martes, 29 de diciembre de 2015

“LA FORMACIÓN” AL SERVICIO DEL PROGRAMA

Como contábamos la semana pasada a partir de 1980 empezó en nuestras Asociaciones Scouts a aparecer la figura de un Dirección Nacional de Programa que se dedicara principalmente a la gestión integral del programa, más allá de las particularidades de las ramas. 
Esta introducción de un coordinador nacional de programa educativo, si bien trajo mejoras en la gestión del programa, también acarreó conflictos en la lógica que hasta ese momento prevalecía en la estructura institucional. 
Los formadores y el área de formación que durante muchos años habían tenido una influencia muy grande en la definición de la propuesta educativa de cada asociación scout nacional, ahora debían autolimitarse y compartir dicho espacio de “poder”. 
En dicha época era muy usual escuchar a los dirigentes institucionales un “latiguillo” que aunque generosamente repetido en muchos discursos asociativos no siempre se concretaba en la realidad. 
La frase más o menos repetida afirmaba que “la formación está al servicio del programa” recordando la relación adecuada que debía existir entre las áreas como explicábamos en los posteos previos.
La frase proponía desde el discurso todo un estilo de gestión institucional y a la vez una ética para el formador. 
La formación no era un espacio de debate de los conceptos de programa, para tal fin se institucionalizaron otras instancias en la cual los adultos (educadores de jóvenes, dirigentes institucionales, formadores y en algunos casos los padres) tenían la posibilidad de debatir reflexionar y realizar propuestas.
La semana próxima cerraremos este serie de posteos con un racconto de cómo derivo esta tendencia a partir de los años ‘90.
Siempre listo, rodrigo 

Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
+ El Programa de Jóvenes en el Siglo 21: http://tinyurl.com/programa-de-jovenes-scouts
+ El Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com 
+ La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012 
+ La Animación Territorial en Programa: http://tinyurl.com/animacionterritorialprograma 
+ Las Convicciones Originales de Baden-Powell: http://tinyurl.com/conviccion-original-BP 

+ La Intuición original de Baden-Powell: http://tinyurl.com/intuicion-original-BP

lunes, 21 de diciembre de 2015

UN POCO DE HISTORIA SOBRE MÉTODOS EDUCATIVOS EN EL MOVIMIENTO SCOUT

Revisando en la historia del Movimiento Scout encontraremos que, desde un principio, existieron dirigentes que se ocuparon tanto del Programa de Jóvenes como de la capacitación y formación de los educadores scouts. Sin embargo, como recordarán los que “pintan canas”, el área de formación fue la que primero se institucionalizó, empezó a dictar cursos y armó un “escalafón” de formadores, el cual tenía como reconocimiento el otorgamiento de la tercera y cuarta cuenta del collar de la Insignia de Madera. Desde lo simbólico, todas estas acciones reforzaron el status del área en la estructura de las Asociaciones Scouts Nacionales y le otorgaron un prestigio y, en consecuencia un “halo” de poder (o mejor dicho, de influencia institucional) a los voluntarios que se dedicaban a la formación. En el sentido opuesto, en gran parte de ese camino, la gestión del Programa de Jóvenes de las Asociaciones Scouts se distribuía entre diversos “Comisionados de Rama”. La diferencia radicaba en que, tanto estos dirigentes que llegaban a una posición nacional, como los integrantes de sus equipos (cuando los había), solamente contaban con la experiencia y formación que habían recogido para trabajar con los niños y jóvenes en los Grupos Scouts, sin contar con una capacitación formal y específica para el rol que asumían. Por otra parte, dichas Comisiones de Rama muchas veces solían trabajar cada una con sus propias prioridades, sin una coordinación y hasta con diferentes formas de interpretar el Programa. Como resultado de esta fragmentación organizativa las propuestas educativas eran muchas veces divergentes y no era común contar con una Políticas de Programa clara y unívoca. En los años ‘80 del siglo pasado empezó en nuestra Región Interamericana a imponerse, poco a poco, la necesidad de que cada Asociación Scout contara con una Dirección Nacional de Programa que se dedicara principalmente a la gestión integral del programa, más allá de las particularidades de las ramas. Como consecuencia de este impulso empezaron a dictarse conferencias, cursos y seminarios y también se produjeron documentos específicos para el Programa de Jóvenes. Además en algunas Asociaciones Scouts Nacionales, esta tendencia impulsa renovaciones aún más integradas del programa, la primera aproximación al bosquejo de políticas de programa y la redacción de algunos de los primeros Proyectos Educativos. Siempre listo, rodrigo Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
+ El Programa de Jóvenes en el Siglo 21: http://tinyurl.com/programa-de-jovenes-scouts
+ El Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com 
+ La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012 
+ La Animación Territorial en Programa: http://tinyurl.com/animacionterritorialprograma 
+ Las Convicciones Originales de Baden-Powell: http://tinyurl.com/conviccion-original-BP 

+ La Intuición original de Baden-Powell: http://tinyurl.com/intuicion-original-BP

sábado, 12 de diciembre de 2015

ARMAR UN EQUIPO DE MÉTODOS EDUCATIVOS EN EL TERRITORIO

Habíamos planeado cerrar esta serie de posteos que empezamos en enero pasado con el que publicamos la semana pasada (“En la cancha se ven los pingos”), el cual pretendía ser una especie de mensaje de envío a quienes estaban por iniciar la valiosa tarea de la Animación Territorial del Programa de Jóvenes luego de habernos acompañado estos meses.

Sin embargo, en la semana, comentando con algunos hermanos scouts sobre las enriquecedoras vivencias recogidas en el Encuentro Nacional de Formadores nos pareció oportuno armar unas 4 publicaciones más que dedicaremos a destacar la importante tarea conjunta con los otros equipos del territorio.

Entre las principales relaciones que conviene establecer con los demás integrantes del Equipo territorial las prioritarias son con el área de “Adultos en el Movimiento Scout” y el respectivo Equipo de Formación. 

El actuar ambos equipos como un solo equipo de métodos educativos con iniciativas y estrategias coordinadas entre ambos será una garantía del éxito de nuestra tarea. 

La Política Mundial del Programa estipula claramente: 
“Juntos, los responsables del programa de Jóvenes y de la formación de los educadores adultos en el seno de una Asociación Scout Nacional debería: -Analizar el papel de los educadores, -Identificar sus necesidades en materia de formación y desarrollo personal, -Evaluar la eficacia del desarrollo personal y su impacto en la puesta en marcha del Programa de Jóvenes.” 

La 37 Conferencia Scout Mundial aprobó una resolución que reconoce esa estrecha relación y que anima a las Asociaciones a crear estructuras que relaciones a los responsables del Programa de Jóvenes y de los Recursos Humanos. En su Resolución 10/05 sobre las estructuras de los métodos educativos la Conferencia: 
• Reconociendo que es imposible desarrollar un Programa de Jóvenes sin prever las consecuencias de la gestión de recursos adultos (por ejemplo: reclutamiento, apoyo, formación y supervisión de educadores adultos) e igualmente es imposible gestionar los recursos adultos con independencia del Programa de Jóvenes.Incita a las Organizaciones Scouts Nacionales a revisar o elaborar una estructura que permita un acercamiento integrado del Programa de Jóvenes y de los recursos adultos, por ejemplo creando un Comité o un órgano que supervise y coordine el trabajo de los departamentos responsables del Programa de Jóvenes y de recursos de adultos. 

La semana próxima dedicaremos un tiempo a repasar la evolución histórica de esta relación privilegiada entre Programa de Jóvenes y la formación de los recursos humanos del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo 
Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
+ El Programa de Jóvenes en el Siglo 21: http://tinyurl.com/programa-de-jovenes-scouts
+ El Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com 
+ La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012 
+ La Animación Territorial en Programa: http://tinyurl.com/animacionterritorialprograma 
+ Las Convicciones Originales de Baden-Powell: http://tinyurl.com/conviccion-original-BP 

+ La Intuición original de Baden-Powell: http://tinyurl.com/intuicion-original-BP

domingo, 6 de diciembre de 2015

EN LA CANCHA SE VEN LOS PINGOS!

Entramos en el último mes del año, tiempo de análisis y ponderación, llevamos publicando semanalmente, durante todo este año, diferentes posteos sobre nuestra tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes, pero, ¿qué hacemos cuando entramos al territorio?
Algunas posibles cosas:
Primer Paso: Ver la realidad del territorio, esto es, hacer un diagnóstico, informe, o similar sobre lo que está pasando hoy en el lugar. Para esto es necesario visitar los Grupos Scouts. Luego, a partir de dicho diagnóstico, elaborar un listado de acciones prioritarias para despertar el Programa en el territorio.
Segundo Paso: Convocar a gente interesante, actores “referentes” del propio territorio. Estos voluntarios salen de los mismos Grupos Scouts o de las organizaciones de base, por eso, si no nos movemos, si no caminamos el territorio, terminamos cerrando el equipo al círculo de amigos o conocidos, dejando afuera, tal vez, a gente sumamente valiosa. Algunas oportunidades para conocer gentes interesante son generar una jornada de Capacitación en Programa para todos los interesados del territorio. Otra opción es organizar una periodización de reuniones (tal vez mensuales), con una temática, ya que reunirse por reunirse, a veces está bien, pero otras, satura y cansa a la gente. Dar a conocer públicamente los temas que se tratarán en cada reunión y llevarla a cabo en días y horarios en que puedan sumarse “oyentes” que estén interesados en acercarse, escuchar y, tal vez, al tomar confianza, empezar a opinar, para lugar participar cada vez de manera más directo.
Tercer Paso: Organizar junto con este equipo de trabajo, una serie de actividades novedosas, con el estilo propio de los Scouts, para sumar a más interesados a nuestro proyecto de Animación Territorial del Programa de Jóvenes. Al principio no es necesario que sean grandes encuentros, bien puede ser una serie de Talleres sobre aspectos “críticos” que saltaron en el diagnóstico, o generar documentos cortos que bajen a terreno las principales preocupaciones detectadas; o relatos cortos y sugerentes sobre experiencias exitosas en ese territorio u otro. (Todo esto no invalida la realización de un gran evento, si tienen los medios para hacerlo). La idea es movilizar a la gente y a las actitudes de los actores, hacia un nuevo estilo de animación. Un plan de trabajo, aunque sea un borrador rudimentario, es mejor que ninguno.
Cuarto Paso: No me olvido de los grupos!!!! Ahí es donde se cocina la torta. Podemos armar desde el primer paso un cuadro de visitas a los grupos. Y cumplirlo. Pero ojo, depende de nosotros cómo vamos a entablar la relación con esta gente y con el equipo territorial de Programa, y para esto tenemos que tener en claro cuál es el Estilo de Animación que nosotros pretendemos...
Conclusión: Sin duda, asumir las funciones de Animador Territorial de Programa supone una gran responsabilidad, pero se trata también de un reto muy atractivo porque abordamos lo que los ingleses denominan el “core business” o “actividad central” del Movimiento Scout y porque la actuación de cada uno puede marcar la diferencia.
Es interesante basarse en la propia experiencia y en la de los demás, explorar nuevas vías, descubrir nuevos conocimientos, comprobar la creatividad, intentar diferentes soluciones y esforzarse en actuar de la manera más eficaz posible. Todo esto no facilitará la tarea pero nos permitirá aumentar el alcance y el impacto de nuestra actuación, posibilitando que nuestro desempeño sea una efectiva colaboración a la educación que se les brinda a los niños, niñas y jóvenes scouts de nuestra Asociación.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

viernes, 27 de noviembre de 2015

Dificultad 6: Tres tareas estereotipadas

Presentamos a continuación tres actividades que surgen como tareas típicas de los animadores territoriales, y que se estereotipan a partir de su repetición frecuente, sin un análisis crítico sobre su pertinencia y eficacia. Ellas son:


(1) Visitar grupos
Si bien nadie duda de la necesidad de tomar contacto con lo que está pasando en los grupos, la visita suele volverse una mera formalidad cuando:
+ Se realiza sin una planificación adecuada (al animador territorial viene cada tanto, sin un objetivo claro y conocido por todos),
+ Se desconoce una metodología de intervención y de observación que le brinde al animador territorial las herramientas para su trabajo específico.
+ El animador territorial carece de tiempo para realizar un acompañamiento sostenido y eficaz, por ejemplo: para dar una ayuda significativa a una unidad, debiera trabajar al menos dos meses con el equipo de educadores de una sección, pero no tiene tiempo, con quien queda su propia unidad, qué hace con los módulos que se comprometió a dar, etc.
+ Existe una modalidad de la observación excesivamente administrativa, caracterizada por el visado de los registros de asistencia y de planificación de actividades. Si bien reconocemos la utilidad de reunir este tipo de información, cuando ocurre sin un objetivo claro, estas prácticas son más parecidas a un ejercicio administrativo que a una acción efectiva de supervisión y acompañamiento.


(2) Organizar eventos

Los distritos y las zonas tienden mucho más a producir un calendario de actividades típicas y tradicionales, que uno que dé respuestas a una estrategia de mejoramiento de la calidad del programa, que considere las demandas y necesidades de los jóvenes que integran el área territorial.
Los eventos distritales y zonales se relacionan más con actividades tradicionales que el territorio debe proveer cada año, que con una forma de intervención privilegiada para el cambio y mejoramiento de la calidad del programa de jóvenes. Es así que, año tras año, los eventos se repiten en fechas similares, con nombres y estilos muy parecidos, esta situación es semejante al de una unidad con excesivas actividades fijas.
Existe poca conciencia por parte de los distritos y zonas, de su responsabilidad de brindar actividades de una calidad tal, que aporten un plus al programa realizado por cada uno de los grupos semanalmente.Esto ocurre, porque en muchos casos, el diseño y organización de estos eventos recae también sobre los mismos educadores de las unidades.
Si bien nadie duda que la participación de todos los educadores en el proceso de diseño y organización de un evento contribuirá a mejorar la calidad del mismo y creará una atmósfera de compromiso con la tarea, es responsabilidad de la estructura de animación territorial liderar este proceso, haciéndose responsable no sólo de la calidad del evento que se produzca, sino además de aprovechar el proceso como una oportunidad de capacitación y crecimiento para los educadores de las unidades que participen del mismo.

 

(3) Participar de reuniones:


Los distritos y zonas proponen un modelo de reunión centrado en brindar información, organizar eventos y evaluar, pero en muy pocos casos se exploran otros motivos y formatos de reunión.

No son usuales los ateneos o foros para discutir y buscar soluciones a problemáticas comunes, o la presentación de actividades ejemplares llevadas a cabo por las unidades o la promoción de actividades que favorezcan el crecimiento personal de los educadores - conciertos, cine debate, muestras de arte, etc.

En general, no se percibe la necesidad de brindar oportunidades para el crecimiento personal de los educadores,más allá de los contenidos formales previstos en los cursos de formación, los que a menudo son vistos más como una obligación que como una oportunidad.



Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

martes, 17 de noviembre de 2015

Dificultad 5: Problemas para percibir el entorno

Hasta ahora hemos mencionado cuatro dificultades que generalmente percibimos al visitar a los equipos territoriales de Animación del Programa.

Pero éstos se amplifican cuando no se valora el adoptar una mirada más abarcativa, una visión que comprenda al entorno sociocultural al cual se pretende dar respuestas desde el Movimiento Scout.

Muchas veces se toman decisiones prescindiendo de información cuali-cuantitativa y de tendencias que tenemos al alcance de la mano.

Nos referimos a estadísticas,experiencias de otras ONGs, o análisis sobre problemáticas juveniles como condiciones de empleo, salud, educación o tiempo libre.

Cuando esta mirada más amplia no es percibida como necesaria, luego se deriva de ello otros inconvenientes en cadena como la dificultad para comprender conceptos como el de regionalización del programa de jóvenes.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

martes, 10 de noviembre de 2015

Dificultad 4: El problema de la carencia de capacitación para el rol

En las semanas anteriores hemos reseñado ya 3 de las 6 dificultades que encontramos comúnmente en nuestra tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes:

(1) Problemas para reflexionar sobre las propias prácticas educativas
(2) Problemas originados en la captación
(3) El temor al vacío y la falta de especificidad  

Hoy vamos a dedicar unos minutos a otra dificultad usual: la carencia de capacitación para desempeñar el rol de  Animación Territorial del Programa de Jóvenes.
Todos tenemos presentes los múltiples módulos y espacios de capacitación que tienen a su alcance los educadores scouts que se inician en las tareas de formación de dirigentes en nuestras asociaciones scouts.
Y no solamente nos referimos a los cursos, sino también a la bibliografía específica para capacitarse.
En cambio, quienes comienzan a desempeñar en un rol de animación territorial, específicamente en el área de programa de jóvenes, muchas veces no poseen nada de eso.
Generalmente los animadores territoriales aprenden a desempeñar su rol a partir de la experiencia que tienen como supervisados y la imagen que conservan de sus supervisores en acción.
El estado incipiente o, en algunos casos la carencia, de una instancia formal de capacitación - que sirva además como ámbito de reflexión y mejoramiento del desempeño - produce una práctica en muchas casos estereotipada, conservadora y con énfasis en lo administrativo, características que la hacen poco orientada a los fines de mejorar la calidad del programa.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Dificultad 3: El temor al vacío y la falta de especificidad

Cuando mencionamos el temor al vacío no hablamos de alguien que sufre vértigo al asomarse a un balcón, sino la desesperación que observamos en ciertos equipos territoriales de "llenar" una lista de cargos con nombramientos de dirigentes, sin evaluar a conciencia si todos ellos son necesarios para la tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes que planean llevar adelante.


Por lo general, en muchos niveles de animación territorial suele existir una preocupación superlativa por completar todos los puestos que menciona el Reglamento General de la asociación.
Esta ansiedad por "colgarle el pañuelo" a todo el que pasa por la puerta con tal de mostrar que tenemos asistentes de todos los colores pesa más que la decisión de captar aquellos dirigentes institucionales que reúnan los perfiles necesarios para llevar adelante los requerimientos de cada rol.

Sin entrar en una crítica despiadada ni en generalizaciones injustas, podemos afirmar que el volcar todas las energías en completar las posiciones previstas en el organigrama ideal que establece el reglamento puede llevar a convocar a dirigentes y educadores que terminarán ocupando esas responsabilidades por la presión de las autoridades territoriales sin tener la capacidad, ni el tiempo, ni las competencias necesarias para desempeñar el cargo para el cual se los convoca.

Por otra parte las expectativas que tienen los educadores respecto de las personas responsables de la animación territorial son escasas y poco específicas.

Esto contribuye a que la acción del animador se limite a las tareas estereotipadas que describiremos más adelante o que, en algunos casos,los emprendimientos para acompañar y mejorar las prácticas educativas de los dirigentes de unidad sean vistos como una invasión, o una carga más a las obligaciones que la asociación “impone” a los grupos.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

miércoles, 28 de octubre de 2015

Dificultad 2: Problemas originados en la captación


La semana pasada mencionamos como una de las dificultades los problemas para reflexionar sobre las propias prácticas educativas.

Ahora los invitamos a pensar de dónde provienen y quiénes son las personas que trabajan en los niveles territoriales.

Generalmente el distrito y la zona tienen como ámbito de captación de sus educadores a los Grupos Scouts de su territorio.

Los animadores territoriales son convocados de entre aquellos educadores considerados más exitosos (no nos detendremos aquí a analizar qué se considera un “educador exitoso”), de mayor ascendiente entre sus colegas, o simplemente quien tiene más tiempo para dedicarse.

En algunos territorios, existe la costumbre que quienes coordinan las ramas son elegidos de entre los dirigentes de sección por sus mismos pares.

Esto introduce el problema que no es la autoridad territorial quien finalmente elige a su equipo de colaboradores.

En ambos casos, estas modalidades de captación hacen que se dupliquen las funciones de los educadores, quienes en la mayoría de las veces, no abandonan su posición como dirigente de unidad para pasar a servir como animador territorial, sino que suma otras responsabilidades a las que ya tenía, justamente en dos posiciones críticas para la calidad del programa (dirigente de unidad y animador territorial).

El buen desempeño de una función siempre va en detrimento de la otra, ya que ambas requieren ser realizadas en el mismo tiempo libre de las personas.

Un problema adicional es que no necesariamente un buen educador de unidad es un buen animador territorial, pues las competencias que se requieren para una y otra posición son diferentes.



Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



miércoles, 21 de octubre de 2015

Dificultad 1: Problemas para reflexionar sobre las propias prácticas educativas

La dificultad para reflexionar sobre las propias prácticas educativas es la primera de las seis dificultades más habituales en la animación territorial del programa de jóvenes.


En el Movimiento Scout,como en muchos ámbitos de la educación no formal, es usual que los educadores tengan dificultades para realizar una reflexión crítica y sistemática de sus propias prácticas educativas.

Una reflexión lo más consciente posible de su práctica como educador de tiempo libre, le brinda al educador la posibilidad de revisar su experiencia, realizar auto-evaluaciones, extraer conclusiones y aprender sobre lo que hace. La reflexión es una conducta básica en el proceso personal de aprender a aprender.

El problema se agrava cuando muchos de los animadores territoriales y formadores - quienes debieran propiciar este tipo práctica entre los dirigentes de sección- tampoco tienen incorporada esta práctica y, como bien sabemos,nadie pueda dar lo que no contiene.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



miércoles, 14 de octubre de 2015

LAS SEIS DIFICULTADES MÁS HABITUALES AL ANIMAR TERRITORIALMENTE EL PROGRAMA

En los posteos que venimos publicando semanalmente desde el mes de enero, denominamos "Animación territorial", a toda intervención adecuada y oportuna realizada a nivel institucional, con el objeto de supervisar, implementar, evaluar e innovar la aplicación de políticas y estrategias asociativas.
En nuestro caso siempre nos hemos enfocado en la aplicación de la política de Programa de Jóvenes, por eso hablamos de "Animación Territorial del Programa de Jóvenes".

Llegados a este punto, en las próximas semanas les vamos a proponer que identifiquemos juntos las seis dificultades más habituales en las prácticas tradicionales de animación territorial del programa de jóvenes.

Alguno se preguntará: ¿por qué seis y no cinco o siete?
Por nada en especial, sin dudas pueden ser más.

La recopilación es solamente un recorte, una enumeración caprichosa que solamente hacemos a efectos "didácticos" para marcar algunas situaciones que podemos encontrarnos si caemos en desarrollar la tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes de una manera estereotipada.

Esta descripción de algunos de los problemas que nosotros hemos encontrado al visitar a diferentes equipos de animación territorial del Programa de Jóvenes en nuestros viajes no buscan señalar con el dedo acusador errores individuales de ninguno, ni ponerle "nombre y apellido" a las dificultades más habituales, sino simplemente explicitarlos como una problemática organizacional, para que luego de adoptar el primer paso que es ser conscientes de ellos, podamos comenzar a actuar directamente sobre dichos problemas y resolverlos.

Antes de empezar quiero ser cuidadoso de las palabras para que algún detalle del mensaje no genere un ruido que produzca prejuicios que impidan distribuir dicho mensaje.

En el primer párrafo de este posteo arrancamos conceptualizando "prácticas tradicionales", por favor, no confundir con tradicionalismo, ni con tradiciones, ni con apartarse de la pedagogía propuesta por Baden-Powell.

Cuando hablamos de "prácticas tradicionales de animación territorial del programa de jóvenes" nos referimos al conjunto de las acciones que los animadores territoriales realizan frecuentemente, las que por ser ejercidas de forma rutinaria, quedaron fijadas en nuestro imaginario como una “foto” de aquello que “siempre se hizo así” en materia de animación territorial de programa, sin ser revisadas de forma crítica y racional.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
+ El Programa de Jóvenes en el Siglo 21: http://tinyurl.com/programa-de-jovenes-scouts
+ El Blog del Educador Scout: http://scouts2012.blogspot.com
+ La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012
+ La Animación Territorial en Programa: http://tinyurl.com/animacionterritorialprograma
+ Las Convicciones Originales de Baden-Powell: http://tinyurl.com/conviccion-original-BP
+ La Intuición original de Baden-Powell: http://tinyurl.com/intuicion-original-BP

domingo, 4 de octubre de 2015

UNA ACTIVIDAD DE REFERENCIA ES UN ENCUENTRO EDUCATIVO

Una actividad de referencia es una situación de encuentro.
Un encuentro que permita a los niños, niñas y jóvenes que participan vivenciar el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout.
Y, al mismo tiempo, un encuentro adonde los adultos crezcan en su formación continua.

Es una situación de encuentro para:
  • conocer al otro como “ser humano”, 
  • reconocer otras “realidades” y 
  • apreciar “lo distinto”.

Es un espacio de encuentro:
  • entre pares
  • entre beneficiarios y adultos
  • entre diferentes personas
  • entre diferentes realidades socio-culturales


UNA ACTIVIDAD DE REFERENCIA COMO ENCUENTRO EDUCATIVO ES...

Es un ambiente de respeto mutuo basado en…
El reconocimiento de que los seres humanos, de diferente sexo, color,cultura, creencia religiosa, clase social, recursos económicos,
tenemos idéntica dignidad y, por ello, los mismos derechos y las mismas obligaciones.
Que cada ser humano es responsable de lo que hace o deja de hacer, dice o deja de decir, ya que su existencia y su presencia en este espacio y en este tiempo histórico no es ingenua ni indiferente. No dalo mismo que “yo” no estuviera, por ello debo responsabilizarme de mis acciones y misiones.

Es una actitud de curiosidad
El otro, los otros, saben lo que yo no sé, tienen experiencias que yo no tuve, sueñan lo que yo desconozco.
“Escuchar” será entonces la actitud que tendré frente a personas y hechos.
Escuchar significa: oír,mirar, sentir, percibir lo que me rodea aprehendiéndolo.

Es un clima solidario
A mayor conocimiento, mayor generación de afecto.
Si te conozco, te valoro más.
Reconozco tus necesidades y las mías y las voy encontrando comunes.
Veo que no es imposible para mi ayudarte a satisfacerlas, ni para ti ayudarme a lograrlas, generando así un clima solidario.
Con un marco de trabajo colaborativo sobre un proyecto conocido previamente para permitir el aporte creativo y pensado en el encuentro de adultos.
Toma de conciencia de que somos hermanos.

Es evaluar y adaptar
Instalar una cultura de la evaluación, con monitoreo sistemático, prever controles regulares, utilizando herramientas de evaluación y métodos de programación flexibles que puedan adaptarse a partir del feedback y los resultados.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

domingo, 27 de septiembre de 2015

LA ACTIVIDAD DE REFERENCIA DEBE PASAR POR EL CUERPO

Hasta ahora hemos descripto a la actividad de referencia como una especie de “demo”.

Es decir que, en lugar de bajar línea en una charla respecto de cómo deben ser las cosas, la actividad de referencia va a los hechos concretos y nos muestra en vivo y en directo cómo deben ser las cosas, nos permite vivirlas, pasarlas por el cuerpo y los sentidos y disfrutarlas.

En tal sentido, no sólo decimos que las actividades deben ser DURAS – desafiantes, útiles, recompensantes, atractivas y seguras – sino también debemos sentir esas 5 características desde el cuerpo, la emoción y la inteligencia.


Pasando en limpio los últimos posteos sobre los encuentros scouts y las actividades de referencia

El equipo territorial de Programa:
  • atiende una necesidad sentida,
  • incluye en la actividad de referencia un plus que sea la antesala del próximo escenario de necesidad,
  • sabe que el conflicto no se acalla nunca, sino que continuamente va cambiando de lugar,
  • basa sus acciones en la convicción de que en un territorio sin conflicto no hay vida de Programa,
  • dialoga continuamente con los equipos técnicos nacionales, solicitándoles que expliciten la línea de conflicto sobre la cual volcar su próximo escenario.
 
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

sábado, 19 de septiembre de 2015

¿CÓMO SE LOGRA EL TRÁNSITO DE LA ACTIVIDAD DE REFERENCIA HASTA EL PATIO DEL GRUPO?

Venimos insistiendo en que una actividad de referencia se realiza para solucionar un problema detectado en la animación territorial o para mejorar la calidad del programa de jóvenes y que ello no es aplicable a todos los encuentros scouts.

Para lograr que una actividad de referencia tenga su "impacto" en los Grupos Scouts del territorio que animamos, no alcanza con el contenido de la actividad, sino que debemos pensarla diferente desde el mismo momento en que nace y se empieza a planificar.

Es muy importante que los actores del territorio participen en el equipo de diseño de la actividad y su posterior desarrollo y recuperación de lo vivido, tanto los educadores scouts como los jóvenes participantes.

El ser parte de la actividad desde su génesis asegura protagonismo de dichos educadores en la toma de decisiones, los empodera al explorar y desarrollar sus posibilidades de creación y recreación de soluciones, asegura el conocimiento a fondo de los objetivos y el reconocer y comprometerse con el problema a resolver y, principalmente, inicia el camino que va desde la necesidad sentida hacia el protagonismo en las soluciones. Respecto de los jóvenes el considerar un tiempo y un ambiente propicio para recuperar la experiencia pedagógica es la oportunidad que les permitirá valorar y apropiarse de dicha actividad de referencia para luego ser ellos mismos quienes propongan su inclusión en la planificación del "ciclo de programa".

El participar de la actividad desde su nacimiento lo habilita luego al educador scout a reinterpretarla de acuerdo a las necesidades específicas de los jóvenes de su Grupo Scout y asegura el tránsito hasta el "patio del grupo".
Es decir, al sentir la actividad como propia, se siente en condiciones de apoderarse de ella y, por lo tanto, la domina y la puede recrear.

Finalmente, el haber influido en su diseño y participado en su generación, es la mejor forma de vencer la resistencia al cambio y las incertidumbres respecto de las "verdaderas intenciones" del equipo de animación territorial.
Si logramos que los actores territoriales participen, en lugar de desconfiar, se sentirán parte y se entusiasmarán en asumir la acción transformadora y creadora que se intenta impulsar para mejorar la calidad del Programa de Jóvenes.

No hay fórmulas mágicas y la actividad de referencia no le llegará a todos por igual

Como animadores territoriales de programa trabajamos sobre realidades ricas en diversidad.
Por esto, no todos los educadores scouts ni todas las unidades van a aprovechar el encuentro de la misma manera.
Esto estará condicionado, en gran medida, por la experiencia, la capacitación, la intuición, la creatividad y el grado de madurez grupal y en la tarea.

Por eso algunos educadores, a partir de lo que pase en el encuentro scout, podrán:
  • “re-crear” el encuentro o sus instancias,
  • incorporar la dimensión reflexiva sobre lo compartido,
  • establecer con claridad los objetivos educativos que persiguen a partir de la participación en ese encuentro en particular,
  • incorporar ideas, expandir el horizonte de juego propio y de los jóvenes de esa unidad,
  • imitar formas de hacer, estilos que planteamos como deseables,
  • “reproducir” lo realizado, como primer paso hacia la creatividad,
  • establecer redes por las que circule el conocimiento, la experiencia y las ideas.

Estos “usos” son de diferente complejidad: aquel educador scout que recién comienza a trabajar con los jóvenes se enriquecerá de una manera
diferente de aquel otro que tiene más experiencia, pero es un punto a cuidar que todos se lleven este “plus”, diverso en cada caso.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

domingo, 13 de septiembre de 2015

¿QUÉ ES LO QUE HACE QUE UN ENCUENTRO SCOUT SEA UNA “ACTIVIDAD DE REFERENCIA”?

Es difícil ponernos a enumerar cuáles son los elementos que hacen que un encuentro scout sea una actividad de referencia.

La semana pasada mencionamos que no cualquier actividad de un encuentro scout puede ser una actividad de referencia, sino que debe aportar un "valor agregado" no solamente desde lo educativo sino también desde lo estratégico.

También señalamos que una actividad de referencia se realiza para solucionar un problema detectado en la animación territorial o para mejorar la calidad del programa de jóvenes, no simplemente una repetición de un encuentro todos los años en determinado mes porque siempre se hizo así.

Mas allá de la dificultad mencionada y, sin caer en recetas magistrales, reconocemos a una actividad de referencia cuando:

•Es una oportunidad de aprendizaje para el educador,
-> y a su vez es una posibilidad de crecimiento para los jóvenes,

• El educador puede “meter mano” en el diseño de la actividad porque existe un esquema conceptual de la actividad (no un "enlatado") y,
-> cada elemento conceptual de la actividad esté estrechamente relacionado con la solución del problema que motivó realizar el encuentro (coherencia),

•El educador scout puede participar activamente de la observación de la actividad,
-> y esto le permite efectuar las correcciones necesarias para alcanzar al éxito de la actividad.

Hay un tiempo para recuperar la experiencia pedagógica con los niños, niñas y jóvenes participantes. Este espacio es la oportunidad que les permitirá valorar y apropiarse de dicha actividad de referencia para luego ser ellos mismos quienes propongan su inclusión en la planificación del "ciclo de programa".

•La actividad tiene una clara intencionalidad educativa, política y sus objetivos pueden ser diseccionados a los varios planos del problema estructural para el que fue diseñada.


La semana próxima reflexionaremos juntos ¿cómo se logra el tránsito de la Actividad de referencia hasta el Patio del Grupo?
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

domingo, 6 de septiembre de 2015

¿QUÉ SON LAS ACTIVIDADES SCOUTS DE REFERENCIA?

Nada es nuevo bajo el sol.
Ni tampoco ninguno de nosotros inventó la rueda.
Muchas de las actividades tradicionales del Programa de Jóvenes son reproducciones o adaptaciones de otras originadas en encuentros scouts distritales, zonales, nacionales o internacionales, cursos de formación y algunos otros espacios ubicados fuera del Grupo Scout.
Sin sentir culpa podemos reconocer que todos hemos tomado "prestada" alguna actividad novedosa o innovadora que nos resultó inspiraradora de otras actividades que implementamos en las unidades de nuestros Grupos Scouts.
Este tipo de actividades inspiradoras, junto con gran cantidad de libros producidos por las Asociaciones Scouts Nacionales han sido por mucho tiempo una fuente generadora de ideas.

Ahora bien, ¿cualquier tipo de actividad de un encuentro scout puede ser una actividad de referencia?

En principio digamos que no. Solamente podemos considerar como actividades de referencia a aquellas que aportan un "valor agregado" a las que usualmente realizamos en nuestros Grupos Scouts.

Cuando nos referimos a valor agregado, no solamente estamos hablando de un valor educativo sino además de un valor estratégico, ya que las actividades de referencia nos resultan útiles para nuestra tarea de Animación Territorial para introducir alguna innovación que ayude a mejorar la calidad del Programa de Jóvenes.

A diferencia de un texto o una sesión de formación, la principal fortaleza de una actividad de referencia es que lleva a la práctica muchos de los postulados e ideas que la propuesta de programa del Movimiento Scout impulsan desde la teoría.

Por eso diseñar y llevar adelante actividades de referencia en nuestros encuentros scouts es una herramienta privilegiada para que todos los participantes, tanto los jóvenes como los adultos, tengan la oportunidad de "sentir en vivo y en directo y de primera mano" aquellos conceptos en que se insiste desde la bibliografía, la capacitación o los talleres y encuentros de educadores scouts.

Mediante el diseño y la implementación de actividades de referencia, los animadores territoriales tenemos a nuestra disposición una herramienta poderosa para la animación del programa de jóvenes en nuestro territorio.
    La semana próxima reflexionaremos juntos qué es lo que hace que una actividad sea una Actividad de referencia.



    Siempre listo, rodrigo

    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

    miércoles, 19 de agosto de 2015

    APROVECHAR LOS ENCUENTROS SCOUTS DE MANERA ESTRATÉGICA

    Los invitamos a compartir algunos consejos sobre cómo aprovechar los Encuentros Scouts de manera estratégica para reforzar nuestras acciones de Animación Territorial del Programa de Jóvenes.

    Lo primero que debemos evitar es repetir un encuentro scout solamente porque siempre se hizo así, por ejemplo, todos los años en el segundo fin de semana de setiembre.

    Es decir, no aporta nada a nuestra tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes el organizar un encuentro solamente porque es tradición o porque "tenemos que hacer algo". 

    En síntesis, la decisión de preparar un encuentro scout debe tener relación con la situación actual del territorio, nuestros planes de animación y con los actores con los cuales interactuamos.

    En este sentido, tampoco tiene sentido "repetir" o replicar acríticamente alguna actividad o formato de la cual participamos en un Jamboree o un Campamento Nacional que nos gustó sin tener en cuenta el territorio, nuestros planes y los actores.

    Fijado este criterio, podemos destacar cuatro tips a tener en cuenta: 

    Considerar a los actores del territorio: cuando organicemos un encuentro scout debemos considerar las necesidades de los actores del territorio y seleccionar las actividades que nos resulten útiles para transmitir el mensaje que deseamos difundir. Para que el encuentro scout aporte un valor adicional a nuestra tarea de Animación Territorial no solamente deben responder a las necesidades sentidas de los actores territoriales, sino también provocar las necesidades de cambio que nos propusimos en nuestra estrategia.
    El encuentro debe ser atractivo, pertinente y útil: cuando el encuentro finalice y los participantes regresen a sus Grupos Scouts deben sentir que se llevan algo interesante o novedoso y que han dedicado su tiempo a algo útil. Sin dudas deberemos esforzarnos por ser creativos, pero también por ofrecer “algo más” de lo que comúnmente uno puede encontrar en un campamento de Grupo.
    Ser detallistas sin volvernos obsesivos: al convocar a un encuentro scout debemos planificar con tiempo e intentar considerar todos los detalles para que todos se sientan a gusto y perciban un crecimiento o mejora respecto de los encuentros previos. Por ello es muy importante generar espacios de escucha y retroalimentación ("feedback") donde la evaluación de los participantes tenga reservado un lugar destacado.
    Producir actividades de referencia: los encuentros que organizamos deben mostrar en la práctica los conceptos que se expresan en los documentos institucionales sobre Programa de Jóvenes. Los encuentros en los cuales sus participantes viven una experiencia práctica son una forma excelente de traducir cierto concepto "teórico" a la vivencia "práctica". Tal como ha mencionado Baden-Powell en muchos de sus escritos, ningún concepto se comprende mejor que aquel que se vivencia, por eso el Método Scout tiene como uno de sus componentes el aprendizaje por la acción. 

    La semana próxima intentaremos comprender mejor que son las mencionadas "actividades de referencia".
    Siempre listo, rodrigo

    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:
    El Programa de Jóvenes en el Siglo 21:  https://docs.google.com/file/d/0BxGyqT31aJgFVzFoRV9wX2FwWlU/edit?usp=sharing
    El Blog del Educador Scout:  http://scouts2012.blogspot.com 
    La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos:  http://www.reocities.com/scouts2012

    jueves, 13 de agosto de 2015

    MANTENER LOS CANALES DE COMUNICACIÓN ABIERTOS

    No vamos a inventar la pólvora si les decimos que gran parte del éxito de nuestra tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes depende de cómo transmitamos el mensaje, a cuantos llegue, que tan claro sea el mensaje y, en consecuencia, cuantos se sientan partícipes. 


    Cuando destacamos que deben mantenerse los canales de comunicación abiertos, nos referimos a tender puentes hacia el “público” al cual nos dirigimos.

    Pero, ¿hacia quiénes debemos tener esos puentes?
    En principio hacia todos los actores del territorio, es decir:

    • a todos los que nos acompañan en el equipo de animación territorial del Programa, ninguno de los colaboradores puede estar ajeno o quedar afuera. Esto implica no "filtrar" los mensajes, decidiendo el Asistente territorial de Programa a quienes le puede interesar una cuestión y a quienes no, según su criterio personal;
    • a los coordinadores delos proyectos y los dirigentes de los grupos de trabajo;
    • a todos los Dirigentes Institucionales del territorio (distritos,zonas) y a los educadores scouts en general;
    • a los Dirigentes de otras organizaciones de la sociedad civil con las cuales trabajamos o potencialmente podemos llegar a trabajar;
    • a otras organizaciones, instituciones y medios de comunicación del territorio.

    Teniendo presente la amplitud de canales que debemos abrir, la pregunta es ¿cómo elegimos los medios de comunicación adecuados para llegar a públicos tan amplios y diversos?

    En general no hay fórmulas mágicas ni recetas magistrales y, todo canal puede ser útil en determinado ámbito y, al mismo tiempo, completamente inadecuado en otro.

    Sin agotar todas las opciones, algunas que podemos intentar son:

    • reuniones presenciales, con agenda clara y concreta, fecha de inicio y fin fijadas previamente, puntualidad en el arranque y un resumen escrito de los temas y acuerdos tratados;
    • reuniones preparatorias breve aprovechando las herramientas digital (skype, foros, chats, teleconferencias);
    • sitios Web dedicados a la temática y con actualizaciones periódicas, blogs de publicación cotidiana y un día fijo de novedades, listas de correo de difusión, grupos en redes sociales;
    • publicación de boletines informativos y revistas;
    • cadenas y sistemas de contacto personalizado;
    • llamadas de teléfono, correo electrónico, etc.


    Pero además es importante sumar "nuevas caras" 

    Enriquece mucho nuestra tarea de Animación Territorial del Programa de Jóvenes si, además del trabajo realizado por nuestro equipo, logramos sumar a ciertos proyectos específicos a otras personas.
    Las ventajas son múltiples:

    • encargar tareas y proyectos específicos: nos permite ampliar nuestra capacidad de trabajo.
    • compartir nuestros planes:compartir la información y ofrecerles una visión global que les permita situar sus tareas.
    • reclutamiento: en todas las actividades, eventos y visitas hay que estar atentos a los participantes, intentando descubrir futuros colaboradores o colaboradores potenciales.

    La semana próxima compartiremos algunos consejos sobre cómo aprovechar los Encuentros Scouts como "actividades de referencia".
    Siempre listo, rodrigo

    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

    jueves, 6 de agosto de 2015

    PLANIFICAR LA TAREA Y LUEGO SEGUIR ESE PLAN

    La semana pasada nos enfocamos en las tareas previas a reunir el equipo y organizarlo.

    Tanto o más importante es no perder tiempo en improvisaciones, marchas y contramarchas que desgastan las relaciones con los actores del territorio que animaremos y generan resistencias y predisposiciones negativas.

    Aunque a veces nos parezca presuntuoso hacer planes a largo plazo y tengamos tendencia a "meter manos a la obra" de manera rápida e inmediata, el tiempo dedicado a la planificación siempre va a resultar una buena inversión que nos permitirá ganar tiempo y economizar recursos.


    Como aclaramos previamente, mencionaremos algunas recomendaciones que recolectamos de la experiencia de otros animadores territoriales de programa que desempeñaron este rol, por lo tanto, insistimos en que no sean reproducidas acríticamente como si fueran recetas mágicas, sino que se interpreten como "ideas disparadoras" a tener en cuenta.

    • Pensá en grande, volá alto: prepará planes amplios e imaginá tu tarea de animación territorial del programa en el marco de la organización scout nacional, trascendiendo los límites de tu territorio. Cuando bosquejes el Plan de trabajo, investigá, averiguá, consultá, conocé las tendencias y hacia donde van las planes del resto de la asociación scout en la cual participas.
    • Planteate horizontes optimistas y metas a corto, mediano y largo plazo: si bien el plan debe ser realista y posible de cumplir, no te limites al plantear metas. Asimismo, imaginá diferentes horizontes a largo, mediano y corto plazo y cómo las etapas se encadenan entre ellas.
    • Expresá los objetivos de manera simple y clara: al definir los objetivos hacerlo pensando en cómo se van a medir los resultados y la eficacia del esfuerzo.
    • Al igual que en una caminata de largo aliento, proponte hitos relevantes y revisalos sistemática y periódicamente: la mejor manera para corregir el rumbo y hacer los ajustes o cambios a tiempo es definir hitos y momentos de evaluación en los cuales verificar si las metas y horizontes planeados se van alcanzando.
    • No te guardes nada, blanqueá tus proyectos e intenciones abiertamente: la mejor manera de sortear las resistencias y sumar acompañamientos es informar a los actores del territorio sobre nuestros planes. Si las intenciones planteadas son claras y mostramos todas las cartas sobre la mesa, los demás comprenderán lo que queremos conseguir.

    La semana próxima compartiremos algunos consejos sobre cómo mantener los canales de comunicación abiertos.
    Siempre listo, rodrigo


    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

    sábado, 1 de agosto de 2015

    CÓMO EMPEZAR A ARMAR UN EQUIPO DE ANIMACIÓN TERRITORIAL DE PROGRAMA

    A partir de este posteo, dedicaremos las próximas semanas a bosquejar juntos algunos consejos y trucos para quienes empiezan, sin experiencia previa, a desempeñarse como Animadores Territoriales de Programa de Jóvenes. 



    Estas recomendaciones que compartiremos, las cuales recogimos de la experiencia de quienes desempeñaron previamente este rol no son recetas mágicas, apenas sugerencias e ideas de cuestiones que debemos tener en cuenta.

    Esta semana nos enfocaremos en las tareas previas a reunir el equipo y organizarlo.

    Como dicen los textos bíblicos ancestrales, no es bueno que el hombre esté solo.
    Lo mismo es aplicable para el AnimadorTerritorial, no es bueno que trabaje solo.
    Estando de acuerdo en ello, la tarea a encarar es armar el equipo, lo cual es muchomás que hacer un rejunte de gente.

    Seguramente en tu Asociación Scout encontrarás muchas publicaciones sobre la gestión de equipos, sin embargo, para empezar te sugerimos:


    · No te limites a los amigos y conocidos: Tratá de armar un equipo "multi-color" conformado por personas de procedencias y experiencias diferentes, vas a ver que luego de ponerse de acuerdo, se enriquecerán con la diversidad y la complementariedad.
    · Contále todo a todos: para que el equipo sea uno y trabaje todo en el mismo sentido, siempre explicale a todos lo que se espera de ellos.


    · Explorá y explotá el potencial de todos: apostá por el crecimiento de cada uno de los convocados a formar el equipo de animación territorial, generá el espacio, el tiempo y las oportunidades de formación específicas para el rol.
    · No quieras ser un pulpo que maneja todos los botones del tablero, delegá: si todos saben lo que se espera de ellos y tienen la capacitación y las herramientas para hacerlo, "aflojales la rienda", demostrales que confiás en ellos y delega tareas, acompañándolos y supervisando su desempeño.
    · Generá espacios y oportunidades para que se muestren, cultiven su autoestima y reunan experiencias para los hagan crecer y sentirse seguros: en síntesis, generá oportunidades de crecimiento para elservicio en el Equipo Territorial de Programa sea una oportunidad de crecimientopersonal para las personas que lo integran.
    · Cultivá un sentido de pertenencia y un espíritu de trabajo en equipo: es muy importante que todos se sientan parte y que el resto de los integrantes del equipo y lo que a ellos les sucede no les resulte ajeno ni lejano. Debemos aspirar a construir un equipo de personas que estén motivadas no solamente por aquello que hacen y por el sentido de aquello que hacen, sino también porque sesienten bien compartiendo un espacio y un tiempo juntas con los demás integrantes del equipo.
    · No te limites a una única forma de hacer las cosas: abrite, experimentá, escuchá opciones, utilizá diferentes metodologías detrabajo complementarias como reuniones virtuales, encuentros durante un fin de semana, convivencias,etc.
    · Rompé el molde y elegí la mejor organización interna:una estructura ágil, flexible y que sobre todo responda a laestrategia de animación territorial de programa.


    La semana próxima compartiremos algunos consejos sobre cómo Planificar el trabajo y respetar los planes
    Siempre listo, rodrigo


    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

    jueves, 23 de julio de 2015

    CARACTERÍSTICAS PERSONALES Y FUNCIONALES DE UN ANIMADOR TERRITORIAL DE PROGRAMA DE JÓVENES

    Como hemos señalado, para desempeñarse como Animador Territorial del Programa de Jóvenes, algunas características son esenciales para esta tarea.
    La enunciación que vamos a hacer no es para desalentar a un "candidato" que desee integrarse a este rol, sino para destacar que el Animador Territorial de Programa debe ser alguien preocupado por su desarrollo personal, ya que cuanto más se prepare, mejores frutos dará su trabajo.
    Sin agotar todas las características que debiera cultivar un Animador Territorial de Programa nos parece necesario que reúna ciertas características personales y otras funcionales.

    Características personales
    • Empatía y flexibilidad
    • Seguridad
    • Escucha activa
    • Creatividad
    • Mirada crítica
    • Autonomía
    • Liderazgo
    • Valores claros
    • Confianza interpersonal
    • Gestión del tiempo
    • Capacidad de decisiones


    Características funcionales

    • Gestión de proyectos
    • Gestión de equipos, de personal y de relaciones
    • Programación y presupuesto
    • Organización y control de reuniones y eventos.
    • Habilidades de comunicación
    • Método de evaluación, de control y rendición de cuentas.
    • Conocimiento del Movimiento Scout, de su proyecto educativo
    • Gestión del cambio

    La semana próxima intentaremos bosquejar juntos algunos consejos y trucos para quienes empiezan, sin experiencia previa, a desempeñarse como Animadores Territoriales de Programa de Jóvenes.
    Siempre listo, rodrigo



    Rodrigo González Cao

    Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout: