundial de Programa explicita como novedad tres ejes que aseguran que el programa se mantenga acorde a las necesidades e intereses cambiantes de los jóvenes y de la sociedad:
  • El desarrollo del programa a nivel nacional.
  • La implementación del programa a nivel local.
  • Las estructuras de soporte y animación territorial del programa.
En las próximas entradas vamos a explicar brevemente en qué consiste el desarrollo y la implementación según sea el nivel nacional o local y, luego dedicaremos un tiempo a analizar los elementos necesarios para que una metodología de actualización del programa sea exitosa y no se aparte de los fundamentos del Movimiento Scout.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 21 de agosto de 2010

Los primeros 80 años del programa del Movimiento Scout

Hemos visto que el concepto de Programa de Jóvenes tal y como lo conocemos hoy es relativamente reciente.
Al principio, el programa scout era entendido como un conjunto determinado de actividades concebidas por B-P y publicadas en "Escultismo para Muchachos".
Por eso no parecían destinadas ni a evolucionar ni a ser modificadas.
La propuesta de "Escultismo para Muchachos" de 1908 daba a los jóvenes una "auto-formación" que haría de ellos buenos ciudadanos.
Pero a comienzos de 1914 B-P introduce el concepto de formación de los dirigentes y luego las asociaciones establecieron las estructuras de "adiestramiento".
B-P, sin duda sin quererlo, contribuyó a fortalecer esta situación creando un sistema atractivo de reconocimiento: la insignia de madera. A continuación en 1919 escribe "Guía para el Jefe de Tropa", reforzando el rol de dirigente por sobre la "auto-formación" del joven y sus pares de la patrulla.
Cuando no se percibía la necesidad de desarrollar el Programa de Jóvenes; era el adiestramiento de dirigentes lo que recibía la atención y se lo entendía como la forma de corregir la implementación del programa en los grupos.
El adiestramiento de los dirigentes se benefició así de ideas nuevas en materia de contenido y métodos, muchos desarrollados fuera del Movimiento Scout pero adaptados a él.
En cambio el programa permaneció sin cambios hasta después de la post-guerra cuando, en los Scouts de Francia, Michel Menu asume como Comisionado Nacional de la Rama Scout y se anima a modificar el esquema en que había derivado el Scoutismo al internacionalizarse (se había diluido la ciudadanía activa) ante el diagnóstico de que la juventud francesa había descubierto la modernidad a través de las tropas americanas estacionadas allí y ya no sentía atraída por una propuesta que se había "aburguesado".
Menu encuentra eco en Pierre Goutet, el ex Comisionado Nacional Rover antes de la guerra, quienes convencen al Consejo Nacional de realizar un cambio radical en el método educativo.
Menu no solamente agrega una rama entre los Scouts y los Rovers, sino que pone el eje en la aventura, en la reconstrucción social del país y recupera ideas originales del woodcraft con la doctrina religiosa del Padre Marcel Forestier (algunos abran leído su libro "Escultismo, ruta de libertad").
Complementariamente Goutet pone el énfasis de los Rovers en revisar todos los puntos de vista sociales y religiosos para "abrir" el Movimiento Scout al mundo nuevo que surgía luego de la guerra, trascendiendo el mirar el afuera como quien analiza un insecto bajo una lupa para pasar a la acción concreta y transformadora en la comunidad cercana.
Mientras, el proceso de desarrollo en capacitación de los dirigentes condujo a inquietudes sobre la implementación en los grupos y a la evolución desde un programa entendido como "conjunto de actividades" a un programa entendido como "método" aplicable a nuevas actividades y proyectos.
Así es como el Programa de Jóvenes se convierte en una entidad distinta de la Formación de los dirigentes recién en la segunda mitad del siglo de vida del Movimiento Scout.
Como los "programas" scouts empezaban a evolucionar y se percibía la necesidad de ponerlos al día, numerosas asociaciones modificaron sus estructuras en función de las circunstancias nuevas y el desarrollo del programa vio la luz, de manera más o menos organizada a través de equipos nacionales de rama y espacios de actualización como indabas y congresos.
De esta forma a mediados de la década del '70, para numerosas asociaciones el Subjefe Scout o un equipo de Comisionados de ramas estaban encargados del programa y, en otros casos, era el mismo Comisionado Nacional de Formación o su equipo.
Este desarrollo desigual del área de Formación (y del equipo de formación) con funciones y responsabilidades claramente definidas y bien aceptadas, contrastó, al principio, con el área de Programa (como visión integradora), función que, en muchas asociaciones scouts nacionales, tardó en ser legitimada por una política.
Cuando se tiene un equipo de Comisionados de ramas (Comisionados lobatos, scouts, etc.), la cuestión que se plantea es la de la responsabilidad global y de la coordinación.
Cuando el Comisionado Nacional de Adiestramiento y su equipo son también responsables del programa, nos enfrentamos a un conflicto de prioridades.
Es poco probable que las dos funciones puedan ser desempeñadas de manera adecuada por una sola persona, o incluso un solo grupo de personas. Tanto el adiestramiento de adultos como el Programa de Jóvenes requieren compromisos totales de dirigentes voluntarios y profesionales, investidos de responsabilidades claramente definidas y distintas.
Recién en 1990 la Conferencia Scout Mundial de París aprobó una Política Mundial de Programa del Movimiento Scout. Pero de ella nos ocuparemos la semana próxima.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 13 de agosto de 2010

De una pedagogía democrática aristocrática a líderes sociales para el cambio

Baden-Powell, era un adelantado para la concepción victoriana de la educación de 1900, pero a la vez era un digno hijo de su tiempo.
Por eso, en sus libros propone lo que mi Jefe de Tropa Patricio llama una “pedagogía democrática aristocrática”.
Es democrática porque fomenta la “participación y la decisión colectiva”, pero, a la vez, es aristocrática, porque da un camino de ascenso donde el joven va logrando crecer. Otorgando un lugar “a los mejores” (patrulla de guías, la corte de honor, el consejo de la ley).
Quiero ser respetuoso y a la vez claro en esto, Baden-Powell no es elitista, él considera que todos debían llegar a tener la posibilidad de liderar el pequeño grupo. Sin embargo, eso no siempre sucede cuando se lo aplica en los Grupos.
Por otra parte, Baden-Powell es un adelantado a las tendencias educativas de comienzos del Siglo XX. Un verdadero “revolucionario”, porque su consejo de dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos, convirtió al Movimiento Scout en escuela de líderes para el cambio social.
Es también un adelantado porque desde el inicio no plantea un movimiento para escogidos, sino para todos.
Si releemos su libro “Guía para el Jefe de Tropa” vemos que también es un salto adelante que el dirigente no tuviera el rol prevaleciente que existía hasta ese momento en muchas propuestas educativas de 1900.
Por otra parte, su idea del Sistema de Patrullas, ampliada por Roland Philips, propone aprender en grupo, lo que nos recuerda el concepto de andamiaje y zona de desarrollo próximo de Lev Vygotsky que analizamos previamente.

Y da un lugar importante a los compañeros del grupo primario (el equipo, la patrulla), y en especial al guía en la construcción de la propia autoestima.
La semana próxima repasaremos como fueron todos los cambios introducidos a la propuesta de "Escultismo para Muchachos" desde 1907 hasta la Política Mundial de Programa de 1990.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 6 de agosto de 2010

La lógica de la pedagogía democrática y el aprender haciendo

En el apartado anterior analizamos cómo a partir de la década de los ‘60 el Movimiento Scout reforzó la intuición original de Baden-Powell con la pedagogía de proyectos.
En esa misma época más tenuemente y, con más fuerza a partir de mediados de los ’80, la propuesta del Movimiento Scout da una vuelta de rosca al "aprender haciendo" original de 1907 con lo que mi Jefe de Tropa Tero llama “la lógica de la pedagogía democrática”.
Es decir, somos todos iguales, todos podemos aprender algo del otro y, en el fondo, nadie puede enseñar a nadie si el otro no quiere aprender.
Por lo cual no se enseña, sino que uno aprende haciendo. Este es el eje del famoso “learning by doing” que propone Baden-Powell.
En este idea, una lista de contenidos mínimos en sí misma no tiene tanta importancia, sino que cobra mayor peso el desafío, personal y grupal, de aprehender la realidad a través del juego y los proyectos de acción.
En esto radica, la actualización de los ‘80.
Una idea que, si bien no contradice a Baden-Powell, se diferencia de las pruebas para obtener la segunda o primera clase y actualiza la forma de aplicar el método.
La semana próxima analizaremos el paso de la "pedagogía democrática aristocrática" de la patrulla de Guías y la Corte de Honor a la "pedagogía democrática participativa" del aprender en grupo, el concepto de andamiaje y la zona de desarrollo próximo que ya vimos al analizar la pertenencia a pequeños grupos.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 30 de julio de 2010

La lógica pedagógica de B-P

Haremos el intento de resumir la lógica pedagógica de B-P analizada hasta aquí, con el riesgo de simplificar demasiado y dejar cosas afuera.
En la propuesta original de Baden-Powell en "Escultismo para Muchachos" el joven desarrolla su auto-formación superando pruebas.
A partir de la década del ’60 la propuesta del Movimiento Scout agrega como eje central de la acción la pedagogía del “proyecto”.
Esta opción por la metodología de proyectos prioriza que el joven haga una “descubierta” que le plantee una situación problema, se fije objetivos a lograr, realice una análisis de factibilidad que considere los antecedentes sobre la situación problema, los recursos que debe poseer (recursos materiales, humanos, competencias a adquirir), se plantee indicadores de logro y se organice para alcanzarlos.
Este proponerse objetivos de logro, que son expresados en líneas de acción en su Bitácora, Agenda o Cartilla de Progresión según el grupo de edad, lo vimos reflejado, en cierta medida, cuando mencionamos el modelo de aprendizaje de John Dewey. Pero volviendo a lo cotidiano, en el párrafo anterior descubrimos también iniciativas como “Scouts del Mundo” o, simplemente, el “sistema de empresas” de la Rama Caminantes.
Y aquí enlazamos con el planteo original de “Escultismo para muchachos”, el joven logra su auto-formación, ya no superando pruebas sino generando proyectos, a veces en pequeños grupos y, otras veces personales.
Según el grupo de edad el Programa del Movimiento Scout irá dando más prioridad a los proyectos del pequeño grupo o a los personales (en las ramas mayores).
Es decir, el preparar una actividad de equipo o patrulla me permite, en el presente o en el futuro, encarar una propuesta individual. Y viceversa.
Y en este diálogo de ida y vuelta, la síntesis es la construcción de la identidad del joven.
Por eso, cuando va finalizando su tránsito en el Movimiento Scout, en la Rama Rovers, le proponemos que realice una opción, a la que llamamos “proyecto de vida” en tres aspectos: el vocacional como persona, el cívico como ciudadano y, como ser transcendente en el sentido de su fe.
Pero además le agregamos un “plus”, este proyecto de vida, debe encarnarlo con sentido de servicio en su entorno (la sociedad, su iglesia, su familia). Este es el sentido del compromiso previo a la Partida Rover.
A partir de la semana próxima repasaremos la evolución de la lógica de la pedagogía democrática y el aprender haciendo en el Movimiento Scout.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

lunes, 26 de julio de 2010

El aprender haciendo y la progresividad del programa

Hemos visto que la concepción de que el programa es progresivo nace del principio de que somos seres sociales que aprendemos mejor a través de actividades con otras personas, siguiendo un proceso similar al modelo de aprendizaje de John Dewey, es decir:

  • Tomar conciencia del problema.
  • Definir el problema.
  • Proponer hipótesis para resolverlo.
  • Evaluar las consecuencias de la hipótesis a partir de la experiencia pasada.
  • Prueba de la probable solución.

Teniendo en cuenta este punto de vista de la naturaleza humana, el Movimiento Scout prefiere antes que una charla magistral experimentar y descubrir el mundo real a través de actividades que se centran en los intereses de los jóvenes.

De aquí surge el elemento que ya hemos analizado y que resumimos en forma sintética como "Aprender Haciendo". Dicho elemento se apoya en:

  • Énfasis en el aprender haciendo: cada proyecto debe ser una experiencia práctica de aprendizaje.
  • Fuerte énfasis en la resolución de problemas y el pensamiento crítico
  • Pertenencia a un pequeño grupo de trabajo para el desarrollo de habilidades sociales (grupo primario)
  • La comprensión y la acción como las metas de aprendizaje en oposición al conocimiento memorístico
  • La colaboración y el aprendizaje cooperativo en la realización de los proyectos
  • Educación para la responsabilidad social y la vida democrática (ciudadanía)
  • Integración de servicios a la comunidad como otra oportunidad de aprendizaje
  • Poner mayor acento en comprender el proceso y aprender de lo realizado por sobre el conocimiento de una técnica en particular
  • El énfasis en el aprendizaje de por vida y en la adquisición de habilidades sociales
  • Auto-evaluación por la evaluación de los proyectos realizados y los logros obtenidos

A partir de la semana próxima repasaremos la evolución de la lógica pedagógica del Movimiento Scout desde las pruebas de 'Escultismo para Muchachos' al día de hoy.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 17 de julio de 2010

Ideas sobre progresividad del Programa contemporáneas a B-P

No es nuestra intención volvernos “académicos” y ponernos a hablar de detalles de pedagogía porque perderíamos el estilo que llevamos hasta aquí. Solamente haremos una breve referencia a quienes, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, coincidieron con la concepción original de Baden-Powell. Desde ya pedimos disculpas a los eruditos por algunas simplificaciones que haremos para no extendernos.
Quienes han oído sobre los inicios del Movimiento Scout en Argentina en 1909, recordarán que luego de la conferencia de B-P en la Asociación Cristiana de Jóvenes, ésta comisiona a Russell D. Christian para que viaje a Estados Unidos a estudiar los programas del movimiento "Woodcraft Indians" de Ernest Thompson Seton.
¿Por qué no viajó a Londres a estudiar el tema con B-P? ¿Quiénes eran los "Woodcraft Indians" de Ernest Thompson Seton?
Para aquellos primeros años donde el Movimiento Scout era apenas el “hobby” de un señor inglés (según las palabras de B-P en la conferencia de Buenos Aires) las ideas de Ernest Thompson Seton, que dedicó su vida al estudio de la naturaleza, el estilo de vida de los indios norteamericanos y el arte de los bosques (Woodcraft), eran más cercanas y se percibían más “americanas” y “menos militaristas” que la propuesta de Baden-Powell.
En 1910 en el “Manual del Scout” de los Boy Scouts of America Ernest Thompson Seton escribe:
"El Movimiento Scout y el Woodcraft que promuevo comenzaron a tomar forma en Estados Unidos hace unos diez años. Debido a que el indio idealizado de Hiawatha siempre ha defendido como modelo la vida al aire libre, la artesanía en madera y la exploración, llamé a su hermandad " Woodcraft Indians". En 1904 me fui a Inglaterra a continuar el trabajo allí y, sabiendo que el General RSS Baden- Powell era el principal impulsor del movimiento scout en el ejército británico, le invité a cooperar para que el movimiento se hiciera popular. En consecuencia, en 1908 organizó su Movimiento Scout, incorporando los principios de los indios con otras características éticas y sumando el ahorro, los simulacros de incendio, etc Así como dándole una organización militar, en parte, y todo compilado cuidadosamente en un manual fascinante. Todo el pasado que es aplicable en los Estados Unidos (A partir de Escultismo para Muchachos) se ha incluido aquí, con el debido crédito al General Baden-Powell, y combinado con el Birch-bark Roll."

En resumen B-P conoció a Thompson Seton, recibió una copia del libro "Birch-bark Roll", rápidamente “compró” las ideas de Seton acerca del "arte de los bosques" y acordaron trabajar en conjunto.
Además también le debemos a los "Woodcraft Indians" de Seton una inspiración de la pertenencia a pequeños grupos que en 1902, cinco años antes que la experiencia de Brownsea, propone que los jóvenes elijan entre sus pares un Jefe, un Subjefe, un Guardián de la correspondencia (secretario) y un Tesorero. Esta idea, unida a la experiencia de los cadetes de Mafeking, resultó en lo que conocemos como el “Sistema de patrullas” de B-P, popularizado luego por Roland Philips en su libro.
Al mismo tiempo en que Ernest Thompson Seton asume como Jefe Scout Nacional de los Boy Scouts of America (BSA), en dicho país se conocen dos propuestas cercanas al planteo de programas progresivos del Movimiento Scout.
Por un lado, Francis Parker, un Supervisor escolar de Massachusetts que se oponía a aprender de memoria, creía que no había ningún valor en el conocimiento sin entender y sostenía que la educación debía fomentar la creatividad sintetizando las ideas de Froebel, Pestalozzi y Herbart de fines del siglo XIX.
Por otra parte, John Dewey, un filósofo y psicólogo de Chicago, estudió cómo una escuela puede convertirse en una comunidad cooperativa desarrollando al mismo tiempo en los jóvenes sus propias capacidades y satisfacer sus propias necesidades. Su modelo de aprendizaje comprende los siguientes pasos: tomar conciencia del problema, definir el problema, proponer hipótesis para resolverlo, evaluar las consecuencias de la hipótesis a partir de la experiencia pasada y prueba de la probable solución. Como veremos en la próxima entrada, algo similar a los pasos del sistema de empresas o del ciclo de programa.
La semana próxima retomaremos a partir de este planteo de Dewey.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 9 de julio de 2010

El adulto como mediador del aprendizaje

De lo visto la semana pasada, sacamos en limpio que las convicciones que transmite son:
  • Entiende al método scout como un ‘Gran Juego’.
  • Se apoya en el concepto de ‘juego social’ (para ver una ampliación de lo reseñado en la entrada anterior, podemos buscar en los Documentos Básicos 1 y 2 – Apuntes para el Juego Scout).
  • Presenta los valores de manera atractiva y ayuda a los jóvenes a identificarse con ellos.
  • La imaginación y basarse en los intereses de los jóvenes son dos elementos fundamentales del juego social y, por lo tanto, del ‘juego scout’.
Llegados a este punto, quiero hacer un paréntesis para rescatar un concepto que me señalara quien fuera mi Jefe de Tropa Scout, Patricio 'Tero'.
Lev Vygotsky fue un psicólogo bielorruso, uno de los más destacados teóricos de la psicología del desarrollo, descubierto y divulgado por los medios académicos del mundo occidental en la década de 1960.
Este psicólogo postula la zona de desarrollo próximo como la diferencia entre las habilidades que posee un joven y lo que puede llegar a aprender a través de la guía o apoyo que le puede proporcionar un adulto o un par más competente.
Este concepto tan baden-powelliano se basa en el desarrollo del potencial de cada joven.
Un primer nivel, el desempeño actual, consiste en trabajar y resolver tareas o problemas sin la ayuda de otro, este nivel basal es comúnmente evaluado en las escuelas.
El nivel de desarrollo potencial es el nivel de competencia que el joven puede alcanzar cuando es guiado y apoyado por otra persona.
Vygotsky llama “andamiaje” a la idea de que un referente significativo medie entre la tarea y el joven.
Como hemos visto al analizar el concepto de grupo primario en el aprender haciendo, ese referente puede ser un par -como un compañero de su patrulla o equipo- o también un adulto – como su dirigente -.
La semana próxima veremos como B-P y los "Woodcraft Indians" de Ernest Thompson Seton plantean 100 años atrás, y sumando a la idea de Vygostky recién referida, la pertenencia a pequeños grupos y la progresividad del programa.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 3 de julio de 2010

El carácter educativo del juego y el adulto como facilitador

El carácter educativo del juego que marcamos en la entrada anterior está acentuado por la intervención del adulto como facilitador de la presencia de los elementos citados (acción, imaginación, asociación, responsabilidades, reglas y espacio) y la interrelación entre ellos.
Como marcamos la semana pasada, el juego está en la base de nuestra propuesta educativa a lo largo de las diferentes ramas y no es algo exclusivo de los niños:
  • Los jóvenes realizan aprendizajes significativos cuando tienen la oportunidad de explorar el medio en que se desenvuelven.
  • La forma privilegiada de aprendizaje se da por medio del juego.
  • La misión del Equipo de Dirigentes es servir de facilitadores de ese juego.
  • El protagonista del juego es el joven, con sus características, necesidades e intereses.
  • Resulta fundamental, entonces, que el Equipo de Dirigentes conozca las características del grupo de edad en el cual trabaja, tanto en general como en particular.
  • El/la joven se desarrolla en un ambiente determinado, el cual también debe ser conocido por los dirigentes, tanto en lo más cercano al joven (hogar, barrio, escuela), como en lo más lejano a él (ciudad, provincia, región).
  • Los jóvenes crecen en la medida en que se interrelacionan con el medio a través del juego.
  • El Juego es el espacio de experimentación donde el/la joven aprende la realidad dentro de límites ciertos y adecuados.
  • Nuestro Proyecto Educativo acude a este concepto y lo llama Juego Scout, y en él basa los conceptos de Método Scout y de Programa de Jóvenes.
La semana próxima veremos cual es el rol que tiene el adulto como mediador de este juego y los conceptos de zona de desarrollo próximo y andamiaje.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao